La guía definitiva para elegir la silla perfecta

Rubén Castro, 7 abril 2021

Aprovecha las rebajas de Xiaomi en AliExpress con cientos de ofertas y descuentos de más del 60% por tiempo limitado.

Quiero ver las mejores ofertas

Con el aumento del teletrabajo mucha gente se ha dado cuenta de que en la oficina no se estaba tan mal. Salías de casa, hablabas con los compañeros en persona y no por videoconferencia y, en definitiva, era “una rutina menos monótona”.

Además de eso, muchos nos hemos dado cuenta también que la silla de escritorio que tenemos en casa está bien para estar un par de horas sueltas, sin embargo, no es lo suficientemente buena como para pasar 8 horas al día sentados en ella… Eso sí, la elección de la silla ideal no es nada fácil. Existen multitud de tipos, marcas y modelos, cada una con sus ventajas e inconvenientes.

Por supuesto, si tienes dinero de sobra puedes ir a por los modelos seguros como las sillas Aeron de Herman Miller (las típicas que salen en todas las películas y series norteamericanas). Yo las he probado y son una pasada, pero, claro, cuestan más de dos mil euros…

Aunque considero que comprar en una silla de calidad es una excelente inversión en salud y comodidad, no creo que la mayoría podamos permitirnos tal “capricho”. Y de hecho, no es necesario porque existen modelos mucho más económicos que cumplen igual de bien en los aspectos importantes. Por eso, en este artículo vamos a ver cuáles son los aspectos claves a la hora de elegir una buena silla.

4 motivos por los que es importante elegir una buena silla

Antes de nada, vamos a ver cuatro consideraciones previas que debemos tener en cuenta sobre la importancia de una buena silla y sobre su uso y mantenimiento.

Que sea muy ajustable

La mejor prueba de una silla es sentarnos en ella durante mucho tiempo, sin embargo, la mayoría de las veces no podemos probar las sillas en profundidad antes de comprarlas.

Algunas sillas pueden parecer buenas al principio, pero las que están mal diseñadas siempre causarán molestias al sentarse durante mucho tiempo. El cuerpo no está diseñado para sentarse de forma antinatural y cuando la columna vertebral se coloca en una posición que no es natural, la postura se resiente y eso puede causar problemas de salud a largo plazo.

Las sillas ergonómicas están diseñadas pensando en el cuerpo. Las mejores son muy ajustables, por lo que puede configurar su silla para que le apoye perfectamente y disfrutar de los beneficios para la salud y la productividad que aporta una postura adecuada.

La ergonomía estudia cómo pueden diseñarse los muebles y objetos de oficina para complementar el cuerpo humano, creando entornos de trabajo seguros.

Para cuidar tus lumbares

Una razón importante para elegir una silla de oficina ergonómica es que está diseñada específicamente para ofrecer apoyo lumbar, mientras que las sillas normales no lo hacen. Esta es una característica especialmente importante y debería ser una prioridad absoluta a la hora de elegir tu silla.

Los estudios han demostrado que las sillas que no tienen un soporte lumbar específico obligan a la espalda a doblarse hacia delante en una curva antinatural. Esto hace que los músculos de la región lumbar se esfuercen y se desvíen de su posición natural, ejerciendo presión sobre los discos de la columna vertebral y reduciendo el flujo sanguíneo al tejido de la columna. Todo ello hace que los músculos de la espalda se fatiguen, ejerzan una presión desmesurada sobre los discos y puedan incluso provocar pellizcos en los nervios de la espalda.

Las sillas de oficina con un gran apoyo lumbar evitan obviamente esta situación y la comodidad y la circulación sanguínea natural que promueven le ayudarán a sentirse más relajado, a adoptar una postura correcta y, a su vez, a ser más productivo en el trabajo.

Para mejorar la postura

La postura correcta es una de las mayores ventajas de poseer una silla de oficina ergonómica de calidad, y es una razón tan buena como cualquier otra para invertir en una.

Hay varios pasos necesarios para mantener una buena postura y, obviamente, es importante que te hagas con una silla que te permita realizarlos.

  • Te permita mantener los pies planos; ya sea en el suelo o colocados en un reposapiés.
  • Proporcione un pequeño espacio entre la parte posterior de las rodillas y la parte delantera del borde del asiento.
  • Pueda colocarse para que las rodillas queden ligeramente por debajo del nivel de la cadera.
  • Tiene un respaldo ajustable que te ayuda a encontrar una posición adecuada para apoyar la parte inferior de la espalda y la columna vertebral.
  • Te permite cambiar de posición fácilmente, para que no te sientes exactamente en la misma posición durante demasiado tiempo.

Las sillas deben sustituirse con el tiempo

Aunque las sillas de oficina ergonómicas duran unos cuantos años, todas se desgastan y eventualmente necesitarán ser reemplazadas.

Los soportes pueden perder rigidez, los acolchados pueden dejar de ser efectivos y los mecanismos pueden deteriorarse.

En principio, la mayoría de las sillas de oficina decentes deberían durar entre siete y diez años, sobre la base de 40 horas semanales de uso.

Si tu silla está llegando al final de su vida útil, probablemente ya lo sepas. Esto puede ser evidente, ya que no proporciona tanta comodidad o apoyo como antes.

Tipos de sillas

Sillas para rodillas

Este diseño fomenta una buena postura al deslizar las caderas hacia delante y alinear la espalda, los hombros y el cuello. El apoyo principal proviene del asiento de la silla, con un apoyo adicional procedente de las espinillas. Este tipo de silla ergonómica distribuye el peso entre la pelvis y las rodillas, lo que reduce la compresión de la columna vertebral y, por tanto, el estrés y la tensión en los músculos de la parte inferior de la espalda y las piernas.

Esto es importante porque tener una postura correcta en un extremo de la columna vertebral, por ejemplo, la pelvis, conduce a una mejor postura en el otro extremo, por ejemplo, la cabeza y el cuello. Por esta razón, se dice que las sillas de rodillas que ayudan tanto a la posición correcta de la parte inferior de la espalda, como la posición de la parte superior del cuerpo.

En realidad, esto sólo es cierto si tu escritorio y el resto de tu puesto de trabajo están configurados correctamente, y si no te encorvas.

El punto débil de estas sillas es que no tienen respaldo por lo que su uso cansa y no son adecuadas para su uso durante muchas horas seguidas. Además, no suelen ser ajustables y puede ser complicado dar con un modelo que se adapte perfectamente a nuestra anatomía.

Ventajas:

  • Correcta posición de las piernas/pélvica/lumbar
  • No es necesario apoyar los pies en el suelo
  • Ajustable a casi cualquier escritorio
  • No hay ajuste individual por lo que varias personas

Desventajas:

  • Su uso cansa y es difícil su uso en jornadas de trabajo largas
  • No pueden usarlas personas con problemas de rodilla
  • Deben usarse con pantalones

Silla saddle o de sillín

La silla saddle es otra silla que puede utilizarse como silla de escritorio o silla de ordenador. Este tipo de silla tiene la forma de la silla de montar de un caballo y coloca al usuario en una posición intermedia entre estar sentado y de pie. Esto permite que las piernas caigan de forma natural y se ensanchen, creando una posición saludable y estable. Además, este tipo de sillas suele ser útil para los pacientes con problemas lumbares.

Se trata de un tipo de sillas muy utilizadas en clínicas dentales y salones de belleza.

Se ha demostrado que reducen la presión de la columna vertebral y, por tanto, previenen problemas de la columna vertical. Un problema común en estas profesiones debido a los largos periodos que se pasan sentados. Además, los dentistas y los peluqueros tienen que inclinarse hacia delante, por lo que el sillín les permite más movilidad.

Ventajas:

  • Posición correcta de las piernas, la pelvis y la espalda
  • Útil para los pacientes con problemas lumbares
  • Posición dinámica que favorece el movimiento

Desventajas:

  • Cansa los músculos de la columna vertebral
  • Generalmente se necesita un escritorio más alto o preferiblemente uno de altura ajustable
  • Limitado a usar sólo pantalones

Pelota para sentarse

Como su nombre indica, se trata de una bola, que es lo suficientemente grande como para apoyar al usuario en cualquier uso de sentarse a largo plazo, y funciona bien como una silla de escritorio o silla de ordenador. La mayor ventaja de este tipo de silla es que fomenta el movimiento y la sedestación activa ya que existe un ligero rebote que mantiene las piernas activas, lo que estimula la circulación, reduciendo el estrés y la fatiga. Sentarse sobre la pelota dificulta el encorvamiento, y el posicionamiento necesario para mantenerse sobre la pelota mejorará automáticamente la postura.

Lo malo es que las sillas de balón no tienen los mismos efectos de activación muscular en la parte superior del cuerpo. Además, al tener que estar activos todo el tiempo su uso durante periodos largos de tiempo es cansado. Otro inconveniente es que las pelotas son grandes y engorrosas de guardar cuando están infladas y no son regulables por lo que debemos usar un tamaño adecuado a nuestra altura.

Ventajas:

  • Mejor postura de la columna vertebral
  • Aumento de la actividad muscular

Desventajas:

  • Difícil mantener una postura correcta de la columna vertebral después de una hora
  • No se puede ajustar la altura
  • Grande y engorroso
  • No tiene efectos positivos en la parte superior del cuerpo
  • Es recomendable su uso solo con pantalones

Sillas ergonómicas tradicionales

Se trata de sillas normales con diferentes sistemas ajustables para que la silla se adapte a las dimensiones y formas de nuestro cuerpo.

Debido a la multitud de soportes ajustables, las sillas ergonómicas son el único tipo de sillas recomendables para pasar muchas horas en ellas. Son cómodas, no cansan y permiten mantener una postura correcta durante más tiempo.

Los otros tipos de sillas están muy bien para cambiar un rato, pero la silla principal debe ser una silla ergonómica. Por supuesto, no debemos olvidar que debemos levantarnos con frecuencia de la silla y dar un paseo para relajar la musculatura y disminuir el sedentarismo.

Ventajas:

  • Permiten mantener una postura correcta durante muchas horas al día
  • Comodidad, tienen multitud de ajustes y regulaciones

Desventajas:

  • Menos activación muscular que otros tipos de sillas

Características de una buena silla

Como acabamos de ver, si queremos buscar una silla para pasar muchas horas trabajando o jugando en frente del ordenador, la mejor alternativa son las sillas ergonómicas de oficina. Debido a eso, existen infinidad de modelos entre los que no siempre es fácil elegir.

A continuación, vamos a ver las características más importantes en las que debemos fijarnos a la hora de elegir la mejor silla para nosotros:

  • Altura ajustable: según los expertos, debemos sentarnos de forma que la cadera quede ligeramente por encima de la altura de la rodilla. Por tanto, es prácticamente indispensable que la silla sea regulable en altura. Además, si somos bajos, también es recomendable usar un reposapiés ergonómico ajustable.
  • Respaldo ajustable: una silla de oficina ergonómica debe promover una postura dinámica en lugar de una estática para aumentar el flujo sanguíneo. Por lo tanto, debe permitir a su usuario reclinarse para aliviar parte del peso de sus lumbares. La presión sobre los discos lumbares y la actividad muscular son mínimas con un grado de reclinación que oscila entre 110 y 130, según el tipo de cuerpo. Además, debe tener una curvatura adecuada para que podamos apoyar la columna vertebral de forma natural.
  • Soporte lumbar: la presencia de soporte lumbar, y su ajustabilidad, es un criterio crítico. La columna lumbar sostiene y estabiliza la parte superior del cuerpo, incluidos el cuello y la cabeza. Permite el movimiento del tronco, protege la médula espinal y controla los movimientos de las piernas. Su curva cóncava ayuda a distribuir el peso, lo que reduce la concentración de tensiones. Sentarse en una silla sin soporte lumbar tiende a aplanar esa curva, lo que provoca dolores lumbares.
  • Profundidad del asiento: el asiento debe ser lo suficientemente profundo como para que el usuario pueda sentarse con la espalda apoyada en el respaldo, pero dejando un espacio de 2 a 4 dedos entre el extremo de la silla y las rodillas del usuario. Al menos tres cuartas partes de los muslos deben estar apoyados en el asiento. Existen sillas que tengan un deslizador de asiento, que permita al usuario deslizar el asiento hacia dentro y hacia fuera mientras está sentado en la silla.
  • Anchura del asiento: debemos contar con al menos 2,5 cm de margen a cada lado de las caderas. Tampoco debemos tener un margen mucho mayor los brazos deben descansar cómodamente en los reposabrazos.
  • Reposabrazos: deben ser ajustables e incluso desmontables si es posible. La altura ideal de los reposabrazos suele ir entre los 17 y los 25 centímetros por encima de la altura del asiento. Deben ser amplios y cómodos para que los codos y los antebrazos puedan descansar ligeramente sobre ellos mientras se teclea.
  • Material transpirable y acolchado: busca materiales que resulten cómodos durante periodos prolongados:
    • Asegúrate de que el acolchado del asiento sea de espuma de alta calidad. Un acolchado insuficiente y una espuma de baja calidad pueden provocar desalineación en las caderas, desequilibrio, dolor de espalda, fatiga y malestar. Evita los materiales sintéticos no transpirables.
    • Para el respaldo te recomiendo uno mallado, son muy cómodos y mantiene la espalda más fresca.
  • Movimiento y estabilidad: la silla debe moverse y girar con facilidad para que su usuario pueda alcanzar cualquier cosa en su escritorio sin esforzarse. Una silla que permite el movimiento también promueve una posición dinámica y aumenta el flujo sanguíneo. Además, debe ser estable. Para ello, una silla de oficina ergonómica debe tener al menos 5 radios. Y asegúrate de que las ruedas son de alta calidad, para no dañar los suelos. Además, comprueba su capacidad de peso para validar que es adecuada para su usuario.
  • Fabricación y garantías: las sillas de oficina sufren desgaste, así que asegúrate de que tiene una buena garantía. También puedes comprobar dónde se fabrica (cuanto más cerca de casa, mejor), su grado de sostenibilidad y las certificaciones que pueda tener.
  • Precio: las sillas de oficina ergonómicas y de calidad empiezan costando unos 150-250 euros dependiendo del modelo. Ir a por modelos mucho más baratos no creo que merezca la pena, ten en cuenta que nos pasamos muchísimas horas sentados y muchos de los problemas de espalda vienen motivados por tener una postura incorrecta. Desde mi punto de vista, merece mucho la pena invertir todo el dinero que puedas en una silla de calidad. A la larga te ahorrarás mucho dolor y dinero (en fisios).
WikiVersus puede usar cookies para recopilar estadísticas, optimizar la funcionalidad del sitio y ofrecerte publicidad basada en tus intereses. Si sigues navegando estarás aceptando su uso. Más información de nuestras políticas.