Cómo elegir un NAS Synology: gamas, bahías, potencia...

Rubén Castro, 30 diciembre 2020

En Cecotec (gran marca española de gadgets y pequeño electrodoméstico) están tirando la casa por la ventana y tienen ofertas en todos sus productos de más del 60%. ¡Corre que vuelan!

Quiero ver las mejores ofertas de Cecotec

Comprar un NAS puede ser un poco intimidante, sobre todo si es la primera vez que te metes en este mundillo. En este artículo voy a intentar explicaros los conceptos básicos sobre lo que necesitas saber para elegir el NAS que mejor se adapte a tus necesidades. Obviamente, se trata de una guía para principiantes y si eres un usuario experto ya conocerás casi todo lo que voy a contar.

Entendiendo los nombres de Synology

Los nombres de los NAS Synology pueden resultar extraños al principio, pero en cuanto aprendas lo que significan las siglas todo será mucho más sencillo.

La mayoría de los modelos tienen un nombre como “DSnnyy” o “RSnnyy” con un sufijo opcional:

Letras

  • DS o DiskStation: son los modelos para usuarios domésticos y pequeñas empresas (por ejemplo, DS918+, DS216j, DS418PLAY)
  • RS o RackStation: se refiere a los modelos de montaje en racks que están fuera del alcance de esta guía, ya que suelen utilizarse en instalaciones profesionales (por ejemplo, RS217, RS815, RS3617xs)
  • NVR o Network Video Recorder: son los dispositivos para grabación de video cámaras (por ejemplo, NVR216, NVR1218)
  • VS o Visual Station: sistema de vigilancia compacto (por ejemplo, VS360HD, VS960HD)
  • DX o DiskStation Expansion: son carcasas que se conectan al NAS DS y en las que podemos añadir más discos duros (por ejemplo, DX517, DX1215)
  • RX o RackStation Expansion: extensores para NAS RS (por ejemplo, RX1215)

Primera 1 o 2 cifras

  • nn: es un número de uno o dos dígitos que indica el número máximo de unidades que se pueden utilizar con este modelo, suponiendo que se utilicen las unidades de extensión disponibles (se compran por separado).

Últimas 2 cifras

  • yy: los dos últimos dígitos se refieren al año del modelo del dispositivo

Sufijos

  • SE: los dispositivos NAS más básicos de Synology. Tiene el precio más bajo, pero suelen tener un hardware menos potente. Sirven para acceder a datos, hacer copias de seguridad básicas, como servidor de descargas y acceso a medios DLNA de baja demanda
  • * “J”: modelos de la serie junior. Se caracterizan por tener una relación calidad-precio muy buena. Cuestan un 15-20% más que la serie SE, pero suelen tener casi el doble de potencia. Son adecuados para servidores DLNA para varios dispositivos (sin transcodificación), Apple Time machine para 1 o 2 dispositivos, servidor de correo electrónico, servidor de descargas más potente, vigilancia de cámara IP de bajo nivel con hasta 5 cámaras, configuración de iTunes o Small Sonos PLAY, CRM de pequeñas empresas, etc.
  • Slim: parecidos en potencia a la serie J, pero estos modelos solo son compatibles con discos duros o SSD de 2,5”. El resultado es un NAS mucho más pequeño y silencioso.
  • Sin sufijo: modelos normales y generalistas que soportan todas las aplicaciones de DSM, aunque no están diseñados para destacar en ninguna. Son ideales para servidores multimedia DLNA para el hogar, servidor de iTunes, servidor de archivos básicos, cámara IP de vigilancia de hasta 10 cámaras, copias de seguridad, el uso de Apple Time Machine NAS y el uso simple de CRM y CMS de negocios.
  • Play: modelos que ofrecen características adicionales para el streaming de contenido multimedia (mejores para hacer streaming de vídeo y transcodificar). Estos modelos son ideales para montar un servidor Plex Media de gama media, un servidor DLNA Media de gama alta con acceso de múltiples usuarios a la vez, música en streaming a múltiples dispositivos, reproducción 4K, sistemas CCTV Cámara IP con hasta 15 cámaras…
  • +: la gama alta para el usuario doméstico. Puede hacer todo lo que hace cualquiera de los dispositivos NAS anteriores y que además cuenta con una garantía adicional de 1 año (es decir, 3 años en total comparados con los 2 años disponibles con el play, J o SE). Montan CPU Intel x86, 2 GB de memoria como mínimo y hasta 8 GB, Doble LAN para aumentar la velocidad, bandejas de disco duro bloqueables y acceso completo al software DSM NAS de Synology y todas las aplicaciones domésticas y de negocios, betas y sistemas de archivos como BTRFS. Ideal para montar un servidor multimedia con transcodificación, 1 o 2 máquinas virtuales, dockers, hasta 40 cámaras de vigilancia, cifrado del 256 bits en AES-NI…
  • XS: gama alta para pequeñas empresas. Montan CPU Intel mucho más potentes, desde Pentium D hasta Xeon (unas 3 o 4 veces más potentes que los procesadores de la serie +). Son compatibles con memorias DDR4 ECC, capacidad de expansión PCIe, 10GBe tanto en 10-BASE-T como en SFP+… Además, tienen 5 años de garantía del fabricante y el servicio de sustitución de Synology (SRS), lo que significa que se encargará de la sustitución de cualquier unidad defectuosa al día siguiente, recogiendo la unidad defectuosa (dependiendo de la ubicación, por supuesto), reduciendo significativamente cualquier tiempo de inactividad.

Así que, por ejemplo:

  • DS218 sería el modelo normal lanzado en 2018 que tiene dos bahías para meter discos duros
  • DS718+ es un modelo de la Serie Plus lanzado en 2018. Cuenta con dos bahías internas para discos duros, pero se le puede conectar una extensión de 5 bahías más para un total de 7 bahías
  • DS1820+ es un modelo de la Serie Plus lanzado en 2020. El NAS cuenta con 8 bahías internas más dos puertos para conectar unidades de extensión (con 5 bahías cada una) para un total de 18 bahías.
El número de bahías de extensión se puede ver en las especificaciones técnicas del NAS.

Potencia recomendada

Bien, entonces, ¿cuál de las series, número de bahías y otros factores es el adecuado para mí? Lógicamente, esto dependerá en gran medida de lo que quieras hacer con el NAS. Sin embargo, hay algunas pautas generales:

  • Si quieres almacenar datos de forma fiable, no compres un modelo de la serie “J” ya que no son compatibles con el sistema de archivos BTRFS. BTRFS tiene algunas características incorporadas que pueden proteger sus datos de la degradación silenciosa con el tiempo (llamada “bit rot”). También permite la redundancia de la unidad de disco (RAID/SHR) y la opción “Suma de comprobación de datos avanzada” activada no solo puede detectar la degradación de los datos, sino que también puede repararla.
  • Si deseas ejecutar aplicaciones en el NAS (por ejemplo, docker, VM), tendrás que irte a por la serie “+” ya que sus CPU son más potentes. Recuerda que la CPU no la podemos actualizar o mejorar con el tiempo. Sí que podemos meter más memoria RAM al NAS e incluso insertar una tarjeta de red de 10G en algunos modelos más caros de esta serie.

¿Cuántas bahías son recomendables?

Primero hay debes calcular la cantidad de datos que quieres almacenar en el NAS, ahora y en el futuro. Las predicciones son difíciles, pero puedes intentar hacer una estimación aproximada.

Por ejemplo, supón que has llegado a la conclusión de que necesitas 12 TB de almacenamiento de aquí a 5 años. Comprar una sola unidad de 12 TB no será suficiente, porque para la integridad de los datos generalmente querrás tener activada la redundancia de disco (RAID/SHR). La redundancia protege tus datos en caso de que falle un disco duro, lo cual es un fenómeno relativamente común. En caso de que ocurra tus datos seguirán estando disponibles y todo lo que necesitarás será reemplazar la unidad que ha fallado por una nueva y el sistema de datos redundantes se reparará a sí mismo.

Por tanto, esta es una característica muy conveniente, lo malo es que requiere al menos dos unidades y utilizará un porcentaje significativo de la capacidad de almacenamiento en bruto para almacenar la información de la redundancia. Cuantas menos unidades tengas, mayor será la sobrecarga de RAID/SHR:

  • Con dos unidades del mismo tamaño, en realidad solo tendrás disponible la capacidad de almacenamiento de una unidad, por lo que perderás el 50% de su capacidad bruta
  • Con tres unidades perderías el 33%
  • Con cuatro unidades este número es el 25% (aun asumiendo la redundancia de un disco)

Por lo tanto, para el ejemplo anterior se podría determinar que dos unidades de 12 TB serían suficientes y un modelo de 2 bahías se ajustaría perfectamente a tus necesidades. Sin embargo, puede haber razones para considerar un modelo con más bahías de almacenamiento. Un modelo de 4 bahías podría ser útil por varios motivos:

  • Generalmente las unidades de mayor capacidad tienen el mayor costo por TB de capacidad de almacenamiento. Por lo que puede salir a mejor precio comprar más unidades de 8 TB que pocas de 12 TB.
  • Si deseas ejecutar una máquina virtual o una base de datos, podría tener sentido poner un SSD en una bahía y crear su propio volumen en ese SSD para tener tiempos de respuesta más rápidos. En ese caso, un modelo con al menos 4 bahías sería útil.
  • Además, el hecho de tener 4 bahías nos permitirá añadir más discos a lo largo del tiempo sin necesidad de cambiar el NAS. Por ejemplo, si no estás seguro de si realmente necesitas 12 TB o solo 10 TB, podrías empezar con un modelo de 4 bahías y dos discos de 10 TB, luego, a medida que tus necesidades de almacenamiento crezcan, puedes comprar otro disco duro de 10 TB para la tercera bahía para un total de 20 TB de capacidad de almacenamiento.
Hemos de tener en cuenta que hay ciertas reglas cuando se añaden nuevas unidades a un sistema de discos (matriz) existente. Lo recomendable es añadir discos duros de la misma capacidad. No podemos añadir discos más pequeños; y si añadimos discos mayores, digamos de 14 TB, solo se utilizarían 10 TB. Puedes jugar con diferentes configuraciones con la calculadora de Synology.

Por todo esto, si tienes dinero, recomiendo comprar un NAS de 4 bahías desde el principio. Si quieres ahorrar un poco de dinero puedes buscar opciones de segunda mano o irte a por un modelo de dos bahías y, si en el futuro necesitas más almacenamiento, siempre puedes vender el NAS antiguo y comprarte uno de 4 bahías.

Más de 4 bahías para un uso doméstico no lo veo demasiado útil por el espacio que ocupa más que nada.

Otros factores

Calidad de construcción

Otro factor a considerar, especialmente si el NAS va a ser usado en un pequeño negocio o en un ambiente (semi-)profesional, es la calidad de construcción. Muchos de los modelos de la gama de entrada y de la gama media tienen una calidad de construcción algo inferior. Si se gana dinero con los datos almacenados en el NAS y la fiabilidad y la disponibilidad son importantes, un modelo más robusto como el DS16yy+ o el DS18yy+ podría ser más adecuado (como recordatorio, la “yy” representa el año del modelo).

Migración de datos

Otro factor relativamente importante es lo fácil que es migrar a un nuevo NAS, por ejemplo, porque decides que necesitas más bahías para discos, más capacidad de actualización de memoria o alguna otra característica.

El método menos complicado para tal migración a un nuevo NAS se llama migración de HDD. Básicamente, solo tienes que sacar los discos del NAS antiguo y colocarlas en el nuevo, el NAS actualizará el sistema operativo y podrás comenzar a usarlo de manera inmediata.

Sin embargo, esta migración de HDD generalmente solo se admite entre modelos de la misma serie, por lo que, si sabes que en un año vas a necesitar un modelo de 6 bahías (que sólo está disponible en la serie Plus), quizás sea recomendable comprar un modelo de la serie Plus ahora para tener esa facilidad de actualización en el futuro.

Algunos usuarios han migrado entre diferentes series de NAS de manera exitosa, sin embargo, no está respaldado de momento por Synology por lo que, si algo saliera mal, tendrías que utilizar una copia de seguridad para recuperar los datos. Una tarea que puede consumir mucho tiempo.

Ejecutar un servidor multimedia tipo Plex o Emby

Cuando ejecutes Plex en el NAS y empieces a ver una película, Plex accederá al archivo multimedia del NAS (o de cualquier otro lugar donde esté almacenado) y lo enviará al cliente en un formato de vídeo y audio que el cliente pueda manejar. En el mejor de los casos, esto significa que se enviarán los datos sin apenas modificar (sin transcodificar) y cualquier modelo de NAS debería ser capaz de hacerlo.

Sin embargo, es bastante habitual que el dispositivo cliente no pueda manejar el formato de vídeo y/o audio dado. Entonces Plex transcodificará el archivo a un formato que el cliente entienda. Esta transcodificación necesita mucha potencia de CPU. De hecho, los modelos más potentes tienen dificultades para transcodificar varios vídeos en 4K a la vez y la película puede pararse de vez en cuando hasta que se rellena el buffer de reproducción.

Lo bueno es que Plex soporta la transcodificación de hardware. Se trata de una función de pago (requiere Plex Pass) y permite que Plex utilice el motor de transcodificación por hardware incorporado en su CPU. Esto hará que la transcodificación sea significativamente más rápida que la transcodificación por software.

Para poder utilizar esta función, además de tener Plex Pass, tu NAS necesitará contar con una CPU con transcodificación por hardware. Eso sería un modelo “Play” o un modelo de la serie Plus que tenga una CPU Celeron (en estos momentos). Esas CPU tienen incorporado un motor de transcodificación por hardware llamado Intel Quick Sync Video.

Ten en cuenta que hay algunos límites al usar motores de transcodificación de hardware:

  • Solo ciertos códecs comunes son soportados por QuickSync. Si tienes un blu-ray antiguo que utiliza un códec antiguo, es posible que el motor de transcodificación de hardware no sea compatible con este códec.
  • Como se mencionó anteriormente, es una función de pago
  • Si utilizas subtítulos PGS basados en imágenes, entonces Plex necesita transmitir al cliente, el flujo de imágenes de la película y el flujo de imágenes de los subtítulos (la cual no puede ser hecha por el motor de transcodificación por hardware). Algunos aparatos como la NVidia Shield TV son compatibles, pero muchos otros Android TV no.
  • Una alternativa a ejecutar Plex en tu NAS podría ser utilizar tu PC como servidor de Plex utilizando tu NAS solo para el almacenamiento de los archivos multimedia.

Caché SSD

En la mayoría de los usos domésticos utilizar una memoria SSD como caché no mejora la velocidad o la capacidad de respuesta del NAS y los motivos son los siguientes:

  • La mayor parte del acceso a los archivos será secuencial, algo que no utiliza la caché. Eso incluye todas las formas de transmisión de medios.
  • La mayoría de los usuarios domésticos usarán un NAS en una conexión de red de 1 Gbps. Para la copia de archivos, la transmisión de medios el acceso secuencial de una unidad será ya más rápido que esto, por lo que la velocidad de la conexión de red será su cuello de botella.

Si realmente estás utilizando una aplicación que tiene muchas E/S aleatorias y podrías beneficiarte de una unidad SSD, pero considera la opción de colocar una unidad SSD SATA en una ranura de unidad vacía y crear un grupo de almacenamiento y un volumen independientes en esa SSD, solo para esa aplicación en particular.

Velocidad de red

La conexión de red ethernet estándar del NAS es de 1 Gbits/s, lo cual es alrededor de 120 Megabytes/s lo que es más lento que la velocidad de lectura o escritura de la mayoría de discos duros. Aun así, esa velocidad de red será suficiente para la gran mayoría de usuarios (vídeo 4K, backups, etc.)

Sin embargo, si crees que puede necesitar una conexión de red más rápida, puedes hacer una de las siguientes cosas, dependiendo del caso de uso:

  • Si el NAS va a ser accedido por muchos usuarios en paralelo, un modelo de NAS con múltiples puertos Ethernet puede ser útil, ya que puede utilizar una función llamada “agregación de enlaces”. Esto requiere dos o más cables de red entre el NAS y el router (que también debe soportar esta función) y, una vez que se haya configurado correctamente en ambos lados, la red distribuirá múltiples sesiones de red entre las conexiones disponibles (es como añadir otro carril a una autopista). Hay que tener en cuenta que, si un usuario copia un archivo al NAS desde su PC, solo usará una conexión y la agregación de enlaces no conseguirá un mejor rendimiento.
  • Si deseas un enfoque más flexible y potente, puedes buscar modelos que tengan (uno o más) puertos de red de 10G o una ranura PCIe que te permita conectar una NIC (tarjeta de interfaz de red) de 10G.

Cuánto dura un NAS

Los NAS de Synology que he usado tienen una vida útil muy grande y aguantan fácilmente 10 años de uso constante. Al menos en mi experiencia. Probablemente aguanten más incluso, pero yo lo sustituí por un modelo más nuevo. Eso sí, el NAS con 10 años funcionaba perfectamente y corría sin problemas con la última versión de DSM.

Qué discos duros debería comprar

Primero determina el espacio de almacenamiento que necesitas y, en base al número de discos duros (HDD) que quieres tener, calcula el tamaño de los mismos. Vale ya tenemos cuántos discos duros queremos y de qué tamaño, ahora vamos a ver los mejores modelos.

Aunque los discos duros normales funcionan bien en los NAS, hay discos duros especiales para NAS que tienen la ventaja de:

  • Tener un firmware que está optimizado para funcionar en una configuración RAID.
  • Dicen tener una mejor protección contra las vibraciones que se produce al tener varias unidades giratorias en un mismo chasis. De hecho, para conjuntos más grandes (digamos más de 8 unidades) los fabricantes generalmente recomiendan utilizar discos duros “NAS Pro” o “Enterprise”.
  • Los discos NAS suelen venir con una garantía de 3 años y las unidades de grado “Pro” o “Enterprise” pueden tener un período de garantía de 5 años o más. Sin embargo, al elegir un disco “NAS” de WD, tendrá que prestar mucha atención; vea el siguiente párrafo para más detalles.

Conviene evitar las unidades que utilizan la tecnología SMR (Shingled Magnetic Recording) en un entorno NAS. Desafortunadamente, en el pasado la tecnología de grabación no siempre aparecía en la hoja de datos.

WD incluso llegó a vender unidades SMR en su línea “WD Red”, sin comunicar este hecho. Synology ha listado esos discos (discos WD Red de 2-6TB con un número de producto que termina en “EFAX”) como incompatibles y por lo tanto es mejor evitarlos. El junio de 2020 WD anunció la creación de una nueva línea “Red Plus” que será la única con disco con funcionamiento SMR. Sin embargo, pasará un tiempo antes de que eso se actualice en todos los productos de las tiendas, así que te recomiendo que compruebes las especificaciones de los discos Red de WD para ver que funcionan mediante CMR (Conventional Magnetic Recording) y no SMR.ref

Buenas marcas y series:

  • Seagate modelos de las series Ironwolf y Ironwolf Pro
  • Western Digital (WD) modelos de las series Red Plus y Red Pro. Como acabamos de ver, debemos evitar los discos con grabación SMR
  • Toshiba modelos de la serie N300

La mayoría de los usuarios domésticos no necesitamos unidades de 7200 rpm por razones de rendimiento, ya que la red de 1 Gbps es más lenta que los discos a 5400 rpm. Además, las unidades de 5400 rpm son menos ruidosas. Sin embargo, tampoco hay que descartar las unidades de 7200 rpm, si su precio y garantía son mejores que los de una unidad comparable de 5400 rpm.

¿Se te va la luz? Compra un SAI

No viene mal invertir algo de dinero en un SAI o Sistema de Alimentación Ininterrumpida. Se trata de una batería que protege el NAS ante cortes de luz y subidas de tensión. Hay SAI que tienen conexión USB al NAS y puede informar al NAS cuando la energía de la batería del SAI se esté agotando, de modo que el NAS pueda apagarse por sí mismo sin problemas.