Particiones primarias, extendidas y lógicas - diferencias y cómo convertir entre ellas

Rubén Castro, 13 enero 2021

En Cecotec (gran marca española de gadgets y pequeño electrodoméstico) están tirando la casa por la ventana y tienen ofertas en todos sus productos de más del 60%. ¡Corre que vuelan!

Quiero ver las mejores ofertas de Cecotec

Los discos duros, las tarjetas SD o las unidades SSD o USB - todo lo que tenga espacio de almacenamiento - puede ser dividido. De hecho, una unidad sin particionar no puede ser usada hasta que contenga al menos una partición, pero podemos tener muchas particiones.

El particionamiento es algo que la mayoría de usuarios conocen, pero que no han tenido que preocuparse por ello demasiado a menos que hayan tenido problemas con el disco duro, hayan configurado una unidad nueva o hayan instalado el sistema operativo de cero.

¿Qué es una partición?

Para configurar un sistema de archivos y guardar cualquier archivo en la unidad, la unidad necesita una partición. La partición puede ocupar todo el espacio de la unidad o solo una parte del mismo lo que nos dejará espacio para crear más particiones.

Las particiones son necesarias porque no se puede empezar a escribir archivos en una unidad en blanco. Primero debe crear al menos un contenedor con un sistema de archivos. A este contenedor lo llamamos partición.

Cuando hemos creado una partición, ya podemos formatear la partición con el sistema de archivos que queramos (NTFS en Windows, ext4 en Linux, HFS+ en Mac, etc.).

Varias particiones

Es probable solo quieras tener una partición en tu pincho USB. Una sola partición te permitirá tratar la unidad USB como una sola unidad. Si tienes varias particiones, aparecerán varias unidades diferentes al conectar la unidad USB al equipo lo que puede ser un lío.

Sin embargo, es posible que desee tener varias particiones por otros motivos. Cada partición puede aislarse de las demás e incluso tener un sistema de archivos diferente. Por ejemplo, muchos equipos de Windows vienen con una partición de recuperación separada donde se almacenan los archivos necesarios para restaurar el sistema operativo de Windows a su configuración predeterminada de fábrica. Cuando se restaura Windows, los archivos de esta partición se copian en la partición principal. La partición de recuperación normalmente está oculta, por lo que no se puede tener acceso a ella desde Windows y desordenarla. Si los archivos de recuperación se almacenaran en la partición principal del sistema, sería más fácil que se eliminaran, infectaran o dañaran.

También, muchos usuarios tienen Windows en una partición y Linux en otra. El sistema Linux se instalará en una o más particiones separadas para que Windows y Linux no interfieran entre sí.

Tipos de particiones: primarias, extendidas y lógicas

Partición primaria

Las particiones primarias son las divisiones primarias de un disco y pueden existir entre 1 y 4 particiones primarias o hasta 3 primarias y una extendida.

El número de particiones hace referencia a un sistema de arranque MBR, con GPT podemos tener, prácticamente, todas las particiones que queramos. Más información sobre MBR y GPT.

Un disco duro físico completamente formateado consiste, en realidad, en una partición primaria que ocupa todo el espacio del disco y posee un sistema de archivos.

La partición primaria puede ser reconocida como una partición de arranque y puede contener un sistema operativo. Una de las particiones primarias se llama la partición activa y es la de arranque. Cuando hay varios sistemas operativos instalados la partición activa contiene un pequeño programa que se llama gestor de arranque. Este programa presenta una lista con los sistemas operativos instalados y permite seleccionar cual queremos instalar. Un gestor de arranque muy popular es GRUB (GNU GRand Unified Bootloader).

Las particiones primarias se pueden convertir en la primera partición para arrancar el ordenador si la “activamos”.

Partición extendida

Las particiones extendidas son como contenedores donde podemos tener multitud de particiones lógicas. Por ese motivo, a veces se les conoce como particiones secundarias.

Solo puede existir una partición de este tipo por disco, y solo sirve para contener particiones lógicas. Por lo tanto, es el único tipo de partición que no soporta un sistema de archivos directamente.

Estas particiones fueron ideadas para romper la limitación de 4 particiones primarias por unidad física. Por ejemplo, imagina que quieres tener 8 particiones en una sola unidad de almacenamiento. Lo que podemos hacer es crear 3 particiones primarias y una partición extendida. A continuación, crearemos 5 particiones lógicas dentro de la partición extendida.

También podríamos crear 1 partición primaria, 1 partición extendida y 7 particiones lógicas dentro de la extendida.

Partición lógica

Las particiones lógicas son aquellas particiones que creamos dentro de las particiones extendidas. Al igual que en las particiones primarias, las particiones lógicas pueden utilizarse para instalar Windows y cualquier otro tipo de archivos.

Se pueden tener un máximo de 23 particiones lógicas en una partición extendida. Aunque algunos sistemas operativos pueden ser más restrictivos, como Linux que impone un máximo de 15, incluyendo las 4 primarias, en discos SCSI y en discos IDE 8963.

Aunque podemos instalar sistemas operativos en las unidades lógicas, no se les puede dar el estado activo y, por lo tanto, no sirven para arrancar el ordenador desde cero por si mismas. Eso sí, podemos utilizar un gestor de arranque en una partición primaria para arrancar las particiones lógicas.

Cómo hacer particiones

Hacer particiones es bastante fácil si sabes lo que estás haciendo. Por ejemplo, al instalar un sistema operativo el instalador te ofrecerá una pantalla donde podrás crear, borrar, formatear y cambiar el tamaño de las particiones.

Muy importante: ten en cuenta que al borrar o formatear una partición se borrarán todos los datos de la misma.

También podemos usar herramientas para crear y configurar las particiones de los discos duros u otras unidades.

En Windows podemos hacerlo con la herramienta de Administración de discos, puedes buscarla en el menú como Crear y formatear particiones del disco duro. Otra herramienta muy popular para gestionar particiones en GNU/Linux es GParted.

Hay que tener en cuenta que no siempre puedes modificar una partición mientras está en uso, por ejemplo, no puedes borrar una partición del sistema Windows mientras estás ejecutando Windows desde ella. En ese caso tendrás que arrancar desde un Live CD de Linux o utilizar un disco de instalación del sistema operativo para realizar cambios.

Cómo diferenciar discos de particiones

Muchas veces los sistemas operativos muestran las particiones de manera separada como si fuesen unidades físicas separadas. Por ejemplo, si tenemos una sola unidad con 500 GB de almacenamiento en el equipo, en Windows nos aparecería una unidad C:\ con 500 GB de espacio disponible. Pero, si hemos dividido esa unidad en dos, encontraremos una unidad C:\ con 250 GB de espacio y una unidad D:\con 250 GB de espacio en el Explorador de Windows.

Estas unidades pueden parecer dispositivos físicos separados. Aunque aparecen como discos diferentes, siguen siendo la misma pieza física de hardware. Por tanto, estas particiones nos sirven para organizar los datos, pero no para aumentar el rendimiento como teniendo dos unidades separadas.

Podemos ver si se trata de una unidad independiente o de una partición desde las herramientas de gestión de particiones que hemos visto arriba (Administración de discos en Windows y GParted en Linux).

Cómo convertir particiones

Cómo convertir una partición primaria a lógica

Si ya tenemos 4 particiones primarias en una unidad y queremos crear otra más, nos aparecerá un mensaje de error diciendo que ya hemos alcanzado el número máximo de particiones. Para solucionar esto, debemos convertir una partición primaria en lógica.

Esto es un poco más avanzado y creo que no se puede hacer con la herramienta de Windows o al menos nunca he encontrado la opción. Yo suelo hacerlo con Partition Wizard que resulta francamente fácil.

Solo tenemos que seleccionar la partición, le damos a convertir a partición lógica y a aplicar

Cómo convertir una partición lógica en primaria

Si vas a instalar versiones antiguas de Windows que deben instalarse en la partición primaria, deberá convertir la partición lógica en primaria si no hay una partición primaria disponible. Además, incluso si estás instalando un sistema operativo que puede instalarse en la unidad lógica, debe haber una partición primaria que se active para guardar los archivos de arranque de Windows. En esta situación, también necesitarás convertir una partición lógica en primaria.

Solo tenemos que seleccionar la partición, le damos a convertir a partición primaria y a aplicar
WikiVersus puede usar cookies para recopilar estadísticas, optimizar la funcionalidad del sitio y ofrecerte publicidad basada en tus intereses. Si sigues navegando estarás aceptando su uso. Más información de nuestras políticas.