Todo lo que necesitas saber sobre la psoriasis

María Franco, 21 abril 2022

!Ha comenzado la Cyber Week de PcComponentes con descuentos de hasta el 70% en tecnología, envíos gratis a partir de 50 euros y con devolución hasta el 14 de enero! No te las pierdas...

Ver las mejores ofertas

Sin duda, la psoriasis comenzó a tratarse en el mundo de la belleza cuando Kim Kardashian comenzó a decir de forma pública que se trataba de un problema que ella padecía.

Hoy te voy a hablar sobre esta afección estética, en parte porque yo la padezco y soy consciente de lo complicado que es identificarla en ocasiones y al mismo tiempo, de lo complicado que es tratarla.

Hay una famosa cita de Roald Dahl que es perfecta para comenzar todo lo que te quiero contar “Si tienes buenos pensamientos, estos brillarán en tu cara como los rayos de sol y siempre estarás encantador”.

Esta frase busca referirse al poder que tiene la mente para influir en nuestra apariencia física: el optimismo y la felicidad siempre se traducen en esplendor. De ahí que cuando haya factores no muy positivos o agobiantes en nuestro estado de ánimo, nuestra piel lo refleje. Ahora que los niveles de ansiedad son algo generalizado vamos a analizar qué es la psoriasis y la forma de ponerle remedio.

¿Qué es la psoriasis?

La psoriasis es una enfermedad autoinmune crónica que provoca la rápida acumulación de células de la piel. Esta acumulación de células provoca descamación en la superficie de la piel generando una apariencia de manchas.

La inflamación y el enrojecimiento alrededor de las escamas son algo común. Las escamas típicas son blanquecinas y plateadas y se desarrollan en parches gruesos y rojos, de hecho, en ocasiones, estos parches se agrietan y sangran en casos extremos.

La psoriasis genera un crecimiento anormalmente rápido de las células de la piel

La psoriasis es el resultado de un proceso acelerado de producción de piel. Por lo general, las células de la piel crecen profundamente sobre esta y suben lentamente a la superficie, y de forma eventual, se caen.

El ciclo de vida típico de una célula de la piel es de un mes, de 28 días en concreto, pero en personas con psoriasis, este proceso de producción puede ocurrir en unos pocos días. A causa de esto, las células de la piel no tienen tiempo de caerse lo que genera dicha acumulación de células de la piel.

Las escamas se desarrollan típicamente en las articulaciones, como los codos y las rodillas, aunque en realidad pueden desarrollarse en cualquier parte del cuerpo, incluyendo el rostro, párpados, cuello, manos, etc.

¿Cuáles son los síntomas de la psoriasis?

Los síntomas de la psoriasis difieren de una persona a otra y dependen del tipo de psoriasis que se tenga. Las áreas de psoriasis pueden ser tan pequeñas como unas pocas escamas en el cuero cabelludo o el codo, o cubrir la mayor parte del cuerpo.

Los síntomas más comunes de la psoriasis incluyen: Zonas de piel inflamadas que de color rojo en la piel clara y marrones o moradas en la piel oscura.

  • Escamas o placas blanquecinas-plateadas en las manchas rojas o escamas grises en las manchas moradas y marrones.
  • Piel seca que puede agrietarse y sangrar.
  • Dolor alrededor de las manchas.
  • Picazón y sensación de ardor alrededor de las manchas.
  • Articulaciones con dolor e hinchadas

Como es lógico, no todas las personas experimentan todos estos síntomas. Algunas personas experimentan síntomas completamente diferentes se tiene un tipo de psoriasis menos común.

La mayoría de las personas con psoriasis pasan por “ciclos” de síntomas. La afección puede causar síntomas graves durante algunos días o semanas, y luego los síntomas pueden desaparecer y ser casi imperceptibles. Luego, en unas pocas semanas o si empeora por un desencadenante común de la psoriasis, la afección puede reaparecer. A veces, los síntomas de la psoriasis desaparecen por completo.

Cuando no se tienen signos activos de la afección, es posible que esté remitiendo. Eso no significa que la psoriasis no volverá, pero implica que está como dormida durante cierto tiempo.

Personalmente, ha habido épocas de mi vida en la que no he tenido ningún síntoma. Con cosméticos de cuidado preventivo y una buena salud mental consigo que se mantenga a raya. Sin embargo, aunque tras un largo tiempo no he padecido nada, sí que ha vuelto de forma leve a mi vida.

¿Qué causa la psoriasis?

Los médicos no tienen claro qué causa la psoriasis. Sin embargo, gracias a décadas de investigación, existe una idea general de dos factores clave: la genética y el sistema inmunitario.

Sistema inmunitario

La psoriasis es una enfermedad autoinmune. Las condiciones autoinmunes son el resultado de que el cuerpo se ataca a sí mismo. En el caso de la psoriasis, los glóbulos blancos conocidos como células T atacan por error a las células de la piel.

En un cuerpo “normal” o “sano”, los glóbulos blancos se despliegan solo para atacar y destruir las bacterias invasoras y combatir las infecciones. Este ataque erróneo hace que el proceso de producción de células de la piel se acelere.

La producción acelerada de células de la piel hace que nuevas células de la epidermis se desarrollen demasiado rápido. Se empujan hacia la superficie de la dermis, donde se acumulan, como ya te he explicado.

Esto da como resultado las placas que se asocian más comúnmente con la psoriasis. Los ataques a las células de la piel también hacen que se desarrollen áreas rojas e inflamadas de la piel.

Genética

Algunas personas heredan genes que las hacen más propensas a desarrollar psoriasis. Si tienes un familiar inmediato con esta afección de la piel, tu riesgo de desarrollar psoriasis es mayor . Sin embargo, el porcentaje de personas que tienen psoriasis por una predisposición genética es pequeño. Aproximadamente del 2 al 3 por ciento de las personas con el gen desarrollan la condición por este tipo de causa.

Desencadenantes de la psoriasis

Los “desencadenantes” externos suelen ser los factores más comunes que generan el desarrollo de brotes de psoriasis. Estos factores desencadenantes no son los mismos para todos y también pueden cambiar con el tiempo para ti. Algunos desencadenantes más comunes de la psoriasis incluyen:

Estrés

El estrés inusualmente alto puede desencadenar un brote. Si aprendes a reducir y manejar tu estrés, puedes reducir y posiblemente prevenir los brotes.

El estrés es uno de los principales desencadenantes de la psoriasis en la mayoría de los casos

De nuevo, te hablo desde mi experiencia propia. A mí solo me aparecen brotes de psoriasis cuando estoy estresada o agobiada por algo. Curiosamente, esa temporada que tuve de calma en este aspecto fue una época en la que hacía muchísimo deporte y no tenía grandes preocupaciones por estudios o trabajo.

En el momento en el que dejé de lado el deporte por falta de tiempo, volvieron a aparecer.

Alcohol

El consumo excesivo de alcohol puede desencadenar brotes de psoriasis. Si se consume alcohol en exceso, los brotes de psoriasis pueden ser más frecuentes y graves. Reducir el consumo de alcohol también es algo beneficioso en cuanto a tu salud general.

Lesiones

Un accidente, corte o raspadura pueden desencadenar un brote. Las inyecciones, las vacunas y las quemaduras solares también pueden desencadenar un nuevo brote. De hecho, las personas con psoriasis deben tener muchísimo cuidado con el sol. Recuerda usar SPF a diario.

Medicamentos

Hay algunos medicamentos se consideran desencadenantes de la psoriasis. Estos medicamentos son los que incluyen litio, los medicamentos antipalúdicos o algunos medicamento para la presion alta.

Infecciones

La psoriasis es causada, al menos en parte, por el sistema inmunitario que ataca por error a las células sanas de la piel. Si estamos enfermos o luchando contra una infección, el sistema inmunológico se pondrá a toda marcha para combatir la infección, algo que podría iniciar otro brote de psoriasis.

Opciones de tratamiento para la psoriasis

La psoriasis no tiene cura, eso es algo que te tienes que gravar a fuego en la mente. Los tratamientos tienen como objetivo reducir la inflamación y las escamas, retrasar el crecimiento de las células de la piel y eliminar las placas. Que no tenga cura tampoco es algo que te deba agobiar demasiado, porque existe forma de tenerlo controlado. Los tratamientos para la psoriasis se dividen en tres categorías:

La psoriasis no tiene cura, sin embargo hay formas de conseguir que sus efectos sean menores

Tratamientos tópicos

Las cremas y los ungüentos aplicados directamente sobre la piel pueden ser útiles para reducir la psoriasis de leve a moderada.

Los tratamientos tópicos para la psoriasis incluyen:

  • Corticosteroides tópicos
  • Retinoides tópicos
  • Antralina
  • Análogos de vitamina D
  • Ácido salicílico

Medicamentos sistémicos

Las personas con psoriasis de moderada a grave y aquellas que no han respondido bien a otros tipos de tratamiento pueden necesitar medicamentos orales o inyectados. Muchos de estos medicamentos tienen efectos secundarios graves. Los médicos suelen prescribirlos por períodos cortos de tiempo.

Si se trata de tu caso, tu dermatólogo te pondrá al corriente de qué opcion tomar.

Terapia de luz pulsada

Este tratamiento para la psoriasis utiliza luz ultravioleta (UV) o luz natural. La luz del sol mata los glóbulos blancos hiperactivos que atacan las células sanas de la piel y provocan el rápido crecimiento celular, por eso durante el verano esta enfermedad mejora, debido a las buenas temperaturas y a una mayor presencia del sol. Asimismo, la luz UVA como la UVB pueden ser útiles para reducir los síntomas de la psoriasis de leve a moderada.

La mayoría de las personas con psoriasis de moderada a grave se beneficiarán de una combinación de tratamientos. Este tipo de terapia combina varios tipos de luz, y dependerá de la respuesta del paciente los cambios que se hagan en estas terapias, que suelen dar muy buenos resultados.

Estrés

El estrés es un desencadenante claro de la psoriasis. Aprender a manejar y lidiar con el estrés puede ayudarte a reducir los brotes y a aliviar los síntomas. Se trata de uno de los mejores remedios, en lugar de tener que probar medicamentos. Intenta hacer meditación diaria y ejercicio, como el yoga.

Salud emocional

Las personas con psoriasis suelen tener más probabilidades de sufrir depresión y problemas de autoestima. Es posible que te sienta menos seguro cuando aparecen nuevos brotes, especialmente si son demasiado grandes.

Es importante que encuentres un recurso para manejar la salud emocional y poder estar estable. Esto puede incluir hablar con un experto profesional en salud mental o unirte a un grupo para personas con psoriasis.