Análisis del altavoz Bluetooth Gravastar Venus

Jesús Sánchez, 18 julio 2022

Está de oferta el purificador de aire Proscenic A8SE por solo 51 euros!!! No te lo pierdas...

Ver oferta

Gravastar Venus

✓ Dimensiones: 95 x 86 x 75 mm
✓ Peso: 450 gramos
✓ Potencia: 10 W RMS
✓ Batería: 1.500 mAh
✓ Autonomía: unas 10 horas (dependiendo de volumen)
✓ Tiempo de carga batería: unas 2 horas
✓ Resistencia al agua: sí, IPX5
✓ Rango de frecuencias: 20 Hz - 20 kHz
✓ Conectividad: Bluetooth 5.0, USB-C
✓ Función powerbank: no

Me gusta

  • Diseño muy cuidado
  • Excelente calidad de construcción
  • Muy buen sonido para su tamaño
  • La conexión tiene muy poca latencia

No me gusta

  • No podemos pasar de canción con los botones
  • El precio es elevado debido al diseño y a la calidad de construcción

Diseño

El GravaStar Venus es la segunda generación de altavoces Bluetooth desarrollada por el fabricante de dispositivos de audio y, aunque es menos llamativo que el GravaStar Mars Pro, sigue siguiendo el estilo del género ciberpunk.

Como viene siendo habitual, Gravastar cuida todos los detalles de sus productos y hacen que la experiencia del usuario sea única desde el unboxing. El embalaje es realmente bonito. Es una caja de cartón de alta calidad con una funda exterior y un diseño gráfico elaborado.

En el interior encontramos los accesorios (el manual y el cable USB-C) y el propio altavoz

En mi caso, se trata del modelo Venus con acabado Shadow Black, pero está disponible en cinco colores diferentes, aunque es posible que se añadan más en el futuro… Los diseños son tan currados que casi parecen objetos de coleccionista.

Estos son algunos de los colores disponibles, hay más...

Lo primero que destaca al cogerlo es la calidad de construcción. El cuerpo y las patas son de metal. En concreto, de una aleación de zinc densa y pesada. Las patas se asientan sobre plataformas de goma para reducir las vibraciones. Los botones son grandes, robustos y tienen buen clic.

El GravaStart Venus es un altavoz pequeño y compacto, pero, como hemos dicho, conserva el aspecto robótico de su hermano mayor. Eso sí, las patas se han acortado y el aspecto arácnido ha desaparecido bastante. Aun así, tiene un diseño muy cuidado a la par que llamativo.

En la parte frontal podemos ver el driver que está ligeramente resguardado con un protector horizontal. Alrededor del driver tenemos un led que se prende cuando el altavoz está encendido. El led queda bastante bien. Destaca y es elegante, pero tampoco es demasiado llamativo ni distrae.

Con los botones podemos cambiar el color del led (hay 6 colores), pero no lo podemos apagar. No me importa desde el punto de vista de que el led queda muy bien y no molesta, pero me gustaría que se pudiese apagar para ganar autonomía en determinadas situaciones.

En la parte trasera tenemos el radiador pasivo que sirve para mejorar los sonidos graves.

En la parte superior encontramos los dos botones principales que sirven para controlar el emparejamiento y las funciones de reproducción. También tenemos dos botones más discretos que sirven para controlar el volumen y un gancho metálico por si queremos colgar el altavoz. Debajo del robot, tenemos el puerto USB-C de carga.

Los botones son cómodos y sencillos de usar

Con los botones podemos controlar:

  • Encecder y apagar el altavoz: pulsando el botón principal izquierdo durante 2 segundos
  • Pausar y reanudar la reproducción: pulsando brevemente el botón principal izquierdo
  • Modo emparejamiento: presionar brevemente el botón principal derecho
  • Modo TWS: presionar durante 2 segundos el botón principal derecho
  • Bajar el volumen: presionar el botón secundario izquierdo
  • Subir el volumen: presionar el botón secundario derecho
  • Cambiar el color del led: presionar a la vez y durante un segundo los botones de subir y bajar el volumen
  • Resetear el altavoz: presionar los dos botones principales a la vez

Los botones son intuitivos y muy cómodos de utilizar. Lo único malo es que no podemos pasar de canción hacia delante y hacia atrás.

Entre los dos botones principales también tenemos dos pequeños leds de estado. El izquierdo refleja estados sobre la carga y la batería; y el derecho sobre el estado del Bluetooth.

En cuanto a los accesorios disponibles (por los que tendrás que pagar un extra), puedes conseguir una funda oficial Gravastar para transportar el Venus y una base de carga tematizada.

Lo último que me gustaría responder es que es posible que el altavoz sea resistente al agua con el certificado IPX5. No viene nada indicado ni en la web ni en el manual de instrucciones, pero, según su campaña de Indiegogo, el altavoz es resistente a las salpicaduras.

Conectividad

El altavoz incorpora Bluetooth 5.0. La conexión es muy buena, tanto en alcance como en estabilidad. No he tenido ningún micro-corte de la señal en distancias normales.

Un punto importante es que la conexión con nuestros dispositivos también es muy sencilla y cómoda gracias al botón dedicado. Pulsamos el botón principal derecho (no hay que mantenerlo pulsado para emparejar) y escucharemos una voz en inglés que dice Ready to Pair. Buscamos en el Bluetooth de nuestro móvil el altavoz y lo seleccionamos. Esto también sirve para cambiar entre nuestros dispositivos (por ejemplo, el móvil y el PC) de manera muy cómoda… Algo que a veces se convierte un sufrimiento con otros altavoces.

El retardo es muy bajo, algo raro en los altavoces Bluetooth

La latencia de la conexión también es bastante baja. Utilizo el altavoz mucho para ver vídeo de YouTube y Netflix y no se nota el retardo entre la imagen y el sonido. También he utilizado el altavoz con Twitch y el retardo sigue siendo lo suficientemente bajo como para que no moleste ni a la hora de ver videojuegos de acción.

Como he comentado antes, podemos emparejar dos altavoces para obtener un sonido estéreo inalámbrico real (TWS). No he tenido la oportunidad de probarlo, pero tiene que sonar muy bien.

Sonido

El altavoz cuenta con un driver de 1,75 pulgadas de rango completo (20Hz-20kHz) y de 10 W de potencia. En la parte trasera tiene un radiador pasivo para mejorar los bajos.

Detalle del radiador pasivo

Lo primero que quiero decir es que el sonido del altavoz Venus me ha sorprendido para bien. Suena bien y suena bastante fuerte para su tamaño. Parece mentira que un altavoz tan pequeño y que parece casi un objeto de coleccionista suene tan bien y tan potente. Te servirá de sobra para escucharlo dentro de casa e, incluso, en el exterior (si no quieres ambientar una fiesta multitudinaria). Además, aguanta el volumen alto sin distorsionar ni sonar metálico, algo muy raro en altavoces tan pequeños.

En cuanto a sonido, tiene unos graves bastante decentes. Tienen pegada y cuerpo. Eso sí, ni el rango ni la definición son espectaculares, pero consiguen un sonido divertido.

La posición lo es todo para sacar el máximo provecho de un altavoz pequeño, y con el Venus, deberías colocarlo a 15-20 centímetros de la pared sobre una superficie dura. Esto refleja el sonido de la pared, y como los graves se disparan desde la parte trasera del aparato, se amplifican al máximo.

Los medios son muy buenos. Las voces femeninas se escuchan impresionantes. Reales y con fuerza. El Venus no tiene nada que envidiar a algunos altavoces más grandes y de precio similar de marcas más conocidas. Los instrumentos principales también se escuchan muy bien. Buen nivel de detalles y tono.

Los agudos no destacan tanto. No tienen demasiado brillo, aunque son muy cálidos.

El sonido global es muy bueno, si tenemos en cuenta su tamaño. Eso sí, el altavoz consigue su mejor sonido con melodías relativamente sencillas. Con melodías complejas el sonido se ensucia un poco, aunque es algo normal si tenemos en cuenta las características del altavoz. Además, la calidad de audio es uniforme en todo el rango del volumen. Algo que me gusta mucho porque puedo usar el altavoz en cualquier situación, a volumen bajo de fondo o darle más caña.

Autonomía

El altavoz/robot Venus cuenta con una batería interna de 1.500 mAh que consigue proporcionar cerca de 10 horas de reproducción a volumen medio. En mis pruebas, alcanza las 10 horas a un poco más de la mitad del volumen, entre el 60 y 70%, por lo que no es excelente, pero para el tamaño, volumen y calidad de sonido que tiene el altavoz, creo que está muy bien.

Por otro lado, el altavoz se apaga automáticamente después de media hora de inactividad, para ahorrar batería.

Detalle de la parte inferior con el puerto de carga USB-C y las patas recubiertas de goma

Podemos cargar el altavoz en unas dos horas mediante el puerto USB-C situado en la parte inferior. El cable incluido tiene el puerto en ángulo recto, de esta manera podemos mantener el altavoz de pie mientras lo cargamos. También podemos cargarlo mientras reproducimos música.

Opinión

El altavoz Bluetooth GravaStar Venus llama la atención por su diseño, pero enamora por comodidad y rendimiento. Es tan pequeño y suena tan bien que se ha convertido en el altavoz que más uso en casa. Lo enciendo y me lo llevo a la cocina, al baño, etc. Además, la conectividad no tiene nada de latencia y es muy fácil cambiar el dispositivo emparejado.

Sin embargo, no es un altavoz perfecto. No podemos controlar el cambiar de canción con los botones y el led no se puede apagar. Desde mi punto de vista, son aspectos menores que no influyen en mi valoración final.

El GravaStar Venus es uno de los mejores altavoces pequeños que he probado. Eso sí, no es barato. En su página web está a 89 dólares y el cambio euro-dólar no nos beneficia. Sin embargo, creo que es un precio correcto para un altavoz con esta calidad de construcción, un diseño espectacular y un sonido tan bueno. Además, si estás atento a la página de GravaStar, podrás aprovechar alguna de las promociones y descuentos que hacen durante el año.

WikiVersus participa en el Programa de Afiliados de Amazon, por lo que algunos enlaces pueden generar una pequeña comisión sin ningún coste adicional para el usuario. Esto no afecta de ninguna forma a la independencia de nuestros contenidos.
Gravastar Venus
Ver precio