La frecuencia cardiaca en reposo puede reflejar nuestra salud actual y futura

Rubén Castro, 11 octubre 2019

Una de las formas más fáciles y efectivas de comprobar nuestro estado de salud puede realizarse en solo 30 segundos y sin necesidad de ningún aparato. Nos referimos a la frecuencia cardiaca en reposo (FCR).

Como ya sabrás, la velocidad de los latidos del corazón varía en función de la actividad física, el estrés, las respuestas emocionales, etc. Por tanto, si conocemos la frecuencia cardíaca en reposo (número de latidos que tiene una persona mientras está relajada relajada) podemos conocer a cuánto estrés está sometido nuestro cuerpo.

Por ejemplo, si nuestra frecuencia en reposo suele ser de 60 pulsaciones por minuto y hoy ha subido a 70 sin haber cambiado ninguna variable externa (temperatura, emociones, esfuerzo físico, etc.) es muy posible que nos estemos poniendo malos.

Medirla es muy sencillo. Tan solo tenemos que colocar los dedos índice y medio en la muñeca (justo debajo del pulgar) o a lo largo de un lateral del cuello.

Los dedos índice y medio son los más sensibles a la presión
También podemos medir el pulso en el interior de los codos o en los tobillos o usando una pulsera de actividad barata como la Mi Band 4.

A continuación, cuenta el número de latidos durante 30 segundos (ayúdate de un reloj o un cronómetro) y multiplícalo por dos para obtener tus latidos por minuto.

Si quieres, puedes realizar la medición varias veces para asegurarte de que la lectura ha sido precisa.

¿Sabías que… el pulso y la frecuencia cardíaca en realidad son conceptos diferentes?

El pulso hace referencia a las veces por minuto que se expanden y contraen las arterias en respuesta al bombeo del corazón.

Mientras que la frecuencia cardiaca son las veces por minuto que el corazón bombea sangre.

Al final, como el pulso depende de la frecuencia cardiaca (las contracciones del corazón causan aumentos en la presión arterial, lo que provoca un incremento importante del pulso) ambos valores son exactamente iguales.

La medición del pulso es, por lo tanto, una medida directa de la frecuencia cardíaca.

Frecuencia cardiaca normal en reposo

La frecuencia cardiaca en reposo, cuando se considera en el contexto de otros parámetros, como la presión arterial, puede ayudar a identificar posibles problemas de salud. Lo habitual es que la frecuencia cardiaca en reposo para las personas mayores de 10 años esté entre las 60 y 100 pulsaciones por minuto (ppm).

Frecuencia cardiaca en reposo en función de la edad

EdadFrecuencia cardíaca normal
De 0 a 3 meses100 a 150 ppm
De 3 a 6 meses90 a 120 ppm
De 6 a 12 meses80 a 120 ppm
De 1 a 10 años70 a 120 ppm
Más de 10 años60 a 100 ppm
Las personas deportistas pueden tener una frecuencia cardiaca en reposo menor de 60 ppm.

Hay que tener en cuenta que los estudios asocian una frecuencia cardiaca en reposo más baja con una reducción de los ataques cardiacos. De hecho, hay investigaciones que han vinculado que los ritmos cardiacos en reposo cerca de la parte superior del rango de 60 a 100 pueden aumentar el riesgo de enfermedad cardiovascular e incluso la muerte temprana.

Otro estudio realizado en 2013 por la revista Heart hizo un seguimiento de la salud cardiovascular de unos 3,000 hombres durante 16 años y encontró que una frecuencia cardiaca en reposo alta se relacionaba con un peor estado físico y una presión arterial más alta. Los investigadores también descubrieron que mientras más alta sea la frecuencia cardiaca en reposo de una persona, mayor será el riesgo de muerte prematura. Específicamente, una FCR de entre 81 y 90 duplicaba la probabilidad de muerte, mientras que una frecuencia cardiaca en reposo superior a 90 la triplicaba.

La mejor forma de disminuir la frecuencia cardiaca en reposo es el ejercicio. Un estudio en el que participaron adultos de 55 años de edad concluyó que solo una hora a la semana de entrenamiento aeróbico de alta intensidad (alrededor del 66% del esfuerzo máximo) redujo la FCR de manera más eficiente que un esfuerzo de baja intensidad (33% del esfuerzo máximo).

También hay que tener en cuenta que una frecuencia cardiaca en reposo demasiado baja puede causar mareos o fatiga.

Factores que modifican la frecuencia cardiaca en reposo

La frecuencia cardiaca en reposo puede variar de manera normal dentro de estos rangos como consecuencia de algunos factores:

  • Enfermedad o sobre entrenamiento: cuando estamos afectados por una enfermedad o hemos sobreentrenado demasiado, el cuerpo se encuentra en una situación de estrés (luchando) en la que es necesaria una mayor aportación de sangre. Por eso, nuestra frecuencia cardiaca en reposo puede subir unas 10 pulsaciones con facilidad.
  • Temperatura: cuando las temperaturas (y la humedad) son altas, el corazón bombea un poco más de sangre para mejorar la regulación de temperatura del cuerpo. Por lo general la frecuencia aumentará en no más de cinco a diez latidos por minuto.
  • Medicamentos: algunos medicamentos como los betabloqueadores, bloquean la adrenalina y tienden a disminuir el pulso. Por contra, la medicación para la tiroides suelen elevarlo.
  • Tabaco: los fumadores suelen tener una frecuencia cardiaca en reposo mayor.
  • Emociones: si estás estresado o “extraordinariamente feliz o triste”, tu corazón puede latir algunas veces más por minuto.
  • Cafeína: la cafeína aumenta el número de pulsaciones por minuto e incluso puede causar palpitaciones.

Fuentes

  1. en.wikipedia.org
  2. ncbi.nlm.nih.gov
  3. ncbi.nlm.nih.gov
  4. sciencedirect.com
  5. ncbi.nlm.nih.gov
  6. ncbi.nlm.nih.gov
Ver más
WikiVersus puede usar cookies para recopilar estadísticas, optimizar la funcionalidad del sitio y ofrecerte publicidad basada en tus intereses. Si sigues navegando estarás aceptando su uso. Más información de nuestras políticas.