Review del Amazfit Bip: el smartwatch barato de Xiaomi que no defrauda

Rubén Castro, 21 mayo 2019

El smartwatch Amazfit Bip nos demuestra que por menos de 80 euros podemos tener un smartwatch deportivo muy competente. Es ligero, cómodo, elegante y ofrece una impresionante autonomía de más de 30 días con una sola carga.

Además, puede recibir notificaciones del móvil, realizar seguimiento de los entrenamientos (gracias al sensor cardiaco y al GPS), tiene alarma y mucho más.

Xiaomi Amazfit Bip

✓ Tamaño: 24 x 25 x 13 mm
✓ Peso: 31 g con correa silicona
✓ Autonomía: 45 días según fabricante (batería 190 mAh). En uso real entre 20 y 30 días
✓ Resistencia al agua: IP67. Se puede mojar, pero no es adecuado para natación
✓ Pantalla: 1,28 pulgadas, transflectiva y a color de 176 x 176 píxeles
✓ Posicionamiento: GPS y GLONASS
✓ Sensores: sensor óptico de frecuencia cardiaca, acelerómetro, barómetro
✓ Conectividad: Bluetooth LE 4.0
✓ Funciones: contador de pasos, control de inactividad, monitor de sueño, calorías quemadas, distancia recorrida
✓ Smartwatch: compatible con iPhone y Android, notificaciones, sincronización, tiempo meteorológico

Me gusta

  • Más de 30 días reales de autonomía
  • Pantalla siempre encendida y se ve bien incluso con mucha luz
  • Ligero y cómodo
  • Excelente relación calidad precio

No me gusta

  • El pulsómetro no es demasiado preciso
  • Las notificaciones no se quitan del teléfono y del reloj a la vez
  • Hay que configurar la alarma desde la aplicación del móvil

Diseño

  • Pantalla a color de 1,28 pulgadas
  • Es de plástico, pero de buena construcción
  • Muy ligero, 31 gramos de peso

Aunque está construido con un chasis de plástico, tiene un tacto y una apariencia muy buenos. Los materiales son de calidad y los acabados tienen poco que envidiar a los de relojes de casi 200 euros.

Lo que más destaca es su pantalla transflectiva a color de 1,28” pulgadas. Siempre está encendida. Además, al ser transflectiva, se ve mejor cuanta más luz le da. En interiores, se ve también muy bien gracias a su retroiluminación.

La pantalla se ve bien tanto en exteriores como interiores

La resolución es un poco justa, 176 x 176 píxeles, aunque no causa ningún problema.

La pantalla está protegida por un cristal Gorilla Glass 3 curvado en los bordes y que también cuenta con un tratamiento oleofóbico que reduce las manchas de los dedos. El control táctil es bastante preciso y su interfaz de uso es muy sencilla:

  • Con el desplazamiento lateral cambiamos entre los diferentes modos.
  • Deslizando desde arriba entraremos en el menú de configuración y veremos el estado actual del reloj (estado de la conexión, el nivel de la batería, modo de “no molestar”, etc.).
  • Deslizando desde abajo veremos las notificaciones (llamadas, mensajes de texto, notificaciones de aplicaciones, etc.).

Cuenta con un solo botón, a la derecha de la pantalla, que sirve principalmente como desbloqueo. Y este es uno de mis “peros”. Solo puede desbloquearse pulsando dicho botón.

Supongo que habrán tomado esa decisión porque sería muy fácil desbloquear la pantalla de manera accidental cuando estás haciendo ejercicio. Sin embargo, me habría gustado que lo hubiesen implementado como opción y que dejasen que fuese el usuario el que eligiera.

El Xiaomi Amazfit Bip es relativamente fino y muy cómodo

También podemos configurar el botón, cuando lo mantenemos pulsado, como acceso rápido a actividades (correr, ciclismo, etc.).

El reloj tiene el certificado de resistencia IP67, por lo que, aunque se puede mojar, es mejor que no nos bañemos en la piscina o en el mar con él. Eso sí, puedes meterlo en la ducha sin problemas. Como suele pasar en estos casos, con la pantalla mojada el táctil funciona bastante mal.

Funciones de actividad

  • Cuenta con GPS y GLONASS
  • La precisión del sensor de pulsaciones óptico es mejorable

La diferencia más importante, desde mi punto de vista, entre el Amazfit Bip y las pulseras de actividad más baratas es la presencia de GPS, lo que nos va a permitir medir las distancias que recorremos haciendo deporte de manera precisa.

Como ya sabrás, las pulseras de actividad cuentan con un acelerómetro de 3 ejes que sirve para calcular los pasos y estimar la distancia recorrida andando o corriendo, nunca en bici. Ya que se basan en el movimiento de la muñeca para estimar los pasos y la distancia.

Sin embargo, aunque el número de pasos suele ser bastante preciso (menos del 10% de error), las distancias suelen errar por bastante más (más de 20% de error). Por ejemplo, cuando corres 10 kilómetros, un 25% de error supone que la pulsera te marca que has hecho 7,5 km, eso sí, en el mismo tiempo, por lo que el ritmo por kilómetro también es mucho más lento.

El resultado es que las pulseras de actividad sin GPS están bien si no las quieres para registrar las actividades de ejercicio intenso o no necesitas ningún tipo de precisión, pero si las utilizas para entrenar, necesitas GPS.

El GPS del Amazfit Bip tiene una buena precisión

Por su parte, el smartwatch Amazfit Bip tiene GPS, GLONASS (el GPS ruso) y, también, tiene un acelerómetro de 3 ejes que se utiliza como odómetro (contar los pasos). Gracias ello registra las distancias recorridas en los entrenamientos con una precisión muy alta.

El único inconveniente que he encontrado es que a veces tarda más de lo habitual (comparado con relojes Garmin o Suunto) a la hora de fijar los satélites. Normalmente lo hace en unos pocos segundos, pero alguna vez he tenido que esperar entre 30 y 45 segundos hasta que localiza la posición.

También tiene brújula, barómetro y sensor cardiaco.

Lo que más he usado ha sido el sensor de ritmo cardiaco que utiliza un sensor óptico situado en la parte de atrás del reloj para medirte las pulsaciones.

He notado que hay que apretar la correa más de lo habitual para que mida de forma más precisa, ya que sino las lecturas eran bastante malas.

Aun así, no recomendaría el Amazfit Bip para la gente que quiera usarlo para medir sus entrenamientos de manera precisa porque he notado que es menos preciso que otros relojes deportivos. Por ejemplo, al terminar un entrenamiento el Garmin 235 me marca 151 pulsaciones por minuto de media, mientras que el Amazfit Bip me marca solo 135. Y es que cuando te mueves mucho me da la sensación de que mide menos pulsaciones de las que son.

Sentado, en reposo e, incluso, andando los resultados son bastante más precisos.

Otras funciones

  • Como pulsera de actividad cumple
  • La parte de smartwatch tiene algunas carencias

Por supuesto, mide lo que todas las pulseras de actividad: pasos, calorías, distancia, horas y calidad de sueño, inactividad, etc.

Sin embargo, no por costar más las mide mejor. Por ejemplo, la Xiaomi Mi Band 3 cuesta poco más de 20 euros y mide todo eso igual o mejor. Y digo mejor, por dos motivos:

  1. Es más pequeña, por lo que me resulta más cómoda a la hora de dormir que el Amazfit Bip.
  2. El Amazfit Bip calcula mal las horas de sueño durante el día. Esto quiere decir que si trabajas de noche y duermes de día o si te gusta echarte siestas, no te va a servir para registrar tus horas de sueño. Debe ser algún problema del algoritmo y no parece que lo vayan a arreglar.

En cuanto a su funcionalidad como smartwatch se conecta al móvil mediante Bluetooth 4.0. Aunque tiene una aplicación oficial llamada Amazfit Watch (Android, iOS), a mí me resulta más cómoda Mi Fit (Android, iOS). Podemos configurar las esferas, ver las estadísticas de ejercicio o de horas de sueño y también podemos configurar algunos parámetros del reloj, como la alarma. Sí, la alarma no se puede configurar solamente utilizando el reloj…

Hay varias esferas predeterminadas entre las que podemos cambiar, aunque hay muchas más que se pueden descargar

Afortunadamente, la aplicación Mi Fit ha ido mejorando bastante tanto en funcionalidad como en estabilidad, por lo que tampoco se le puede echar mucho en cara.

Una función que no me ha acabado de gustar es la vibración. Cuando tienes las notificaciones activadas, cada vez que recibes un mensaje el reloj vibra. Cosa lógica. Sin embargo, hay veces que me mandan 10 mensajes seguidos y se vuelve un poco insoportable, porque con cada notificación vibra 2 veces. Por lo que con 10 mensajes serían 20 vibraciones. Creo que sería más cómodo si el reloj pudiese entender que todas esas notificaciones cuentan como una. Aunque, la solución es muy fácil, poner el reloj en el modo “No molestar” (sin vibración). Además, así ahorramos más batería.

Otra cosa que no me gusta demasiado es que las notificaciones son independientes del móvil. Lo que me refiero es que, si ves una notificación y la eliminas del reloj, esta no se elimina automáticamente del móvil. Tampoco pasa en sentido contrario, por lo que al final acabas viendo notificaciones repetidas.

Autonomía

  • Batería de 190 mAh
  • Autonomía bestial. Se mide en semanas…

Lo mejor de este reloj, para mí, es la autonomía. Usándolo para correr un par de horas a la semana (GPS y sensor cardiaco encendidos) y conectado todo el tiempo al móvil por Bluetooth para recibir notificaciones, me suele durar unas 3 o 4 semanas aproximadamente.

Si activamos el GPS y el sensor cardiaco gasta un 5% de batería cada hora.

El sistema de carga es propietario y un poco aparatoso. Es una pena, porque tienes que tener otro cable que no puedes romper ni perder.

Peana de carga incluida

Además, tampoco incluye el transformador de corriente a USB (el de la pared), pero en este caso sí sirve cualquiera que tengamos por casa.

Opinión

  • Un reloj deportivo bastante completo para el precio que tiene
  • En su rango de precio hay pocos relojes tan completos

El Amazfit Bip es un reloj que por unos 70 euros de precio ofrece mucho, pero no es ni mucho menos perfecto. Y no, no se puede comparar, ni de lejos, con un iWatch o con un Samsung Galaxy Watch. Ni en funcionalidades, ni en acabados.

Quizás su mayor ventaja es su gran autonomía. En mi caso (no tengo excesivas notificaciones) suelo llegar al mes de uso sin problemas.

Otra característica que me encanta es que la pantalla siempre está encendida. Con otros relojes o pulseras, si quieres ver la hora, tienes que pulsar un botón o girar la muñeca y esperar a que se encienda. Un poco pesado, y al final acabas mirando la hora en el móvil…

En cuanto a los puntos flojos, destacaría que el medidor de pulso no es demasiado preciso si hacemos deporte, cosa que empeora si sudamos mucho.

También su funcionalidad como smartwatch es algo limitada, siendo lo que más me molesta el tema de las notificaciones duplicadas.

Aun así, el Amazfit Bip es un reloj bonito y que funciona de maravilla para un uso cotidiano no demasiado exigente. Por lo que lo recomiendo totalmente si buscas un smartwatch básico.

Actualización 21/05/2019: la correa presenta signos de desgaste al cabo de un par de meses. No está rota y se va a poder seguir usando durante muchos meses, pero está un poco afeada. Lo bueno es que los recambios son muy baratos.

Hay un montón de correas de silicona, cuero o metálicas que están tiradas de precio.

Preguntas frecuentes

¿Está en español?

Sí. Al instalar la aplicación Mi Fit (Android, iOS), se configura automáticamente en el idioma del teléfono.

También existe una aplicación oficial para los relojes Amazfit, pero es peor que la propia Mi Fit de Xiaomi. No sé por qué han hecho dos.

¿A quién lo recomiendas?

Hay relojes más bonitos, más precisos y con mejor integración con el teléfono, pero su precio se va a más de 200 euros. En cambio, el Amazfit Bip tiene una pantalla que está siempre encendida, una autonomía bestial y solo cuesta una cuarta parte que eso.

Por el precio que tiene no hay nada mejor en el mercado a día de hoy, y se lo recomiendo a todos los que quieran un smartwatch con funciones deportivas, pero no sean demasiado exigentes en la precisión de las pulsaciones.

Ver más
Xiaomi Amazfit Bip
Ver precio