Cómo ampliar el almacenamiento en un NAS Synology

Rubén Castro, 24 septiembre 2022

¿Te estás quedando sin espacio en tu NAS Synology? Es algo bastante habitual. A continuación, vamos a ver cómo ampliar el almacenamiento en tu Synology tanto si aún te quedan bahías libres para colocar un nuevo disco duro, como si tienes todas las bahías ocupadas.

Te quedan bahías libres

Si tienes ranuras de unidad vacías en tu NAS, debemos instalar unidades adicionales y luego añadirlas a un grupo de almacenamiento existente. No olvides este último paso, es necesario para aumentar la capacidad del NAS. Vamos a verlo en más detalle.

Antes de nada, vamos a tener en cuenta algunos puntos importantes:

  • Se pueden añadir unidades a los grupos de almacenamiento en las siguientes configuraciones RAID: Un Synology Hybrid RAID (SHR) formado por al menos 2 unidades, JBOD, RAID 5, RAID 6 o RAID F1.
  • Si utilizas un RAID normal (RAID 5, RAID 6 o RAID F1), necesitas una unidad del mismo tamaño o mayor que la unidad más pequeña del grupo actual. Sin embargo, si utilizas SHR, puedes utilizar unidades de mayor capacidad y no se desaprovechan.
  • Utiliza la calculadora RAID de Synology para asegurarte de la capacidad que obtendrás en el grupo de almacenamiento.

Ahora vamos a ponernos manos a la obra, pero hay que tener en cuenta que, dependiendo de los discos, los datos y la capacidad utilizada/disponible del grupo de almacenamiento, este proceso puede llevar mucho tiempo (1, 2 o 3 días es algo normal). Tenlo en cuenta y haz una copia de seguridad de los datos más críticos.


Lo primero que vamos a hacer es comprobar el estado de las unidades actuales. Como es un proceso tan largo y los HDDs realizan mucha actividad, es mejor comprobar que todos los HDDs que tenemos funcionan correctamente. Para ello vamos a iniciar sesión en DSM y vamos al Menú principal > Administrador de almacenamiento. Desde aquí, comprobamos de que el sistema, los volúmenes y los grupos de almacenamiento están marcados como sanos.

A continuación, vamos a la página HDD/SSD y confirmamos que el estado de sus unidades físicas es saludable. Cada unidad está codificada por colores para indicar su estado general:

  • Verde: La unidad está en buen estado o su estado de advertencia se ha suprimido o desactivado.
  • Naranja: La unidad se encuentra en un estado anormal. Preste atención al estado de salud de la unidad y al estado de asignación.
  • Rojo: Se han detectado problemas críticos en la unidad. Sustituya la unidad inmediatamente.
  • Azul: La unidad está procesando una o varias tareas.
  • Gris: La unidad está desactivada.

En este apartado, si le damos a la pestaña de Health Info también podemos ejecutar las pruebas S.M.A.R.T. en las unidades.

S.M.A.R.T. (Self-Monitoring, Analysis and Reporting Technology) es un sistema de monitorización incluido en las unidades de disco duro (HDDs), unidades de estado sólido (SSDs) y unidades eMMC de los ordenadores. Su función principal es detectar e informar de varios indicadores de fiabilidad de la unidad con la intención de anticiparse a los fallos inminentes del hardware.

Ten en cuenta que hay varios enfoques para probar tus unidades. Cuando se realiza una prueba S.M.A.R.T., se puede hacer por unidad individual o en todas las unidades al mismo tiempo. En este último caso, la prueba puede programarse para que se ejecute automáticamente en las unidades.

En algunos discos duros de la marca Seagate, también podemos ejecutar la prueba IronWolf.

Una vez realizadas las pruebas, podremos ver los resultados en HDD/SDD, seleccionamos un HDD/SSD > Health Info > History. Aquí, podemos ver y exportar los resultados del diagnóstico de salud y ver el historial de los atributos S.M.A.R.T. significativos.

Una vez comprobado que nuestras unidades están bien, ya podemos instalar la nueva unidad en nuestro NAS. Esta es la parte más fácil. Si tu NAS Synology admite el intercambio en caliente, puedes instalar las unidades directamente, con el NAS encendido. Si no es así, debes apagar primero el NAS. A continuación, insertamos una nueva unidad HDD en una ranura de unidad vacía.

Ahora encendemos el NAS y añadimos la unidad a un grupo de almacenamiento en Synology DSM. Para ello vamos al Menú principal > Administrador de almacenamiento > Grupo de almacenamiento. En la pestaña Grupo de almacenamiento, seleccionamos el grupo de almacenamiento que deseamos ampliar y hacemos clic en Añadir unidad en el menú desplegable Acción.

La opción Añadir unidad sólo está disponible cuando instalamos un nuevo disco duro, si pruebas sin disco duro nuevo no te saldrá.

Ahora seleccionamos la unidad que deseamos añadir (por si insertar varios HDD a la vez), hacemos clic en Siguiente y acepta el mensaje de advertencia.

Ten en cuenta que sólo aparecerán en la lista las unidades que cumplan los requisitos de tipo y capacidad, y que los datos de todas las unidades recién añadidas se borrarán.

Ahora confirmamos la configuración y hacemos clic en Aplicar. Esperamos un rato hasta que el NAS complete este proceso. Este tiempo dependerá de la cantidad de datos que tengas en tu grupo actual y del tamaño de sus unidades. Este proceso puede ser bastante lento, horas si tenemos pocos datos o días si tenemos muchos.

Una vez que hemos ampliado el pool de almacenamiento, ya podemos ampliar el tamaño de su correspondiente volumen de forma automática o manual. Esto es opcional y depende de nuestra configuración, pero suele ser la configuración más habitual.

  • Pool de almacenamiento de un solo volumen: en el caso de un pool de almacenamiento que admita un único volumen, el tamaño del volumen se ampliará automáticamente una vez que se haya ampliado la capacidad del pool de almacenamiento.
  • Pool de almacenamiento de múltiples volúmenes: para un pool de almacenamiento que soporta múltiples volúmenes, el tamaño del volumen puede ser expandido manualmente una vez que el pool de almacenamiento contenga suficiente capacidad.
  • También podemos crear un volumen adicional. La decisión es totalmente tuya.

No nos quedan bahías libres

La solución más rápida es añadir un disco duro externo por USB. Ampliaremos el almacenamiento de manera cómoda y rápida. Pero si queremos una solución a más largo plazo y con más capacidad, lo suyo es comprar una unidad expansión de Synology. Por ejemplo, la unidad DX517 de Synology tiene capacidad para 5 discos más (Amazon, PC Componentes).

La unidad de expansión se conecta a nuestro NAS por el puerto eSATA y admite transferencias de hasta 3000Mb/s además tiene la ventaja de que también permite conexión/desconexión en caliente, por lo que es muy cómodo.

Algunos NAS tienen 2 puertos eSATA, por lo que podemos expandir mucho su capacidad de almacenamiento.

No es la solución más barata, pero están bien construidos, tienes la ventaja de la compatibilidad y garantía de funcionamiento de la marca.

Eso sí, si dispones de una unidad de expansión o del disco duro externo, no crees ni amplíes un pool RAID (de almacenamiento) que tengas en el NAS con las nuevas unidades. Imagine que tu puerto eSATA falla o que el conector eSATA entre los dos aparatos se desenchufa accidentalmente por un tirón o lo que sea. La conexión de las unidades fallará y podrías perder todo el pool de almacenamiento junto con sus volúmenes.

En este caso, la recomendación es crear dos grupos de almacenamiento diferentes, uno por dispositivo (NAS y unidad de expansión), y luego crear volúmenes separados en cada uno de estos dispositivos/pools.

Cambiar un disco duro por otro de más capacidad

Mientras el NAS está en funcionamiento, desconecta un disco (el antiguo) del NAS Synology y conecta un nuevo disco duro. Sí, no es necesario apagar el NAS.

Entonces, el NAS se quejará y dirá que el volumen de almacenamiento se está degradando. Una vez que se conecta el nuevo disco duro, las luces se encienden. Todo lo que tienes que hacer es configurar tu almacenamiento “reparándolo”. Así que el proceso es muy sencillo. Pero la espera no lo es. Se tarda mucho en reparar el disco. A veces 1 día, a veces 3-6 días. Dependiendo del tamaño de tu disco duro y de las operaciones que estés haciendo.

Hay una manera de acelerar el proceso. Sólo tienes que ir a la configuración, y cambiar los límites de velocidad de resincronización RAID a “Ejecutar resincronización RAID más rápido”. Esto aumenta el límite de velocidad mínima de 10MB/s a 300MB/s.

Por supuesto, antes de cambiar la velocidad, asegúrate de expulsar la unidad NAS de tus ordenadores, móviles, etc. No deberías estar ejecutando ningún proceso, tarea o trabajo mientras se expande o repara a velocidad rápida. Por lo tanto, todos los análisis antivirus, la indexación, la copia de archivos y las copias de seguridad deben detenerse.