¿Qué es la función Overdrive de un monitor?

Rubén Castro, 21 noviembre 2022

La función overdrive de los monitores permite aumentar la velocidad del tiempo de respuesta del monitor (tiempo de transición de los píxeles) para reducir el ghosting, el motion blur y otros artefactos que se producen detrás de los objetos que se mueven rápidamente en la pantalla. Pero esta tecnología no es perfecta y un overdrive demasiado agresivo puede causar el efecto de ghosting inverso.

Los ajustes de overdrive los encontrarás en el menú OSD (On-Screen Display), normalmente bajo uno de los siguientes nombres: Overdrive (sobremarcha), OD, RTC, tiempo de respuesta, TraceFree o similar. Normalmente tenemos 3 o 4 ajustes que pueden ser desactivado, ajuste bajo y alto.

Velocidad de respuesta de un monitor

La velocidad del tiempo de respuesta de un monitor indica la rapidez con la que un píxel puede cambiar de un color a otro. Por ejemplo, un monitor de 60 Hz refresca la imagen 60 veces por segundo, por lo que hay 16,67 milisegundos entre dos ciclos de refresco. Si el tiempo de respuesta de un monitor es más lento que eso, es decir, si un píxel tarda más de 16,67 ms en cambiar, seguirá cambiando en el siguiente fotograma, y así es como se produce el arrastre visible detrás de los objetos en movimiento en la pantalla.

A la izquierda (sin overdrive) podemos ver claramente una estela, a la derecha (con overdrive al máximo) vemos menos estela, pero se puede apreciar un poco de ghosting inverso

Para un monitor de 144 Hz, el ciclo de refresco es de 6,94 ms, por lo que el tiempo de respuesta tiene que ser más rápido que eso, y así sucesivamente. Aquí es donde entra en juego el overdrive o sobreaceleración del tiempo de respuesta, a veces también denominada RTC (Response Time Compensation) que se utiliza para forzar a los píxeles a pasar de un color a otro más rápidamente.

Un overdrive excesivo puede introducir un efecto fantasma inverso o un rebasamiento de píxeles.

También hay que tener en cuenta algunos aspectos adicionales relacionados con el overdrive que cuando se utiliza FreeSync/G-SYNC, que sincroniza la frecuencia de refresco del monitor con las frecuencias de cuadro de la GPU para eliminar el tearing y el stuttering de la pantalla.

Los monitores para juegos con un módulo G-SYNC integrado tienen overdrive variable, lo que les permite cambiar el nivel en función de la frecuencia de refresco para obtener un rendimiento óptimo en cualquier frecuencia de cuadro.

Los monitores FreeSync, en cambio, no suelen tener esta capacidad. Así que, por ejemplo, si estás corriendo a 144FPS con un overdrive alto, y tus FPS caen a 60FPS, el efecto del overdrive será demasiado fuerte para 60Hz/FPS y aparecerá ghosting inverso. Por suerte, esto no ocurre a menudo.

Aun así, algunos monitores FreeSync sí que cuentan con la función Adaptive Overdrive, que cambia automáticamente el ajuste de la sobremarcha en función de la frecuencia de refresco que evita el ghosting y el overshoot en ciertos escenarios.