La ICANN rechaza la petición de Ucrania de expulsar a Rusia de Internet

Rubén Castro, 9 marzo 2022

AliExpress la promoción de los mejores productos de mayor con descuentos de hasta el 72% y códigos promocionales:

Ver las mejores ofertas

Ucrania quiere que se revoque el acceso de Rusia a Internet, pero hacerlo es difícil debido a la naturaleza descentralizada de la web y podría desestabilizar sus fundamentos. La petición del gobierno ucraniano a la ICANN de revocar los dominios rusos ha sido, pues, rechazada.

El miércoles 2 de marzo, Göran Marby, Presidente de la ICANN, respondió al gobierno de Ucrania que no tenía autoridad para acceder a su petición de desconectar a Rusia de Internet. Se trata de un raro caso de una organización que actúa a favor de Rusia, más aún en un momento en el que muchas otras están tomando medidas drásticas para presionar a la economía rusa y obligar a las fuerzas armadas del país a un alto el fuego inmediato.

La Corporación de Internet para la Asignación de Nombres y Números, abreviada como ICANN, es una organización estadounidense sin ánimo de lucro encargada de coordinar el mantenimiento y los procedimientos operativos del Sistema de Nombres de Dominio (DNS) de Internet, la introducción de nuevos dominios de nivel superior (TLD) y el funcionamiento de los servidores de nombres raíz. Se creó oficialmente en septiembre de 1998 y actualmente tiene su sede en Los Ángeles, California.

El viceprimer ministro ucraniano, Mykhailo Fedorov, ha instado a la ICANN a revocar los dominios rusos, incluidos los dominios .ru, .рф y .su. También se solicitó “contribuir a la revocación para los certificados SSL” de esos dominios y derribar los servidores DNS raíz de Rusia, ayudando a interrumpir el acceso a Internet en toda la Federación Rusa, que invadió Ucrania el 24 de febrero de 2022. Exigiendo medidas estrictas para evitar que Rusia haga públicas las justificaciones de su acto de agresión, Fedorov solicitó a la ICANN que “todas estas medidas ayudarán a los usuarios a buscar información fiable en zonas de dominio alternativas, evitando la propaganda y la desinformación”.

La ICANN, sin embargo, ha denegado el recurso del ministro ucraniano, afirmando que la misión de la organización es ser neutral y apolítica. Citó que la naturaleza descentralizada de Internet impide cualquier acción arbitraria de este tipo.

“Nuestra misión no se extiende a la adopción de medidas punitivas, la emisión de sanciones o la restricción del acceso contra segmentos de Internet, independientemente de las provocaciones […] ICANN aplica sus políticas de forma coherente y en consonancia con los procesos documentados. Hacer cambios unilaterales erosionaría la confianza en el modelo de múltiples partes interesadas y en las políticas diseñadas para mantener la interoperabilidad global de Internet”, respondió Marby en una carta a Fedorov.

“No tenemos autoridad para imponer sanciones”, añadió. “Esencialmente, ICANN se ha construido para garantizar que Internet funcione, no para que su función de coordinación se utilice para impedir que funcione”.

En respuesta a la petición de revocar los dominios de primer nivel, Marby dijo además que “las políticas acordadas a nivel mundial no prevén que ICANN tome medidas unilaterales para desconectar estos dominios como usted solicita. Es comprensible que un sistema de este tipo no pueda funcionar a partir de las peticiones de un territorio o país en relación con las operaciones internas de otro territorio o país. Tal cambio en el proceso tendría efectos devastadores y permanentes en la confianza y utilidad de este sistema global”.

En cuanto a la revocación de los certificados SSL, señaló que la ICANN “no tiene capacidad para revocar los certificados SSL específicos de los dominios que ha mencionado. Estos certificados son producidos por operadores externos, e ICANN no participa en su emisión”.

Marby dijo que los operadores independientes se encargan de mantener los servidores raíz de los DNS rusos y, por tanto, la ICANN no puede cerrarlos. Además, las políticas de la organización están diseñadas para garantizar un funcionamiento independiente.

La opinión de los expertos es que acceder a las peticiones de Ucrania tendría poco efecto en las operaciones militares rusas, ya que el ejército utiliza su propia infraestructura de redes y comunicaciones, que es distinta de la Internet cotidiana con la que estamos familiarizados los civiles. Sin embargo, ayudaría a las autoridades rusas a silenciar cualquier oposición civil interna a la invasión que está empezando a surgir en el país más grande del mundo.

El gobierno ucraniano, por su parte, ha pedido a los gigantes tecnológicos que presionen a Rusia de cualquier manera posible. Apple ha dejado de vender sus productos físicos a través de canales online en Rusia. También ha prohibido las aplicaciones rusas en el resto del mercado mundial. Microsoft ha detenido la venta de nuevos productos y servicios en Rusia. Del mismo modo, Google ha puesto en pausa todos los anuncios en Rusia en todos sus productos. EA anunció que eliminará la selección nacional rusa y todos los clubes rusos de los populares videojuegos FIFA 22 y NHL 22. En un movimiento de respuesta, las autoridades rusas han bloqueado Twitter, Facebook y varios sitios de noticias occidentales.