Cómo hacer conexiones HDMI de larga distancia

Rubén Castro, 19 octubre 2020

Se acerca el Black Friday a AliExpress con innumerables ofertas y descuentos. Para que ahorres lo máximo posible hemos preparado un artículo con los mejores cupones y chollazos

Aquí tienes toda la información

Como ya sabrás, el HDMI es el estándar más utilizado a la hora de transmitir audio y vídeo entre los dispositivos de nuestro cine en casa. Lo bueno del HDMI es que casi todos los dispositivos tienen conexiones HDMI y los cables pueden ser bastante largos sin resultar excesivamente caros. Sin embargo, HDMI tiene sus problemas, como los problemas ocasionales de compatibilidad o la eficacia en las instalaciones de larga distancia.

La recomendación general es que los dispositivos de origen y destino de una conexión HDMI no estén separados más de 5 metros para obtener el mejor resultado, aunque en la vida real podemos utilizar cables de hasta 15 metros sin muchos problemas. Las dificultades empiezan a partir de esa distancia.

Entonces, ¿qué podemos hacer para establecer conexiones HDMI entre dispositivos muy separados?

HDMI sobre cables Ethernet

Una forma de extender el HDMI es con cables de Ethernet. Los cables Ethernet Cat5, Cat5e, Cat6 y Cat7 utilizados para conectar el ordenador al router mediante cable, también sirven para transferir las señales de audio/vídeo utilizadas en una instalación de cine en casa.

Lo haremos utilizando un kit convertidor de HDMI a Cat5 (5e,6,7) que se suelen encontrar por unos 40 euros.

  • A continuación, tendremos que colocar el transmisor (cerca de la fuente) y el receptor (cerca de la pantalla).
  • Conectamos la fuente HDMI (reproductor de DVD/Blu-ray Disc, caja de cable/satélite, media streamer, consola de juegos o incluso la salida HDMI de un receptor de cine en casa si está ubicado a una gran distancia de su televisor o proyector de vídeo) a la entrada HDMI del transmisor.
  • Conectamos un cable Ethernet a la salida Ethernet del transmisor.
  • Conectamos el otro extremo del cable Ethernet a la entrada Ethernet del receptor.
  • Conectamos la salida HDMI del receptor a la pantalla o al proyector de vídeo.
  • Por último, enchufamos el transmisor y/o el receptor a la corriente o a la toma USB, dependiendo del modelo de kit.
  • Ya debería funcionar sin más configuración.
Existen opciones similares de transmisores/receptores que transfieren HDMI utilizando fibra o coaxial de RF. La fibra puede extender el HDMI a distancias muy largas, kilómetro en vez de metros.

Cable óptico HDMI

También existe la opción de usar cables HDMI que tienen convertidores integrados de fibra óptica. Estos cables funcionan como cualquier otro cable HDMI, conectas un extremo a la fuente u origen y el otro extremo al televisor o al proyector de vídeo, y listo. No hay nada más fácil.

Tampoco son demasiado caros, un cable HDMI de fibra óptica de 100 metros con capacidad para transmitir datos a 18Gbps cuesta poco más de 100 euros.

Soluciones HDMI inalámbricas

Otra forma de conectar los dispositivos HDMI entre sí es de forma inalámbrica. Los sistemas de conectividad HDMI inalámbricos funcionan de manera muy similar a la conexión Ethernet, pero en este caso sin cables. Por lo general, esta solución funciona muy bien entre 15 y 30 metros, aunque puede llegar hasta los 50 metros o más.

Sin embargo, el HDMI inalámbrico ha caído en desuso. Todavía se pueden encontrar dispositivos que lo soporten, pero no hay un estándar acordado, y las compañías que producen los dispositivos lo están haciendo cada una por su cuenta.

Había dos estándares de HDMI inalámbrico (WHDI y WiHD), pero ninguno ha logrado la tracción suficiente como para imponerse y que otras compañías se animen a adoptarlo.

Existen algunos productos interesantes, pero suelen ser más caros (159€, 250€, 400€) y solo son capaces de funcionar a 1080p.

Resumen

Te guste o no, el HDMI es el estándar que manda en las instalaciones Home Theatre o Home Cinema caseras, y no va a desaparecer pronto.

Aun siendo un estándar propietario, el HDMI tiene buenas capacidades para transferir video de alta definición, así como los formatos de audio necesarios de los componentes de la fuente a los receptores de cine en casa y a las pantallas de video.

Sin embargo, a pesar de su amplia adopción, el HDMI no está libre de problemas y una de sus debilidades es su incapacidad para transferir señales de vídeo a largas distancias sin soporte adicional.

Hasta los 15 metros, los cables normales nos pueden servir, pero para mayores distancias necesitaremos echar mano de otras soluciones como los cables de fibra óptica o los transmisores de Ethernet que hemos visto arriba. Existen algunos sistemas inalámbricos, pero son bastante más caros y no sirven para UHD 4K.

Ver más
WikiVersus puede usar cookies para recopilar estadísticas, optimizar la funcionalidad del sitio y ofrecerte publicidad basada en tus intereses. Si sigues navegando estarás aceptando su uso. Más información de nuestras políticas.