El Tronsmart Element Force asalta la gama media

Jesús Sánchez, 9 abril 2019

El Tronsmart Element Force es un altavoz de gama media que por 50-60 euros tiene características muy interesantes. El diseño no es nada espectacular, pero la construcción, que es lo importante, es buena.

Tiene un sonido con énfasis en los graves que gustará a la mayoría, aunque no a los más puristas. También destacan unas muy buenas frecuencias medias, quedándose los agudos algo más descolgados.

Si a esto le unimos la resistencia al agua IPX7, la capacidad de leer tarjetas microSD y la carga rápida, nos encontramos ante uno de los mejores altavoces en su rango de precios.

Tronsmart Element Force

✓ Dimensiones: 204 x 64 x 80 mm
✓ Peso: 780 gramos
✓ Potencia: 2 x 20 W
✓ Batería: 6.600 mAh
✓ Autonomía: unas 12 horas a volumen medio, unas 6 horas a volumen alto
✓ Tiempo de carga batería: unas 3 horas y media
✓ Resistencia al agua: IPX7
✓ Rango de frecuencias: 80 Hz - 18 kHz
✓ Conectividad: Bluetooth 4.2, micrófono para manos libres, 3.5 mm, lector tarjetas microSD
✓ Tecnologías: EDR, TWS

Me gusta

  • Sonido con bajos potentes. Medios muy buenos
  • Resistencia al agua IPX7
  • Lector de tarjetas microSD
  • Carga rápida

No me gusta

  • El sonido distorsiona a volúmenes altos
  • La autonomía podría ser un poco mejor

Diseño

  • Discreto
  • Lector de tarjetas microSD

El Tronsmart Element Force es un altavoz de tamaño mediano, aunque es un par de centímetros más grande que los altavoces de su gama.

Los materiales no llaman demasiado la atención, pero la construcción es muy buena. Se nota muy sólido y pesado. Hay que tener en cuenta que pesa unos 200 gramos más de lo normal, pero a mí no me ha molestado en absoluto al llevarlo en la mochila.

Frontal del Tronsmart Element Force

El altavoz está recubierto de goma blanda que se agarra perfectamente a cualquier superficie, perfecta para que no se resbale. Sin embargo, esta cualidad también tiene un punto negativo y es que es un imán para la suciedad. Tengo un montón de altavoces y este es el que más sucio está siempre. Y el más difícil de limpiar.

Es un imán para el polvo

Afortunadamente, es resistente al agua por lo que se puede lavar debajo del grifo sin problemas. Posee el certificado de resistencia al agua IPX7 que le permite sobrevivir hasta a un metro de profundidad durante 30 minutos.

Los botones, situados en la parte superior, tienen un poco de relieve, pero al ser negros es bastante difícil verlos sobre todo cuando hay poca luz.

Si mantenemos pulsados los botones de subir o bajar volumen podremos saltar canciones.

Con el botón M (de modo) podemos alternar entre el modo de reproducción Bluetooth (por defecto cada vez que se enciende), microSD y conexión externa por minijack de 3,5 mm.

Todos los modos funcionan correctamente, aunque me ha gustado especialmente la opción de usar una tarjeta microSD para reproducir música. Es algo que no se ve habitualmente y puede resultar muy cómodo.

Eso sí, yo he probado con una tarjeta de 64 GB y solo puedes pasar canciones de una en una… Afortunadamente, recuerda cuál es la última canción reproducida, por lo que continua automáticamente cuando lo encendemos.

El Element Force es resistente al agua

También tiene un botón con el que podemos seleccionar los 3 modos de ecualización predeterminados: extra de bajos (por defecto), efecto estéreo 3D (indicado por un led azul) y estándar (indicado por un led blanco).

En el lateral derecho tiene un enganche que se pliega para no molestar. Y en la parte trasera, protegidos por una tapa, encontramos los puertos USB-C de carga, ranura para tarjeta microSD y una entrada de línea.

Por último, también tiene micrófono para manos libres que funciona por Bluetooth y por NFC para vincular el smartphone con mayor facilidad.

Anilla para facilitar el enganche

Sonido

  • Los graves distorsionan un poco
  • Medios francamente buenos

Lo primero que vamos a ver es cómo se defiende en los diferentes rangos de frecuencia:

  • Los graves son potentes, aunque no demasiado apretados y pueden llegar a distorsionar un poco.
  • Los medios son realmente buenos y las voces se escuchan con calidez y textura.
  • Las frecuencias agudas están un poco más apagadas y se ven superadas, en importancia, por los medios.

Visto esto, tenemos tres configuraciones de sonido (ecualizaciones) diferentes que juegan con dichas frecuencias.

  1. Por defecto viene en Extra Bass, una configuración que hace especial hincapié en los bajos. Consiguiendo un sonido que suele gustar mucho, aunque no es demasiado preciso.
  2. La segunda configuración, estéreo 3D, consigue un efecto de espacialidad bastante interesante, aunque para mi gusto, demasiado exagerado. Una cosa que sí que me gusta es que potencia las frecuencias agudas, dándoles más protagonismo.
  3. El último modo es el estándar. Es un sonido un poco más plano y más equilibrado. La mayoría de la gente lo describirá como más soso, aunque en realidad es el modo que mejor sonido produce. Los graves están más contenidos y los medios pueden lucirse sin verse tapados. Aun así, el volumen es más bajo, por lo que si lo quieres comparar con los otros dos modos tendrás que subir el volumen un par de puntos.

Desde mi punto de vista, Tronsmart ha diseñado este altavoz pensando en el público que disfruta unos graves potentes y que no le importa que el sonido sea balanceado o no. Y creo que para ese público han acertado de pleno.

Los bajos llenan mucho y los medios aportan calidad al sonido. Es un sonido que gusta a casi todo el mundo desde el primer momento.

Sin embargo, si somos un poco puristas y nos gusta el sonido equilibrado notaremos como los graves invaden las frecuencias medias. Y en vez de un potente punch podemos escuchar un brum que se va difuminando… Si eres de los segundos, quizás es mejor que mires el Anker SoundCore Boost.

Pocos altavoces permiten el uso de tarjetas microSD

Hay que comentar que la regulación de volumen tiene pocos pasos. Por ejemplo, conectado a un ordenador el primer escalón va de 0 a 6 de volumen, mientras que la mayoría de los altavoces tiene un paso intermedio en 3. Esto significa que la regulación de volumen es un poco menos precisa y que si queremos escuchar el altavoz al mínimo, se escuchará algo más alto que otros modelos.

Según subimos el altavoz, el sonido mantiene calidad hasta que pasamos del 70%, a partir del cual el sonido empieza a distorsionar notablemente, llegando incluso a saturar, sobre todo en las frecuencias bajas, aunque las medias también pierden precisión. Las altas se ven menos afectadas en este caso.

El altavoz es bastante potente y casi nunca tengo que subir el volumen tanto. Aun así, no te dejes llevar por la potencia de 40 W, como ya sabes la potencia no es lo mismo que volumen máximo y el Element Force tiene un volumen máximo similar a otros altavoces de unos 20-30 W. Yo tengo más que de sobra, pero lo digo para que no te pienses que puede compararse con unos altavoces de salón de 40 W.

Batería

  • Unas 12 horas a volúmenes medios
  • Se carga en 3,5 horas

Aunque tiene una enorme batería de 6600 mAh, la electrónica debe consumir bastante para generar los potentes bajos y la autonomía final es bastante normalita, lo que no significa que sea mala.

A un volumen medio podemos esperar unas 12 horas de reproducción continua por Bluetooth, mientras que si subimos el volumen más allá del 70% tendremos para unas 5 o 6 horas de reproducción.

Unos 10 minutos antes de que la batería se agote y cada dos minutos aproximadamente empieza a sonar un pitidito y se enciende un led rojo en la parte superior que indica que tenemos que poner a cargar el altavoz.

Un punto positivo es que podemos reproducir música mientras estamos cargando el altavoz. Además, la carga es muy rápida (3,5 horas). Otros altavoces similares tardan más del doble.

Conclusiones

En general es un altavoz que me ha gustado bastante. Aunque yo personalmente prefiero sonidos más equilibrados, a nadie le amarga un dulce y los bajos coloreados del Tronsmart Element Force le dan un cuerpo muy agradable a la música comercial.

La construcción es buena y, aunque la autonomía no sea excepcional, la carga rápida y la capacidad de leer tarjetas microSD lo compensan.

Por si fuera poco, tiene TWS (True Wireless Stereo) por lo que puede sincronizarse con otro altavoz para conseguir un sonido estéreo real.

En definitiva, el Tronsmart Element Force es uno de los mejores altavoces del mercado en el rango de precio de los 50 €.

Tronsmart nos ha facilitado un cupón con un descuento del 10%: HNTLMPRY
Ver más
Tronsmart Element Force
Ver precio