Sony WF-1000XM3: cuando la calidad de sonido es más importante que la cancelación de ruido

Jesús Sánchez, 28 octubre 2019

Los Sony WF-1000XM3 son unos auriculares Bluetooth que son capaces de producir un sonido de muchísima calidad. Además, su diseño es muy cuidado y cuentan con cancelación activa de ruido. La cancelación no es tan espectacular como la de los WH-1000XM3, pero sí que se agradece, sobre todo en las frecuencias bajas. Su mayor inconveniente es que, debido a su forma, pueden no resultar cómodos en función de la forma y tamaño de nuestra oreja.

Sony WF-1000XM3

✓ Peso: cada auricular 10 gramos, 130 gramos con la caja
✓ Potencia: driver dinámico de 6 mm
✓ Autonomía: 6 horas con ANC activado, unas 24 horas con la caja
✓ Tiempo de carga batería: 1,5 horas los auriculares, 3 horas la caja
✓ Conectividad: Bluetooth 5.0, micrófono para manos libres, conexión USB-C (solo carga)
✓ Tecnologías: cancelación de ruido activa (ANC) y pasiva, HSP, HFP, A2DP, AVRCP
✓ Otros: sensor de proximidad, AAC, SBC

Me gusta

  • Calidad de sonido
  • Aislamiento pasivo
  • Cancelación activa de ruido
  • Carga rápida
  • Sensor de proximidad
  • Buena autonomía
  • Poco lag

No me gusta

  • Pueden no resultarles cómodos a todo el mundo
  • La caja es algo grande
  • No soporta aptX ni LDAC
  • No son resistentes al agua
  • No se puede controlar el volumen desde los auriculares

Diseño

  • Excelente construcción y apariencia
  • Detalles cuidados
  • No son los más recomendables para hacer deporte
  • No permiten controlar regular el volumen desde los auriculares

Los Sony WF-1000XM3 son unos auriculares especiales. Se nota desde que los sacamos de la caja y vemos que vienen con 7 pares de almohadillas (eartips) diferentes para que se adapten perfectamente a nuestro oído.

La caja de transporte tiene unos acabados acabados premium muy buenos. Es de las pocas que no parecen estar hechas de plástico barato. El exterior está recubierto de goma aterciopelada que da gusto tocarla, pero que creo que no va a resistir bien el paso del tiempo si no la tratamos con mucho cuidado. Con las llaves ya les he hecho una pequeña rayita y no estuvieron en el mismo bolsillo de la mochila ni 30 minutos. Además, se quedan las marcas de la grasa de los dedos con mucha facilidad.

La caja es más grande de lo normal, pero mucho más pequeña que la de los Powerbeats Pro. Desde mi punto de vista, se puede llegar a llevar en el bolsillo del pantalón en algún momento puntual, pero resulta algo incómoda.

La caja de los Sony WF-1000XM3 es más grande que la de los Airpods, pero más pequeña que la de los Powerbeats Pro

Los auriculares también son algo más grandes de lo normal, pero una vez puestos quedan bastante discretos.

Sin embargo, la mayor diferencia con otros modelos es que se meten mucho en el canal auditivo, lo que tiene varias consecuencias importantes:

  • Aíslan muy bien de manera pasiva del ruido exterior.
  • Es más difícil que les sean cómodos a todo el mundo. Tendrás que probarlos para ver que te resultan cómodos y que no se te mueven. Al menos Amazon tiene una buena política de devoluciones…
  • Se mueven y se salen cuando movemos la boca. He notado que, si mastico con ellos puestos, poco a poco se van moviendo y los tengo que recolocar.
  • También se mueven de su sitio si corremos, saltamos o movemos la cabeza mucho. Además, hay que tener en cuenta que no tienen ningún certificado de resistencia al agua ni al sudor, por lo que no los recomiendo para hacer deporte. Para este menester los mejores son los Powerbeats Pro. Aun así, no he tenido ningún problema con ellos a la hora de hacer musculación en el gimnasio. De hecho, son muy cómodos por el aislamiento y la cancelación activa de ruido.
La parte que se introduce en el oído es más larga de lo habitual
Debido a su forma, para colocarlos correctamente los tenemos que meter en el oído y luego girarlos un poquito hacia arriba. De esta manera se nota que encajan mejor y son más cómodos.

Un detalle que me ha gustado mucho es que, aunque la parte exterior de los auriculares es de plástico duro, la interna tiene un acabado más gomoso que mejora la comodidad y el agarre. En la parte interna también encontramos un sensor de luz que sirve para detectar cuándo nos ponemos o quitamos los auriculares y reanuda o pausa la reproducción de manera automática.

En la parte exterior tenemos el control táctil, los micrófonos para la cancelación activa de ruido y un led de estado.

Parte externa de los auriculares

El led tiene una luz azul que parpadea rápido cuando los auriculares están sin emparejar con el móvil, lento cuando están emparejados y que se apagan cuando los ponemos en la oreja.

El control táctil puede configurarse desde la aplicación móvil de Sony, y por defecto sirve para:

  • Si tocamos el auricular derecho una vez, pausaremos o reanudaremos la reproducción.
  • Si pulsamos dos veces, pasaremos a la siguiente canción.
  • Si pulsamos tres veces, volveremos a la canción anterior.
  • Si mantenemos pulsado el auricular derecho llamaremos al asistente de nuestro teléfono.
  • Si tocamos el auricular izquierdo, iremos cambiando entre los diferentes ajustes del nivel de cancelación de ruido que hayamos configurado en la aplicación móvil.
  • Si mantenemos pulsado el auricular izquierdo, se apagará la cancelación de ruido para que podamos oír los sonidos del exterior.
Si te has fijado bien, falta una de las funciones más importantes desde mi punto de vista, el poder regular el volumen desde los propios auriculares. Por desgracia, tampoco podemos configurarla desde la aplicación móvil. La verdad es que se puede vivir sin ello, pero lo sigo echando en falta.

Los controles tienen una sensibilidad muy acertada y no suelo fallar ni haciendo tres pulsaciones seguidas. Además, otro detalle que me gusta mucho es que los controles táctiles se desactivan automáticamente cuando sacamos los auriculares de los oídos. De esta manera se evitan muchas pulsaciones accidentales. Son pequeños detalles, pero que se agradecen en unos auriculares tan caros.

Led azul de estado

En cuanto a conectividad, utilizan Bluetooth 5.0 y tienen una diferencia importante respecto a los auriculares TWS baratos: los dos auriculares se conectan directamente al móvil, no hay un maestro y un esclavo. Esto hace que la conexión sea más estable y, aún más importante, tenga menos latencia.

No he notado ninguna falta de sincronía viendo vídeos en Netflix, Prime Video ni en YouTube. Jugando a algunos juegos sí puedes llegar a notar algo de retraso, pero es bastante pequeño. Lo que me habría encantado es que hubiesen implementado mejores códecs, como aptX o LDAC, para mejorar la calidad de audio y reducir aún más la latencia.

Aunque no se pueden conectar a dos dispositivos a la vez (multipairing), son bastante prácticos de utilizar porque cambiar de un dispositivo a otro es muy fácil:

  1. Como tienen NFC, al acercar un móvil con NFC se emparejan automáticamente.
  2. Podemos conectarlos directamente desde el dispositivo fuente. Me explico. Por ejemplo, si tengo los auriculares conectados con el móvil y quiero escucharlos en el ordenador (ya emparejado anteriormente), puedo forzar la conexión desde el ordenador. No tengo que ir al móvil y apagar el Bluetooth para que los auriculares se queden libres y luego conectarlos al PC.

Por último, el manos libres funciona bien en interiores, pero en exteriores el resultado no es tan bueno. Se pueden utilizar, pero el volumen es algo inconsistente debido a todo el procesado. A veces la voz se escucha clara y con buen volumen y otras muy baja. Los Airpods o los Jabra Elite 65t se escuchan bastante mejor en este aspecto.

Audio

  • Sonido balanceado
  • Muy buena nitidez

Aunque la característica por la que son más conocidos los WF-1000XM3 es por la cancelación activa de ruido, creo que su mejor virtud es la calidad de sonido.

Se escuchan fenomenal. Para tratarse de unos in-ear me ha sorprendido que la escena sonora es bastante amplia. Si a eso unimos una buena separación de instrumentos y el gran aislamiento e inmersión, obtenemos que estos WF-1000XM3 están a otro nivel respecto a los Airpods o a los Powerbeats Pro.

El sonido es bastante balanceado y muy bueno en todos los rangos de frecuencias

Los graves son potentes y tienen definición. Son perfectos para todos los géneros musicales, porque aportan mucho cuerpo a la música, pero no quitan protagonismo a las voces ni a los instrumentos. Por ponerles una pega, podrían tener un poco más de recorrido hacia abajo.

Los medios son excelentes. Quizás están un poco subidos, pero me encantan como suenan. Las voces y los instrumentos suenan con una fuerza impresionante, pero además son precisos y tienen buena textura.

Los agudos también suenan muy bien. Tienen una respuesta plana, pero con una claridad y nitidez increíbles. Los platillos, los chasquidos de dedos, etc. se escuchan como si los tuvieras ahí mismo. Lo único malo es que, al ser tan analíticos, pueden llegar a fatigar si escuchamos música con mucha complejidad en las frecuencias altas.

En cuanto a volumen máximo, se escuchan bastante alto. Además, con el buen aislamiento y cancelación, no suelo tener que subir el volumen del 50%. Eso sí, tampoco son los auriculares in-ear que más alto se escuchan.

Por cierto, el sonido cambia un poco si tenemos activada o no la función ANC. Con la cancelación de ruido activa la escena sonora se reduce un poco y los graves pierden algo de recorrido, aunque suenan algo más potentes.

Cancelación de ruido

  • La cancelación de ruido se nota, pero está un par de pasos por detrás de los auriculares de diadema

La cancelación activa de ruido (ANC) funciona bastante bien, pero no está al nivel de los auriculares de diadema Sony WH-1000XM3 o Bose 700. Ni siquiera alcanzan a los Bose QC35 II.

Teniendo eso en cuenta, hay que decir que cancelan muy bien el ruido de sonidos graves como el del aire acondicionado, el del compresor del frigorífico, ruido de motores de coche, etc. Sin embargo, no bloquean tan bien los ruidos más agudos como las voces.

Yo siempre los utilizo con el ANC encendido. La diferencia es muy sutil, pero se nota. Te quita un poco de ruido externo y la inmersión es mejor. Con esto quiero decir que el ANC de los Sony WF-1000XM3 es útil, pero no te lo compres solo por eso. Si tu prioridad es la cancelación de ruido mejor mira modelos de diadema.

El ANC de los Sony WF-1000XM3 se nota, pero no es como con el de los Sony WH-1000XM3, que es una auténtica pasada

También tengo que comentar que si activamos el ANC en un ambiente sin ruido y sin reproducir música, podemos escuchar poquito de hiss, aunque en cuanto reproducimos algo es totalmente inaudible.

Cuentan con la funcionalidad muy útil llamada Quick Attention que baja el volumen de la música y amplifica el sonido del exterior poder escuchar con mayor claridad los sonidos que nos rodean sin tener que quitarnos los auriculares. Viene muy bien por si nos habla alguien o queremos escuchar la megafonía del tren. Para activarlo tan solo tenemos que mantener pulsado el sensor táctil del auricular izquierdo. Muy cómodo.

Autonomía

  • Buena autonomía
  • Carga rápida

Los auriculares tienen una autonomía bastante buena de 6 horas con la cancelación activa de ruido. Si apagamos el ANC podemos estirar la batería de los auriculares hasta las 8 horas.

Además, la caja permite cargar los auriculares unas 3 veces, por lo que la autonomía total va de las 24 a las 32 horas.

Para ahorrar batería, podemos configurar el tiempo de autoapagado desde la app móvil

La caja se carga por USB-C, no tiene carga inalámbrica, y dispone de carga rápida para los auriculares. En 10 minutos de carga es capaz de darles 90 minutos de autonomía.

Conclusiones

Los Sony WF-1000XM3 son unos auriculares Bluetooth con una excelente calidad de sonido y que además cuentan con cancelación de ruido activa. Pero quiero destacar eso, que la cancelación de ruido es una característica más, no la más importante. No te los compres solo por la cancelación de ruido.

La calidad de construcción es muy buena y se nota que están bien diseñados. El resultado es que yo los uso muchísimo porque son los auriculares de este tipo con mejor sonido que he escuchado; y además la cancelación de ruido ayuda a mejorar el aislamiento y la inmersión.

Su mayor inconveniente, a parte del precio, es que debido a su forma no encajarán bien en todos los oídos.

Sony WF-1000XM3 vs Apple Airpods

Los Sony están a un nivel superior en todo. Bueno, en casi todo. Los Airpods ganan en un mejor manos libres, su caja es más pequeña y son un poco más baratos.

Sin embargo, los WF-1000XM3 son más bonitos, la calidad de audio está a años luz y el aislamiento pasivo y la cancelación activa hacen que la inmersión sea muy superior.

Por la poca diferencia de precio que hay, creo que merecen mucho más la pena los Sony.

Ver más
Sony WF-1000XM3
Ver precio
WikiVersus puede usar cookies para recopilar estadísticas, optimizar la funcionalidad del sitio y ofrecerte publicidad basada en tus intereses. Si sigues navegando estarás aceptando su uso. Más información de nuestras políticas.