Qué es el thermal throttling y cómo evitarlo

Mario Cruz, 22 julio 2018

El thermal throttling es un mecanismo de protección que hace que un componente funcione más lento para evitar daños por sobrecalentamiento.

Como ya sabemos, los componentes electrónicos son muy sensibles a las temperaturas y pueden estropearse con facilidad si éstas aumentan demasiado.

Cómo afecta el Thermal Throttling

Normalmente los componentes tienen dos límites de temperatura:

  1. El primer mecanismo de defensa es el de reducir la frecuencia de funcionamiento del componente, con lo que el rendimiento se ve disminuido.
  2. El segundo es el valor límite a partir del cual se apaga el componente para evitar daños y con ello, normalmente, se apaga el ordenador completo.

Por eso, el thermal throttling puede llegar a ser muy problemático en equipos mal refrigerados. Cosa muy habitual, por ejemplo, en ordenadores portátiles antiguos. Donde la suciedad ha ido atascando los conductos de ventilación y donde la pasta térmica degradada no conduce bien el calor hacia el disipador.

Es importante mantener limpio el interior del PC

El caso más extremo de thermal throttling que he visto le pasaba al portátil de un amigo. El equipo montaba un i7 antiguo y una gráfica dedicada. Era una bestia de mucho cuidado…

Pues bien, el portátil arrancaba rápido. Al principio iba de maravilla, pero al cabo de 5 o 10 minutos se notaba que cada vez le costaba más.

Abrir pestañas nuevas poco a poco se convirtió en una odisea hasta que se hizo inusable. Por lo que procedimos a reiniciarlo…

¡Tardó casi 30 minutos apagarse y en volver a iniciarse! Y todo por culpa del thermal throttling.

Después, decidimos abrir el portátil (cosa nada fácil en algunos modelos) y limpiamos los ventiladores y le cambiamos la pasta térmica al disipador. ¿Resultado? El ordenador va como nuevo.

Como ves, los efectos del thermal throttling pueden llegar bastante molestos…

¿A qué componentes afecta?

Los componentes más afectados por thermal throttling suelen ser la CPU (procesador) y la GPU (la tarjeta gráfica), sin embargo, hay otros componentes como los discos SSD que también se ven afectados de vez en cuando.

Como ya hemos visto, la CPU es el componente que sufre thermal throttling de manera más habitual. De hecho, puede pasar incluso en ordenadores nuevos, sobre todo en portátiles. Y también cómo no, en los ordenadores más pequeños y portátiles que tenemos, los teléfonos móviles.

Muchos procesadores de dispositivos móviles pueden funcionar al 100% de rendimiento solo durante unos segundos mientras la temperatura está en unos niveles razonables.

Con la carga de trabajo, el procesador se va calentando y si no se disipa el calor suficiente, llega el temido thermal throttling, que reduce el rendimiento para que el componente no sufra daños.

Por eso, muchos teléfonos nuevos cuentan con refrigeración líquida, como el Pocophone F1, para mejorar la disipación del calor.
Disipador de CPU

Si, aun aplicando la reducción de velocidad, las temperaturas siguen subiendo, lo habitual es que los componentes tengan un segundo sistema de protección…auto apagarse.

¿Cómo podemos evitar el Thermal Throttling?

Como ya sabes, lo importante es bajar la temperatura de los componentes, por lo que para ello podemos:

  • Mejorar la refrigeración:
    • Limpiando los componentes antiguos (ventiladores, disipadores, filtros de polvo de la caja, etc.).
    • Cambiar la pasta térmica.
    • Sustituirlos por otros con mayor capacidad de disipación o comprar otros más potentes. A los portátiles también les podemos comprar una base de disipación.
    • Reordenar los cables para mejorar el flujo de aire.
    • Reubicar el ordenador. Ten en cuenta que la temperatura ambiente (verano, invierno) también afecta al PC. Intenta no colocarlo cerca de radiadores y que no le dé el sol directamente.
  • Bajar el voltaje del componente: esta técnica, también conocida como undervolt permite que el componente consuma menos electricidad, lo que se traduce en una menor generación de calor. Este método tiene el beneficio de que, al consumir menos, se aumenta la autonomía de la batería.
Hay que recordar que el tener activada la protección de thermal throttling puede afectar negativamente al overclocking, por lo que la mayoría de las veces se recomienda desactivarlo si vamos a hacer OC al sistema.
Ver más
WikiVersus puede usar cookies para recopilar estadísticas, optimizar la funcionalidad del sitio y ofrecerte publicidad basada en tus intereses. Si sigues navegando estarás aceptando su uso. Más información de nuestras políticas.