Análisis de los auriculares Razer Opus con cancelación activa de ruido

Jesús Sánchez, 26 enero 2021

Puede que Razer no sea la primera compañía en la que pienses cuando buscas unos auriculares de uso general, pero la verdad es que los Razer Opus son unos auriculares muy completos que tienen una relación calidad precio espectacular. Son cómodos, cuentan con una calidad de sonido excelente, el ANC es bastante bueno (aunque no el mejor) y cuestan bastante menos que la competencia.

Razer Opus

✓ Peso: 276 gramos
✓ Potencia: drivers dinámicos de neodimio de 40 mm
✓ Autonomía: hasta 25 horas escuchando música con ANC activado
✓ Tiempo de carga batería: 3,5 horas
✓ Rango de frecuencias: 20-20.000 Hz
✓ Conectividad: Bluetooth 5.0 , micrófono para manos libres, USB-C (solo carga)
✓ Códecs: SBC, AAC
✓ Cancelación activa de ruido: sí, configuración híbrida
✓ Tecnologías: A2DP, AVRCP, HSP, HFP

Me gusta

  • Excelente calidad de sonido
  • Relación calidad-precio
  • Latencia muy baja
  • Buen manos libres

No me gusta

  • El ANC no llega al nivel de los Sony o los Bose, pero para el precio que tienen los auriculares está muy bien

Diseño y comodidad

El diseño general de estos Razer Opus es bastante discreto y en la línea de otros auriculares con cancelación de ruido de la competencia. Son en su mayoría de plástico con una diadema y almohadillas de piel sintética suave y acolchada.

Las copas son un poco más pequeñas que las de los Bose QC35 o los Sony WH-1000XM4 y noto que me tocan las orejas lo que puede molestar a algunos. A mí me resultan bastante cómodas. Eso sí, la almohadilla de la diadema al principio está un poco dura y hay que usarlos unos días para que se ablande un poco y sea realmente cómoda.

A la izquierda las copas de los Sony XM4 y a la derecha la de los Razer Opus

Los auriculares tienen un peso de 276 gramos, unos 20 gramos más pesados que XM4 o los Bose NC 700. Aun así, se sienten bastante ligeros una vez puestos. Además, tienen un ajuste realmente bueno. Ejercen la presión justa y se acoplan a la forma de la cabeza como un guante.

La diadema es regulable en tamaño y los auriculares cuentan con unas bisagras para que se puedan plegar en un tamaño muy compacto. Gracias a eso se pueden guardar sin problemas en el estuche de transporte rígido. La caja parece bastante grande, pero no es más que un centímetro más ancha que la de los Sony XM4 y medio centímetro más gruesa. Por lo que es suficientemente compacta para llevarla a cualquier lado sin ningún problema. Además, tiene la ventaja de que el interior es más espaciosa que otras por lo que no tendremos que hacer malabarismos para guardar los auriculares junto con sus accesorios.

En la caja de transporte podemos llevar los auriculares junto a sus accesorios (cable USB-C, cable de 3,5 mm, adaptador de avión)

Las copas de los auriculares se pliegan en el sentido de los hombros, algo que agradecerá la mayoría de gente porque los auriculares se quedan planos al colocarlos en los hombros y son cómodos de llevar en esa posición. La otra alternativa es que queden planos al colocarlos en la mesa, pero es algo que prefiere menos gente normalmente.

En la copa derecha tenemos todos los cuatro botones y las dos conexiones de los auriculares, un USB-C y un conector analógico de 3,5 mm. Los botones están muy bien pensados porque son perfectamente identificables por su posición o por las diferentes alturas que tienen. Su uso es realmente fácil y no te equivocarás pulsando el botón que no es. Como he dicho, en total hay 4 botones, 2 de los cuales están dedicados a controlar el volumen. El botón central, el que tiene un icono de un círculo, tiene varias funciones:

  • Un toque breve: pausar o reanudar la reproducción; aceptar una llamada entrante o terminar la llamada actual; poner en espera una llamada entrante y poner en espera la llamada actual; terminar una llamada y pasar a la siguiente
  • Un toque mantenido: llamar al asistente del teléfono, rechazar llamadas entrantes o cambiar entre llamadas en espera
  • Doble toque: pasar a la siguiente canción
  • Triple toque: volver a la canción anterior
  • Mantenemos pulsado durante 5 segundos: activaremos o desactivaremos el modo juego
En la copa derecha tenemos todos los botones y todas las conexiones

Con el botón de encendido podemos:

  • Cambiar entre los modos de ANC encendido, modo ambiente y modo ANC apagado.
  • Entrar en el modo de emparejamiento cuando tenemos los auriculares apagados y mantenemos presionado durante unos segundos el botón de encendido. Los auriculares se encenderán primero y luego pasarán al modo de emparejamiento.
Un punto curioso es que Razer ha cambiado la disposición de los botones desde que presentó los auriculares el año pasado y eso no se refleja en la web ni en los vídeos explicativos de Razer, lo que puede confundir a los usuarios.

Los Razer Opus también detectan automáticamente cuando nos quitamos o ponemos los auriculares y desde la app del móvil podemos configurar la autopausa y el autoplay. La aplicación, en concreto, se llama Razer Opus y está disponible para iOS y Android. La app también nos permite actualizar el firmware, configurar el tiempo de autoapagado y la ecualización.

La app funciona bien, pero me preferiría que Razer tuviese una aplicación para todos sus auriculares y no diferentes aplicaciones sueltas.

Conectividad y audio

Podemos utilizar los Razer Opus mediante la conexión Bluetooth o bien conectando los auriculares mediante un cable analógico y la típica clavija de 3,5 mm que aún conservan algunos dispositivos.

La conexión Bluetooth es muy estable y no he tenido ningún corte en las dos semanas que llevo usando los auriculares. El único punto mejorable que he encontrado en este aspecto es que los auriculares no cuentan con el modo multipunto por lo que solo podemos estar conectados a un dispositivo a la vez. Desde mi punto de vista, el multipunto es muy cómodo cuando queremos estar usando los auriculares en el ordenador y de repente queremos escuchar algo en el móvil, pero puedo vivir sin ello.

Lo que sí que me parece más importante es el poco lag que tienen los auriculares. Aunque solo son compatibles con los códecs SBC y AAC, la latencia de los auriculares en modo normal es muy baja y se puede ver vídeo e incluso jugar a videojuegos. Sin embargo, los auriculares cuentan además con un modo juego que reduce más la latencia y hace que se noten como unos auriculares con cable. No se aprecia nada de retraso entre el audio y la imagen ni jugando a videojuegos competitivos.

Pero bueno, vamos a lo importante. ¿Cómo suenan?

Uno de los apartados estrella de los Razer Opus es el sonido ya que poseen la certificación THX. La certificación THX tiene en cuenta algunos de los apartados más importantes de la calidad del audio como son:

  • La frecuencia de respuesta: asegurar que las frecuencias altas, vocales y los niveles de graves estén bien equilibrados
  • La distorsión frente a la salida: puedan reproducir con facilidad contenido de alta resolución a volúmenes altos sin distorsiones
  • El aislamiento: THX pone a prueba la habilidad de los auriculares de aislar el audio y dejar fuera sonidos externos

Aunque THX fue comprada por Razer, la certificación se ha seguido a rajatabla y Razer ha tenido que realizar numerosos cambios en los componentes durante el proceso de certificación para obtener el sello de aprobación de THX. El resultado es una calidad de audio impresionante para unos auriculares de 200 euros.

Los auriculares montan unos drivers dinámicos de 40 mm de diámetro y tienen una respuesta en frecuencia de 20 a 20.000 Hz

Los graves son contundentes y con cuerpo, pero tienen una profundidad y claridad que normalmente no se encuentran en los auriculares de este rango de precios. Y esta es una de las tónicas de estos auriculares. Todo suena natural, preciso y con una gran claridad. Nada intenta robar el protagonismo, más bien al contrario, todas las frecuencias aportar su toque al sonido global.

Los medios tienen fuerza y nitidez. Además, la separación de instrumentos es excelente, al igual que la escena sonora. Podemos diferenciar claramente los instrumentos por separados, en capas, y no comprimidos ni entremezclados.

Los agudos son delicados y detallados, pero nunca llegan a ser duros ni, aunque aumentemos el volumen. Siempre conservan ese aire cálido y agradable.

En general, diría que los Razer Opus tienen una ecualización prácticamente perfecta para todos los usos. Es bastante plana salvo por los bajos que están un poco subidos, pero no roban protagonismo al resto de frecuencias. Además, el sonido global es muy claro y con una excelente separación de instrumentos.

Si quieres otro perfil sonoro, puedes utilizar la app de Razer para cambiar la ecualización.

La única pega que le puedo achacar en este aspecto es que no alcanzan un volumen demasiado alto, aunque, desde mi punto de vista, no tiene importancia. Y es que los auriculares cuentan con un sistema de cancelación de ruido activa o ANC, por lo que no es necesario que subamos el volumen para aislarnos del mundo. Algo que agradecerán la salud de nuestros oídos.

Los Razer Opus montan un sistema de cancelación de ruido híbrido, el de mejor calidad, y tres modos de funcionamiento: ANC activo, modo ambiente, ANC apagado (solo cancelación pasiva). El ANC no es regulable en intensidad, pero con un solo toque podemos activar el modo ambiente que reproduce el sonido externo dentro de los auriculares para simular que no llevamos puesto nada. La verdad es que el efecto está bien conseguido y apenas hay diferencia con el sonido externo real.

El rendimiento del ANC es bastante bueno, pero no llega a la altura de los Sony XM4 ni a los Bose 700. Aun así, elimina prácticamente todo el ruido de las frecuencias bajas, aunque no puede con todo el ruido de las frecuencias medias y las altas. De todas formas, en cuanto ponemos algo de música, aunque sea a volumen bajo, el ruido externo desaparece completamente.

Eso sí, si no estamos escuchando nada y estamos en un ambiente muy silencioso, podemos apreciar como el ANC introduce un ligerísimo hiss. Apenas se aprecia ni, aunque te esfuerces, por lo que ni siquiera lo he incluido en los puntos negativos.

En cuanto al manos libres, los micrófonos situados en las copas recogen la voz con bastante naturalidad y fuerza. Los auriculares sirven para realizar llamadas perfectamente y ningún interlocutor ha notado que estaba hablando en manos libres.

Pues va a resultar que Razer sabe hacer productos no gaming de calidad... Y se le da casi mejor

Autonomía

Según Razer, los auriculares tienen una autonomía de 25 horas con ANC activo. Sin embargo, a mí me duran cerca de 30 horas normalmente, aunque no tengo la cancelación de ruido todo el tiempo. Pero vamos, aunque no llegue a las 35 horas de los Sony, me parece una cifra realmente buena. La carga total de la batería tarda unas 3,5 horas y se realiza con un cable USB-C.

¿Se puede conocer el nivel de batería?

Cuando encendemos los auriculares, el led de estado brillará diferente en función del nivel de carga:

  • Verde estático: tiene suficiente carga
  • Rojo estático: la batería está baja
  • Rojo parpadeando: la batería está muy baja

Una vez en uso, escucharemos una notificación cuando la batería se encuentre en un nivel muy bajo. También podemos comprobar el nivel de batería desde la app o el menú Bluetooth del móvil o del PC.

Opinión

Los Razer Opus no son los auriculares con mejor cancelación de ruido del mercado, sin embargo, creo que sí que son los auriculares ANC con mejor relación calidad-precio.

Son ligeros, cómodos, su calidad de sonido es excelente y el manos libres y la autonomía son muy buenos. Además, tienen una cualidad compartida por muy pocos, su reducido lag. Y esto hace que se puedan usar para todo, desde escuchar música, pasando por ver películas, hasta para jugar a videojuegos… Son unos auténticos todoterrenos y, para rematar, cuestan menos que los modelos de la competencia. Creo que es la primera vez que digo algo similar de un producto de Razer.

Rivales

  • Sony WH-1000XM4: los Sony tienen mejor cancelación de ruido y su autonomía es mayor. En sonido prefiero la ecualización de los Razer Opus, aunque los Sony no son malos para nada. Lo peor es que los Sony cuestan prácticamente el doble que los Opus.
  • Bose QC35 II: son los auriculares más cómodos que he usado. Además, como tienen unos cuantos años, están bastante baratos. El ANC de los Bose también es un poco mejor que el de los Razer, aunque creo que los Razer tienen un sonido mucho mejor. Eso sí, los Bose no suenan nada mal tampoco.
  • MU6 Space 2: se parecen mucho a los Razer en cuanto a ANC y calidad de sonido. Sin embargo, los MU6 son un poco más grandes, aparatosos y pesados. Lo bueno es que de vez en cuando los rebajan y se pueden conseguir por 150 euros.
  • Bose 700: los Bose tienen un ANC impresionante y so sonido es muy bueno también. Sin embargo, son más caros, no se pueden plegar y tienen menos autonomía.
WikiVersus participa en el Programa de Afiliados de Amazon, por lo que algunos enlaces pueden generar una pequeña comisión sin ningún coste adicional para el usuario. Esto no afecta de ninguna forma a la independencia de nuestros contenidos.
Razer Opus
Ver precio