Análisis de la plancha Karmin G3 Salon Pro

Alicia, actualizado a 6 septiembre 2018

La Karmin G3 Salon Pro es una plancha que compite con la ghd V, tanto en calidad de construcción como en acabados. La Karmin destaca por poder regular la temperatura y por incluir en el precio una práctica bolsa termorresistente de transporte.

Karmin G3 Salon Pro

✓ Placas: Placas basculantes hechas completamente (no solo recubiertas) de cerámica con turmalina
✓ Tecnología: Generador de iones negativos y calor infrarrojo
✓ Temperatura: Variable entre 120 y 238 ºC
✓ Cable: De 3 metros completamente giratorio (360º)
✓ Red: Clavija española (tipo C) con multivoltaje (100-240 V)
✓ Accesorios: Incluye una funda térmica protectora
✓ Funciones: Apagado automático
✓ Garantía: 3 años de garantía con el fabricante

Nos gusta

  • Relación calidad-precio
  • Temperatura regulable
  • Placas 100% de cerámica con turmalina
  • Incluida funda termorresistente

No nos gusta

  • Tarda más en calentar que las ghd
  • Parece que el control de calidad es peor que ghd

Diseño y construcción

  • Muy buenos acabados, al nivel de ghd
  • Control de temperatura

La plancha Karmin G3 Salon Pro viene en una elegante caja, acompañada por una funda termorresistente muy útil, tanto para transportarla, como para poder dejar la plancha encima de una mesa cuando está caliente, sin riesgo que la dañe.

Plancha y funda ignífuga (resistente a la temperatura)

Al coger la plancha, lo primero que se nota es lo bien construida que está. Los materiales parecen de buena calidad y, aun así, la plancha es muy ligera.

Mi plancha es de color blanco marfil y tiene un brillo precioso cuando la miras de perfil. También está disponible en color negro, morado, rosa y azul. El blanco queda muy bonito y elegante, y si me apuras, es, desde mi opinión, el color más “sofisticado”.

Las placas están hechas enteramente de cerámica con turmalina, a diferencia de las ghd, que son de aluminio con recubrimiento cerámico. Es importante resaltarlo, porque la cerámica con turmalina tiene capacidad piro eléctricaref que genera iones negativos que ayudan a disminuir el encrespamiento del cabello y, también, dicen que ayuda a sellar la cutícula.

Las placas, por supuesto, son basculantes para que se adapten mejor a cada mechón y de esta manera deslizan más suave y aplican de manera más homogénea el calor.

Placas oscilantes hechas al 100% de cerámica con turmalina

En el interior del mango se encuentra situado el control de temperatura que, también sirve para encender y apagar la plancha. Está situado en una posición en el que es dificilísimo, por no decir imposible, modificar la temperatura de manera accidental. Sin embargo, hay algunas cosas que creo que podrían ser mejorables:

  • La temperatura viene en grados Fahrenheit, no en grados centígrados. Y se puede regular desde los 250 ºF (unos 120 ºC) hasta 460 ºF (unos 240 ºC). No es un gran problema, porque enseguida le coges el truco y con poner la misma temperatura siempre es suficiente, pero sí que es algo que al incómoda al principio.
  • Al estar en el interior, la serigrafía es pequeña. Yo no tengo problema, pero a mi madre le cuesta un poco ver los números. Ella prefiere las planchas que tienen la temperatura en un display en el exterior, porque suelen verse mejor.
Regulador de temperatura

El cable es muy largo. Además, como es obvio, tiene giro de 360º, sin ningún tipo de atasco en el recorrido. Por lo que resulta muy cómodo y, así, podemos usar la plancha en cualquier posición.

Cable de 3 metros y giro 360º

Además, se ve muy bien hecho, es grueso y da la impresión de que va a aguantar los tirones accidentales sin ningún problema. Por cierto, tiene enchufe europeo y la plancha es multivoltaje, por lo que nos la podemos llevar de viaje por todo el mundo sin temor a que se nos estropee (siempre que tengamos el enchufe de viaje adecuado).

Por último, remarcar que si vamos a la página oficial de Karmin, podemos registrar nuestra plancha y obtener los 3 años de garantía (desde el momento de la compra).

Funcionamiento

  • Desliza muy suave
  • No arranca ni rompe el cabello

Se enciende girando y seleccionando la temperatura adecuada. En mi caso, que tengo el pelo fino, suelo poner la temperatura a 360 ºF, que son unos 182 ºC. Es una temperatura que me gusta, porque es lo suficientemente alta para alisar el pelo rápidamente, pero es lo suficientemente baja para no dañarlo.

Guía de temperatura Fahrenheit y Celsius (centígrados)

Centígrados (ºC)Fahrenheit (ºF)
120248
160320
180356
190374
200392
210400
220428
230446
240464

Verás que se está calentando, porque hay una luz roja que parpadea. Cuando alcanza la temperatura adecuada, la luz se queda fija y ya podemos empezar. Se calienta bastante rápido, aunque no tanto como las ghd, aunque no veo mayor problema, porque tarda menos en calentarse que yo en echarme el protector térmico…

Otra cosa que me gustaría resaltar, es que hay veces que la luz vuelve a parpadear y eso es porque las placas de la plancha han perdido temperatura y se están volviendo a calentar.

A mí, con mi pelo, me pasa poco, pero una amiga mía, que tiene el pelo mucho más grueso y que probó la plancha casi al máximo (230 ºC), sí que tenía que esperar unos segundos entre mechón y mechón para que la plancha recuperarse la temperatura de nuevo.

Es una cosa que nunca habíamos notado con las ghd. En las que puedes planchar todo lo que quieras y nunca baja la temperatura. Es algo importante, sobre todo si tienes el pelo muy grueso, porque puede resultar un poco molesto, si usas una temperatura muy alta y tienes que esperar cada poco a que se caliente.

A la hora de planchar el pelo, lo que más noto es lo fácil que se desliza la plancha. No da ni un tirón.

Por comparar, la ghd V Gold, va igual de suave, sin embargo, las Corioliss que he probado (C2 y C3) tiran un poquito más. Al igual que modelos más baratos, tipo Remington, Rowenta, BaByliss…

Se desliza muy suavemente

Y créeme, se nota un montón. De hecho, probé un día a plancharme media melena con una Corioliss C2 y la otra mitad con la Karmin; y se podía ver en el suelo la cantidad de pelo que arrancaba la una y la otra. Y la parte de la C2 parecía un campo de batalla, lleno de pelos arrancados y rotos. Bueno, quizás estoy exagerando, pero sí que se nota mucho. Sin embargo, con la Karmin apenas vi cabellos en el suelo.

Otra cosa muy interesante, es que el aislamiento es muy bueno. Creo que el mejor de todas las planchas que he probado. Tanto en la parte del mango, como en la zona exterior de las placas es, incluso, mejor que las ghd. Gracias a ello, es mucho más cómodo usar la Karmin, porque nunca te quemas. Ni cogiéndolas por encima de las placas, por si quieres hacer un poquito más de fuerza para conseguir algún detalle más definido.

Sin embargo, esto tiene un contra, y es que para hacer ondas hay que subir un poco más la temperatura de las placas. Aunque, tampoco es mayor problema. Yo las suelo subir a 400 ºF que son como unos 210 ºC cuando me hago ondas y quedan igual o mejor que con las ghd. Es lo bueno de tener temperatura regulable.

Como cabía esperar de una plancha profesional, el acabado final es muy bueno…Pero eso sí, tampoco va a ser nada milagroso. No vas a notar ni más brillo, ni mayor duración, ni tampoco menor encrespamiento que con otras planchas de similar rango (ghd V Gold, Corioliss C2 y C3). De hecho, ya he comprobado que, para conseguir acabados perfectos, depende más de la técnica y de los productos que usemos (protector térmico y serum).

Acabados muy buenos y sin maltratar el pelo

Por eso, lo que más me gusta, sin lugar a dudas de la Karmin, es que me puedo planchar el pelo siempre que quiera, porque no me daña el pelo tanto como otras planchas. Además, si te planchas el pelo con frecuencia (varias veces a la semana), con otras planchas, se nota que el pelo va quedándose áspero. Eso no pasa con la Karmin, se mantiene suave y brillante.

Opiniones sobre la Karmin G3 Salon Pro

La Karmin G3 Salon Pro no es una plancha precisamente barata, pero, desde mi punto de vista, es una muy buena inversión.

La plancha no pesa nada, traer funda térmica y las placas deslizan estupendamente, sin tirones y sin romper el pelo. Además, al poder regular la temperatura puedes adaptar la cantidad de calor a tu tipo de pelo. Y eso, es lo que más me gusta de la Karmin, que no maltrata el pelo.

Rivales

  • ghd V: la ghd V, desde mi punto de vista, mantiene mejor la temperatura constante de las placas, por lo que si tienes el pelo grueso es más cómoda; y puedes acabar en menos tiempo. Sin embargo, no tienen regulación de temperatura, lo cual es tanto una ventaja como un inconveniente:
    • Ventaja: porque es más cómodo y seguro para las personas que desconocen qué temperatura usar.
    • Desventaja: porque no podrás regular la temperatura en función de tu cabello.

Por eso, si tienes el pelo frágil, te recomendaría la Karmin, ya que puedes usar una temperatura más baja (la ghd funciona a una temperatura de unos 185 ºC).

Respecto al precio, ambas suelen costar lo mismo, pero hay que tener en cuenta que trae una funda termorresistente, no es así en el caso de la ghd. Que son como unos 20 €. Por lo que la relación calidad precio es un poco mejor en la Karmin.

  • Corioliss C2 y C3: ambos modelos son iguales a nivel práctico y suelen ser más baratas que la Karmin. Sin embargo, si tienes dinero para comprarte la Karmin o la una ghd, no te recomiendo las Corioliss. Sus placas de titanio son más grandes, aunque quizás demasiado para las melenas normales y la superficie de las placas no desliza tan bien y da más tirones que la Karmin. Además, configurada a la misma temperatura que la Karmin da la sensación de que daña más el pelo. amos, los acabados son igual de buenos, pero el pelo sufre mucho más.
Ver más
Karmin G3 Salon Pro
Ver precio