No.1 DT 28, ¿un smartwatch a precio de pulsera de actividad?

Rubén Castro, 10 abril 2019

El No.1 DT28 es un smartwatch que tiene un precio ridículo, ronda los 25 €. Por lo que cuesta, tiene una buena relación calidad precio. El diseño es muy bonito y elegante. Los acabados son bastante buenos y tiene el certificado de resistencia al polvo y al agua IP68.

Posee las funciones habituales de recibir notificaciones, que se leen bastante bien gracias a su pantalla táctil de 1,54 pulgadas. Además, tiene acelerómetro para medir los pasos y un sensor óptico de ritmo cardiaco.

Lo malo es que los sensores no son todo lo precisos que me gustaría, por lo que solo recomiendo este reloj avanzado a aquellos que no quieran utilizarlo para monitorizar actividades físicas intensas.

No.1 DT28

✓ Tamaño: 46 x 51 x 12 mm
✓ Peso: 79 g con correa metálica, unos 55 g con correa de silicona
✓ Autonomía: Batería de 230 mAh, 7 días de autonomía
✓ Resistencia al agua: certificado IP68
✓ Pantalla: TFT de 1,54 pulgadas con resolución de 240 x 240 píxeles
✓ Posicionamiento: No tiene GPS
✓ Sensores: sensor óptico de frecuencia cardiaca, acelerómetro
✓ Conectividad: Bluetooth LE 4.2 (necesita Bluetooth 4.0 o superior)
✓ Funciones: contador de pasos, control de inactividad, monitor de sueño, calorías quemadas, distancia recorrida
✓ Smartwatch: compatible con iPhone y Android, notificaciones, sincronización, tiempo meteorológico

Me gusta

  • Diseño elegante
  • Una semana de autonomía
  • Sumergible hasta 50 metros

No me gusta

  • Algunas funciones no registran bien los datos
  • El brillo de la pantalla es bajo para exteriores

Diseño

  • Diseño bonito
  • Aparenta más de lo que cuesta

El DT28 tiene un diseño sencillo, pero elegante. Además, las dimensiones de la esfera son muy acertadas. Con 46 x 51 mm no resulta ni muy grande ni muy pequeña.

El grosor es de 12 mm y, aunque la versión con pulsera metálica no es demasiado ligera (79 gramos), no abulta ni molesta en la muñeca.

La correa es intercambiable y es de 22 mm de ancho. Medida muy habitual y de la que podrás encontrar cientos de recambios en internet.

La caja es de aleación de zinc y tiene unos acabados muy buenos. Y más si tenemos en cuenta el precio.

Cuenta con una pantalla táctil LCD TFT con un tamaño de 1,54 pulgadas y una resolución de 240 x 240 píxeles. Está protegida por vidrio templado y se ve muy bien en interiores, tanto a nivel de brillo, colores, como ángulos de visión. La densidad de píxeles es adecuada.

Se echa en falta algo más de brillo para ver la pantalla con claridad a plena luz del sol

En la parte trasera del smartwatch nos encontramos con el sensor óptico de ritmo cardiaco y con el conector de carga. Utiliza un cable especial con dos pines magnéticos.

Todo está bien sellado. Gracias a eso, este modelo cuenta con el certificado de protección al polvo y al agua IP68, por lo que lo podemos usar tanto en la piscina como en la playa.

El reloj se maneja con la pantalla táctil y los dos botones laterales

En el lateral derecho tenemos dos botones. El superior sirve para aceptar e iniciar una actividad, mientras que el inferior sirve como botón de “atrás”. Aun así, todo puede hacerse mediante la pantalla táctil que es bastante responsiva y cómoda de usar.

La sincronización con el móvil se realiza con Bluetooth 4.2 y utiliza la aplicación Fundo Pro disponible para Android e iOS. No es nada espectacular, pero hace su trabajo. Muestra la información recogida por el reloj, con un histórico para consultar nuestro progreso. Además, permite gestionar las notificaciones y otras funciones del reloj.

Funciones de actividad

  • pasos, horas y calidad de sueño y conteo de calorías funcionan bien
  • Las funciones para deportes fallan más

Cuenta con un acelerómetro que le permite medir con una precisión adecuada las actividades más tranquilas. Cuenta bastante bien los pasos dados durante el día, así como las calorías y las horas de sueño. Además, no hay que avisarle de cuándo te vas a dormir ni nada. Eso sí, para mi es demasiado grande para dormir cómodo.

La cosa cambia si lo utilizamos para monitorizar actividades más intensas como correr, ya que se vuelve bastante impreciso. El número de pasos lo mide bien, pero en el cálculo de la distancia se equivoca por mucho.

Al no tener GPS y depender únicamente del acelerómetro y de los algoritmos de cálculo interno, no podemos pedir que sea extremadamente preciso, pero es que marca alrededor del 40% menos de la distancia recorrida. Por ejemplo, si hago una carrera de 10 km, el reloj me marca que he hecho entre 5 y 7 km.

Sensor óptico de frecuencia cardiaca

Pero donde este reloj quiere destacar es en los sensores de medición de salud. Tiene pulsómetro, oxímetro, mide la presión sanguínea y hace electrocardiogramas…como el Apple Watch. Sin embargo, no funciona del todo bien. A ver, cuesta 25 € hay que ser realistas.

  • Lo que peor me ha funcionado es el sensor de frecuencia cardiaca. Para este reloj yo siempre tengo entre 60 y 80 pulsaciones. Da igual que esté tumbado en el sofá o que esté corriendo. Estoy exagerando un poco. Hay veces que me ha llegado a marcar 130 pulsaciones. Pero para que ese me marque 130 pulsaciones tengo que estar muriéndome a más de 170 pulsaciones reales (medidas con un Garmin).
  • El oxímetro parece que mide bien, pero no lo he podido comprobar a ciencia cierta.
  • El medidor de presión sanguínea lo clava muchas veces, pero otras falla por bastante. Quizás sea debido a la colocación del reloj. En mi caso lo coloco más o menos horizontal un poco más hacia el brazo que hacia la mano. Y mido tres veces. Quédate con las dos que coincidan…
  • Se supone que hace el electrocardiograma, pero no he encontrado la forma de verlo en la aplicación del móvil.

Toda la información de las actividades recientes se puede consultar mediante la pantalla del reloj, pero si queremos ver los datos de otros días o de otras actividades tendremos que usar la aplicación del móvil.

Otras funciones

  • No tiene micrófono ni altavoz
  • Las notificaciones no funcionan con todas las aplicaciones

Este modelo no cuenta ni con altavoz ni con micrófono, algo muy común incluso en relojes mucho más caros, por lo que no permite contestar llamadas ni música.

Desde la aplicación del móvil también podemos configurar las notificaciones, aunque en mi caso solo funcionan las de WhatsApp, las de llamadas y las de mensajes. No he conseguido que vayan las notificaciones ni de Gmail ni de Telegram.

También cuenta con funciones sencillas pero prácticas como el despertador, el cronómetro, la cuenta atrás, etc.

Una opción muy interesante es que permite controlar la reproducción multimedia desde el reloj. Esto lo he utilizado bastante y va bien.

Tiene otras funciones más “avanzadas”, pero que necesitan la conexión al teléfono para funcionar: previsión meteorológica, presión atmosférica, altitud e índice de luz ultravioleta. La previsión meteorológica y el nivel de luz ultravioleta funcionan correctamente, sin embargo, tanto la presión atmosférica como la altitud son completamente inservibles de momento, pero quizás haya una actualización de la aplicación móvil o del firmware del reloj que lo arregle.

Una cosa muy positiva es que, en el mes que llevo utilizando el reloj, he recibido dos actualizaciones de firmware. Esto demuestra que la compañía asiática NO.1 está trabajando en mejorar su smartwatch, algo muy poco habitual en dispositivos tan baratos.

Autonomía

  • Algo más de una semana de autonomía

El DT28 cuenta con una batería de 230 mAh. Que según el fabricante da para una autonomía de unos 7 días. Y es completamente cierto. Yo con el brillo a tope y con mediciones de la frecuencia cardiaca cada 10 minutos he tenido que cargarlo cada 7 u 8 días (apurando la batería).

Eso sí, como me molesta un poco para dormir, me lo quito la mayoría de las noches. Aunque no creo que afecte mucho a la autonomía, hay que tenerlo en cuenta.

La carga es rápida y tarda algo menos de 2 horas. Para ello utiliza un cable con dos pines que se adhiere de forma magnética a la parte trasera del reloj.

Parte trasera con los sensores y los pines de carga

Conclusión

El No.1 DT 28 lógicamente no es un reloj que se pueda comparar con los smartwatches más potentes de Samsung, Huawei o Apple. Y es que cuesta 10-20 veces menos…

La verdad es que yo lo veo como un reloj con algunas funciones avanzadas y que permite probar si te gusta eso de usar smartwatch en el día a día. A ver si te es cómodo, si le encuentras utilidad, etc.

Y todo por un precio de risa.

Si no te gusta lo puedes usar como reloj tradicional, el diseño es muy atractivo, moderno y clásico a la vez; o regalárselo a un sobrino o primo pequeño, que les va a encantar.

Por un precio que ronda los 25 €, no creo que haya ningún smartwatch mejor en el mercado.

Ver más
No.1 DT28
Ver precio