Polar M430: ¿bueno, bonito y barato?

Rubén Castro, 2 julio 2020

El Polar M430 es el sucesor del exitoso M400, el reloj GPS más vendido de los años 2015 y 2016. Por lo que no es de extrañar que Polar haya sido un poco conservadora y el M430 sea una renovación con mejoras interesantes, pero ningún salto revolucionario. Lo más destacado es la mejora del GPS, así como la adición de un sensor óptico de frecuencia cardiaca y rastreo del sueño.

Polar M430

✓ Autonomía: hasta 20 días semanas, GPS hasta 30 horas en modo ahorro de energía
✓ Resistencia al agua: 30 metros (3 ATM)
✓ Pantalla: 128 x 128 píxeles monocromo
✓ Memoria: 60 h de entrenamiento con GPS y frecuencia cardiaca
✓ Posicionamiento: GPS
✓ Sensores: pulsaciones en la muñeca, acelerómetro
✓ Conectividad: Bluetooth Smart
✓ Smartwatch: compatible con iPhone y Android, notificaciones, sincronización
✓ Pulsera actividad: contador de pasos, control de inactividad, monitor de sueño, calorías quemadas, pisos subidos, distancia recorrida
✓ Otros: entrenamiento, intervalos, VO2 máximo, carga de entrenamiento

Me gusta

  • Relación calidad-precio
  • Fácil de usar
  • Preciso

No me gusta

  • El servicio Polar Flow aún está por detrás de los rivales

Diseño y características

  • Robusto
  • Fácil de usar en movimiento
  • Vibración para notificaciones

Como ya he mencionado, el M430 se parece mucho al M400 y a pesar de que está disponible en tres colores y dos tamaños, la verdad es que su apariencia no es lo más llamativo del reloj…

Es un reloj GPS deportivo y no intenta ocultarlo. Si el estilo es lo más importante para ti (porque quieres llevarlo todo el día puesto en la oficina, por ejemplo), quizás te inclines por alternativas más elegantes como el Apple Watch 2. Sin embargo, este diseño tiene una ventaja fundamental, es duro como una roca, mucho más resistente que los Garmin que he probado, por ejemplo.

Polar ha eliminado el conector micro USB de carga que tantos problemas dio en el M400. El M430 incluye un nuevo conector propietario, aunque no se engancha con mucha firmeza

La pantalla del M430 también es de la vieja escuela, sigue siendo monocromática. Lo bueno es que la pantalla se lee muy bien en cualquier momento y bajo cualquier luz. Como es de esperar, también puedes invertir la pantalla (letras blancas sobre fondo negro o viceversa) y cuenta con iluminación para poder ver la pantalla en condiciones de poca luz.

El cambio de diseño más evidente se aprecia al dar la vuelta al reloj, es entonces cuando podemos ver el nuevo sensor óptico de frecuencia cardiaca que se encuentra iluminado por 6 leds. La mayoría de los pulsómetros ópticos del estilo tienen 3 o 4 leds como mucho, se supone que los 6 leds ayudan a tener una precisión mayor en la lectura de las pulsaciones.

A pesar de añadir el sensor óptico de frecuencia cardíaca, Polar ha logrado reducir un poco el peso del M400, consiguiendo que el M430 baje a 51g y 12mm de grosor.

La pantalla del M430 se ve perfectamente tanto en interiores como en exteriores

Otro punto importante del diseño tiene que ver con la correa de silicona. El M400 no era el reloj deportivo más cómodo del mundo y Polar ha intentado solucionarlo -con bastante éxito- añadiendo una nueva correa de silicona más blanda y transpirable; y un diseño ligeramente más ergonómico para un mejor ajuste en la muñeca. Y el resultado se nota. El M430 es bastante más cómodo cuando lo llevamos bien ajustado en la muñeca mientras registra la frecuencia cardiaca.

Para controlar el reloj tenemos de 5 botones alrededor de la caja. CSada uno de ellos tiene una función bastante clara y son extremadamente fáciles de usar durante el ejercicio.

Podemos acceder al menú rápido, poner el reloj en modo vuelo, bloquear todos los botones, configurar e iniciar los intervalos de forma sencilla (incluso a mitad de carrera)… Esto incluye conjuntos de múltiples intervalos y la posibilidad de mezclar intervalos basados en tiempo con otros basados en distancia.

Son estas pequeñas cosas las que marcan la diferencia en el día a día. La sencillez de uso es algo muy importante y que muchos fabricantes descuidan cuando añaden más y más funciones.

Grosor del Polar M430

Por supuesto, la configuración del M430 es muy fácil y puede hacerse a través de un teléfono, sin necesidad de un ordenador. Tendrás que descargar la aplicación Polar Flow, emparejar el reloj vía Bluetooth con el móvil y poco más.

Eso sí, si quieres sacar el máximo provecho del reloj, te aconsejo que investigues y juegues con los ajustes avanzados. Además, debes configurar la edad, el peso y la altura para asegurarte de que los datos que obtengas se adapten a ti.

Desde la aplicación Polar Flow también puedes conectarte con aplicaciones de terceros para que todos tus datos sean enviados directamente a Strava, Nike+, MyFitnessPal, Training Peaks y Facebook.

Una vez emparejado, también puedes recibir notificaciones del teléfono en la pantalla del reloj, aunque los mensajes de texto se recortan. También debes tener en cuenta que estarás consumiendo un poco de batería extra del reloj.

Sensor óptico y GPS

  • El sensor óptico funciona en natación, aunque su precisión disminuye
  • Mejora en la precisión del GPS

Por supuesto, la mejora más notable del M430 es la adición del sensor óptico de frecuencia cardíaca. Aunque Polar ha tardado bastante en implementar un sensor cardiaco óptico, ha llegado a lo grande y el fabricante afirma que su sensor tiene mejor precisión que sus competidores y que incluso puede competir con las correas de pecho de Garmin y otros fabricantes.

A pesar de que el sensor de Polar tiene más leds que la mayoría de los monitores ópticos de frecuencia cardíaca, no es el número de leds lo que marca la verdadera diferencia. En lo que respecta a la precisión y la fiabilidad, Polar señala que el M430 tiene algoritmos de frecuencia cardíaca mucho mejores que la mayoría de los relojes para interpretar los datos.

Y, aparentemente, esta nueva combinación de software y hardware es mucho mejor para medir los cambios rápidos de pulso, algo que les suele costar a los sensores ópticos.

Gracias a eso el M430 se defiende mucho mejor que otros modelos a la hora de hacer series, cambios de ritmo en carrera y también se maneja mucho mejor en otros deportes como Crossfit. Eso sí, por mis pruebas, aún no llega al nivel de precisión de las correas de pecho, pero se acerca mucho.

Al tener un sensor tan bueno, los chicos de Polar se han atrevido a hacerlo funcionar incluso en natación, algo poco habitual. Sin embargo, la precisión sí que sufre bajo el agua.

Hay que tener en cuenta que, aunque el M430 utiliza el sensor óptico de forma predeterminada, también puede utilizar cualquier correa de frecuencia cardíaca Bluetooth Smart. Por ejemplo, las correas Polar H7/H10 o las correas Wahoo TICKR. Eso sí, ten en cuenta que no funcionará con las correas ANT+, ni con las correas Polar antiguas que no tienen Bluetooth Smart.

Detalle del sensor óptico de frecuencia cardiaca

Otra área en la que Polar afirma que el M430 es mejor que su predecesor es la conectividad y la precisión del GPS.

En cuanto a conectividad, el M430 utiliza GPS asistido (A-GPS) que utiliza el móvil para que le diga al reloj las últimas posiciones predichas de los satélites GPS, lo que hace que sea más rápido fijar la señal GPS a la hora de empezar la actividad. Y funciona bastante bien. En la ciudad, el campo, en la montaña… nunca he tenido que esperar más de 10 segundos para obtener la posición siempre que lo hayas conectado al móvil en los últimos días. De no ser así, si no tiene la caché del satélite, tardará entre 15 y 30 segundos.

Como es de esperar, el GPS te da todas las estadísticas habituales, como el ritmo, la velocidad y la distancia, junto con la altitud basada en el GPS. Durante la carrera, el ritmo basado en el GPS es relativamente sensible y representa bien la realidad.

La precisión de la distancia también es muy buena y siempre marca ligeramente por encima de la distancia oficial de la carrera, como es de esperar por el trazado de las curvas.

También se supone que el M430 tiene un nuevo acelerómetro que promete una mejor medición en carreras en el interior y los resultados me han parecido muy buenos. En una carrera de 5 km en la cinta, el reloj me ha marcado 5,05 km, muy cerca. Eso sí, hay que tener en cuenta que el acelerómetro está en la muñeca y cada vez que miramos el tiempo o el ritmo afectamos a la precisión.

Seguimiento del sueño y actividad

  • Multitud de deportes
  • Buena configuración

En el aspecto deportivo el M430 tiene un muy buen nivel. Para empezar, el reloj cuenta con un montón de modos deportivos por defecto, algo de agradecer porque otras marcas como Garmin restringe los modos deportivos de sus relojes de gama media-baja a solo las opciones básicas de carrera y bicicleta.

Dentro cada deporte podemos configurar hasta 6 pantallas o páginas de datos personalizables, cada una de ellas con hasta 4 campos de datos. También podemos usar dos páginas adicionales relacionadas con las zonas de la frecuencia cardiaca.

El M430 es compatible con los sensores de zancada y a la balanza Polar Bluetooth Smart.

También vale la pena señalar que podemos configurar los distintos modos de grabación del GPS, lo que nos permitirá ahorrar batería en actividades de larga duración:

  • Máxima precisión: es el modo normal. Graba la medición de la frecuencia cardiaca y la posición GPS cada segundo. Tendremos una autonomía de unas 8 horas en este modo.
  • Precisión media: las pulsaciones se guardan cada segundo, pero las medidas de GPS se toman y se guardan cada 30 segundos.
  • Precisión mínima (ahorro de energía): las pulsaciones se guardan cada segundo, pero la posición del GPS cada 60 segundos. Así conseguiremos obtener una autonomía de hasta 30 horas.
El M430 tiene una batería de 240 mAh que, según Polar, ofrece hasta 20 días si solo lo usas para saber la hora y rastrear tu actividad diaria.

El servicio en la nube de Polar, llamado Polar Flow, se nota un poco más anticuado que el de Garmin o el de Suunto, pero no está mal del todo, además, está mejorando bastante últimamente. Una de las opciones más útiles es la de crear entrenamientos estructurados que luego aparecerán en nuestro reloj en la sección de “favoritos”. Por supuesto, Polar Flow también funciona como una red social en la que podremos compartir los entrenamientos e incluso exportarlos a otras plataformas como Strava de manera automática.

Prueba de estado físico

Esta prueba utiliza ahora el sensor óptico por lo que no requiere la banda de pecho como pasaba con otros productos de Polar. La prueba de fitness se realiza mientras se está tumbado, e intentará determinar tu VO2Max utilizando tu ritmo cardíaco en reposo y su variabilidad.

La verdad es que es mucho más agradable y relajante que hacer la prueba a intervalos como otras marcas… Pero creo que es mucho menos precisa, al menos en mi caso. También es posible que mejoren el algoritmo con el tiempo.

Seguimiento del sueño

Cada vez más gente tiene presente que el sueño y el descanso es una parte importante del entrenamiento. Un descanso de muy poca calidad puede tener un gran impacto en nuestro estado físico, perjudicando la recuperación y haciendo que las sesiones de entrenamiento posteriores sean menos efectivas.

Todas las estadísticas se recopilan mediante los movimientos de la muñeca durante el sueño y se basan en la polisomnografía, una medida de referencia, que es la prueba utilizada para evaluar el sueño por los médicos.

Para determinar y calificar nuestro tipo y calidad de sueño el M430 recoge diferente información que incluye los tiempos de sueño y de vigilia, la duración total del sueño, la duración de las interrupciones del sueño y cuándo se produjeron, la continuidad del sueño (con una puntuación de 1 a 5) y la calidad general del sueño. También puedes calificar tu propio sueño a la mañana siguiente a través de Polar Flow, hacer comparaciones nocturnas y obtener algunos consejos bastante rudimentarios sobre cómo mejorar su sueño.

En general, el M430 registra muy bien el inicio y fin del sueño, siempre sabe cuando estás o no usando el reloj (parece una tontería, pero muchos fallan al dejarlo en la mesilla por la noche) y registra correctamente cuando me levanto al baño por la noche.

Conclusiones

El Polar M430 es un reloj deportivo pensado para la carrera, pero que se defiende bien en muchos deportes.

Creo que sus principales ventajas es que se trata de un reloj GPS económico, robusto y fácil de utilizar. La competencia tiene otros modelos similares que pueden tener funciones más avanzadas como las métricas de carrera de Garmin, pero que limitan las funcionalidades en otros deportes. Además, los Garmin no son tan resistentes y al ser más complejos también suelen ser más difíciles de utilizar.

En definitiva, el Polar M430 hace menos cosas que otros rivales más caros, pero lo que hace lo hace bien y de manera fácil y sencilla.

Rivales

  • Polar M400: el Polar M400 sigue siendo una muy buena opción si no necesitamos el sensor óptico para la muñeca. Sin embargo, es difícil de encontrar y también hay que tener en cuenta que perdemos algunas funciones importantes y es menos cómodo.
  • Suunto Spartan Sport Wrist HR: está pensado un poco más para actividades de aventura y orientación. Cuenta con una pantalla táctil a color, navegación por waypoints para el GPS y una batería que dura hasta 16 horas en modo de alta precisión. Lo malo es que es bastante más caro, suele rondar los 230 euros.
  • TomTom Spark 3 Cardio + Music: es un reloj deportivo muy bueno que también cuenta con localización GPS para registrar actividades deportivas y de actividad las 24 horas al día, 7 días a la semana, pero su punto fuerte es que puede almacenar hasta 500 canciones en el reloj, lo que significa que puedes ponerte un par de auriculares Bluetooth y escuchar música sin el teléfono.
  • Garmin FR 245: es el modelo más avanzado de todos los de esta gama, pero también es el más caro. Su precio ronda los 300 euros y también tiene una versión un poco más cara capaz de reproducir música por Bluetooth.
Ver más
Polar M430
Ver precio
WikiVersus puede usar cookies para recopilar estadísticas, optimizar la funcionalidad del sitio y ofrecerte publicidad basada en tus intereses. Si sigues navegando estarás aceptando su uso. Más información de nuestras políticas.