¿Cuáles son las temperaturas normales de la CPU y GPU mientras jugamos?

Rubén Castro, 19 febrero 2021

Aunque ya se han acabado las ofertas de navidad, en Cecotec (gran marca española de gadgets y pequeño electrodoméstico) están tirando la casa por la ventana y tienen ofertas en todos sus productos de más del 60%. ¡Corre que vuelan!

Quiero ver las mejores ofertas de Cecotec

Uno de los problemas más habituales en los ordenadores gaming es el sobrecalentamiento. Mantener el PC a temperaturas óptimas de funcionamiento puede beneficiar tu sistema de diferentes maneras, desde un mejor rendimiento hasta una mayor vida útil. Dicho esto, no siempre es fácil mantener el hardware frío, especialmente cuando exigimos mucho de los componentes como a la hora de jugar en verano.

Dicho esto, vamos a ver cuáles son las temperaturas normales de las CPU y GPU mientras estamos jugando, cómo controlar las temperaturas de nuestro sistema y, también, vamos a ver algunos consejos para mejorar la refrigeración del sistema.

¿Cuál es la temperatura normal de una CPU mientras jugamos?

Como la mayoría ya sabe, los juegos suponen un gran esfuerzo para los componentes del PC, especialmente para la CPU y la GPU. En la mayoría de los casos, esa potencia se traduce directamente en calor. Mientras juegas, tu hardware necesita funcionar a un ritmo más alto para asegurar que se cumplan los niveles de rendimiento. Así que, naturalmente, tus componentes se calientan mucho más.

Pero ¿cuál es la temperatura óptima de la CPU para jugar? La mayoría de procesadores de Intel tienen una temperatura máxima de 100°C, mientras que los de AMD rondan los 95°C. Esa es la temperatura máxima a partir de la cual el procesador puede sufrir daños, por tanto, nunca debe alcanzarse una temperatura tan alta. De hecho, los procesadores cuentan con diferentes sistemas de protección para no alcanzarla nunca (thermal throttling, autoapagado, etc.).

Afortunadamente, la temperatura media mientras jugamos con el ordenador suele ser bastante inferior si disponemos de un disipador de calidad y el ordenador está limpio. La temperatura media en juegos obtenida en pruebas por los usuarios se sitúa entre los 50 y 70°C. No pasa nada si es un poco más alta, pero esas son las temperaturas medias de sistemas bien refrigerados. Eso sí, no deberíamos superar los 80°C de manera continuada ya que puede acortar mucho la vida útil de nuestro procesador.

Gráfica de la degradación de una CPU

¿Cuál es la temperatura normal de una GPU mientras jugamos?

En el pasado, los juegos solían depender mucho más de la CPU. Sin embargo, gracias a algunos cambios de arquitectura en los motores gráficos ahora los juegos dependen mucho más de la GPU para conseguir una mayor velocidad de fotogramas.

AMD y Nvidia son dos marcas que llevan produciendo GPU desde que tengo uso de razón, y Nvidia, en su mayor parte, domina el mercado. Dicho esto, AMD ha nivelado el terreno de juego en los últimos dos años gracias a su última gama de GPU Navi. Gracias a la competencia entre las dos marcas, estamos viendo el lanzamiento de tarjetas mucho más potentes por parte de ambas. Lo cual es una gran noticia.

Esto tiene la implicación que los ensambladores de GPU deben prestar mucha más atención al diseño de la disipación para proporcionar una refrigeración aún mejor e intentar contrarrestar el calor extra que generan estas tarjetas.

En general, existen dos diseños diferentes de disipadores de tarjetas gráficas:

  • Diseño de turbina: cogemos aire por la parte frontal y por el ventilador, y se expulsa por la parte trasera. Este diseño es el recomendado en cajas pequeñas. Eso sí, suele ser más ruidoso y tiene temperaturas medias unos 5°C mayor que el siguiente diseño.
  • Diseño abierto: coger el aire de la parte inferior de la tarjeta y lo expulsa por todos los laterales. Este diseño funciona mejor con cajas amplias y bien refrigeradas. Aun así, es posible que aumente la temperatura en otras áreas como la RAM y la CPU.
Ejemplo de los diseños de disipadores de tarjetas gráficas

Las temperaturas máximas de las tarjetas gráficas son unos 15 grados más altas que las de los procesadores. Y de la misma forma, las temperaturas medias son también más elevadas.

Las temperaturas medias de las tarjetas gráficas varían mucho más que el de los procesadores, pero, según las pruebas, es normal que la tarjeta gráfica alcance temperaturas de entre 80 y 95°C mientras jugamos.

Consejos para controlar y mejorar la temperatura de nuestro ordenador

Medir y controlar la temperatura

Por supuesto, AMD, Nvidia, Intel y los fabricantes de placas base tienen sus propias utilidades que permiten comprobar la temperatura de tu CPU y GPU, entre otras muchas cosas. Suelen instalarse automáticamente junto con los drivers.

Ryzen Master Utility (AMD) e Intel Extreme Tuning Utility (Intel) son algunas de las utilidades más utilizadas y de mayor calidad disponibles. Estas te proporcionan casi todo lo que necesitas para ver las temperaturas de tu CPU -incluso se pueden usar para hacer overclocking.

En cuanto a otros programas, uno de los mejores es HWinfo.

También me gusta mucho el MSI Afterburner ya que tiene un overlay que permite ver muchísima información mientras jugamos. Seguro que lo has visto en muchas ocasiones viendo streamers. Por ejemplo, con el MSI Afterburner podemos ver la temperatura de la gráfica, la velocidad de los ventiladores, los FPS y mucho más en una esquina del monitor. Así podemos tener controlado nuestro PC mientras jugamos.

Si necesitas más alternativas, también te recomiendo OpenHardwareMonitor y SpeedFan para controlar las temperaturas de la CPU y la GPU. No sólo son gratuitos, sino que también son fáciles de usar.

Cómo mejorar las temperaturas

  • Asegúrate de que el flujo de aire en la torre o chasis del PC está bien optimizado. Esto significa que no esté obstruido por cables y que los filtros de aire estén limpios.
  • Monta más ventiladores en la caja, tanto metiendo como sacando aire. Eso sí, no pongas ventiladores por poner. Siempre ponlos en los lugares donde tiene sentido acelerar el flujo del aire.
  • Limpia el polvo de todos los ventiladores y disipadores. Una de las principales causas del exceso de calor es la acumulación de polvo. Puedes soplar, usar aire comprimido o una pera de fotógrafo. También debes limpiar el polvo de los filtros y no te olvides de limpiar el polvo de la fuente de alimentación.
  • Cambia la pasta térmica. Si hace años que no has cambiado la pasta térmica de la CPU y la GPU, lo más probable es que sea el momento de cambiarlas.
  • Haz undervolting. Puedes mejorar las temperaturas de tu ordenador bajando el voltaje al que funciona tu CPU y GPU. De esta manera mantendrás el mismo rendimiento consumiendo un poco menos de energía, lo que se traduce en menor calor generado.
  • Disminuye el overclock durante los meses de verano. El overclocking es una de las formas más rápidas y sencillas de aumentar la temperatura interna de tu hardware. Muchas tarjetas gráficas y muchas placas base traen incorporados perfiles de overclock que podemos cambiar en unos segundos para disminuir la temperatura en los meses más calurosos.
  • Cambia el disipador o la caja por modelos con mejor refrigeración. Quizás te interese echarle un vistazo a los mejores disipadores para CPU y a las cajas con mejor flujo de aire.
Ver más
WikiVersus puede usar cookies para recopilar estadísticas, optimizar la funcionalidad del sitio y ofrecerte publicidad basada en tus intereses. Si sigues navegando estarás aceptando su uso. Más información de nuestras políticas.