Las 10 claves de la educación online (recomendaciones de profesores)

Mario Cruz, 7 febrero 2021

En Cecotec (gran marca española de gadgets y pequeño electrodoméstico) están tirando la casa por la ventana y tienen ofertas de hasta el 60% en muchos de sus productos. ¡Corre que vuelan!

Quiero ver las mejores ofertas de Cecotec

Debido a la pandemia de la COVID-19, las escuelas de todo el mundo están a un modelo híbrido de enseñanza tradicional y enseñanza online. Sin embargo, este nuevo modelo tiene algunas dificultades que es necesario abordar de cara a mejorar la calidad global de la educación.

A continuación, vamos a analizar algunas de las ideas propuestas por los mejores educadores del mundo de cara a mejorar los nuevos métodos de educación online.

1# Garantizar la equidad digital

La equidad en el acceso a la tecnología es el mayor obstáculo a la hora de preparar el mundo para el aprendizaje en línea.

Jenna Conan, especialista en integración tecnológica de la All Saints’ Episcopal School de Fort Worth (Texas), señala que la mayoría de las familias no tienen un ordenador por persona. Durante el cierre de la escuela, los padres también pueden trabajar desde casa, lo que significa que varias personas podrían estar compitiendo por uno o dos ordenadores. Por ello, hay que asegurarse de que todas las aplicaciones en línea funcionen en los dispositivos móviles en caso de que no se disponga de un ordenador portátil.

En el caso de los profesores o estudiantes que no tienen Wi-Fi en casa, los diferentes organismos deben averiguar cómo comprar o alquilar puntos de acceso Wi-Fi y luego tener un plan para distribuir tanto los dispositivos como los puntos de acceso.

2# Práctica

Los colegios que celebran regularmente jornadas de aprendizaje digital -y que han resuelto los problemas de conectividad y de dispositivos en casa- ya llevan ventaja, dice Michael Flood, líder de la PLN de Equidad Digital de la ISTE. Pero si tu centro no ha sentado las bases, considera que es una oportunidad para hacerlo mejor y más rápido gracias a las experiencias de tus colegas.

Los profesores deben formarse a sí mismos y a sus alumnos en las aplicaciones y herramientas tecnológicas que puedan necesitar en caso de cierre. Practiquen en el aula y luego envíen a los alumnos a intentar utilizar las herramientas desde casa, dice Sandra Chow, directora de innovación y aprendizaje digital de la Academia Keystone de Pekín.

Chow, que ha estado enseñando en línea desde que el coronavirus cerró su escuela a principios de febrero, dice que los educadores no se arrepentirán de haber dedicado tiempo a esto.

“Nada de este aprendizaje se desperdiciará de cara al futuro”, dice, “ya que muchas de las habilidades aprendidas durante el período de aprendizaje en línea serán igualmente beneficiosas en un aula regular”.

3# Expectativas claras al personal y a los padres

La comunicación entre administradores, personal, padres y alumnos es más importante que nunca. “En un entorno online, la ansiedad de todos es elevada y los canales de comunicación deben ser frecuentes, claros y sucintos”, dice Chow.

Para las comunicaciones a gran escala, prepara un documento de preguntas frecuentes que describa todos los detalles de cómo funcionará la escuela en el nuevo modelo híbrido, para que el personal y los padres estén en sintonía.

David Lowe, padre y ex subdirector, recomienda que las preguntas frecuentes incluyan dónde encontrar las tareas diarias; una lista de sitios y herramientas que los alumnos necesitarán, cómo conectarse y qué hacer si la tecnología no funciona; y, por último, las expectativas de los padres. “Hay mucha información que cribar y los padres están trabajando duro para asegurarse de que tienen claro lo que deben hacer para apoyar mejor a sus alumnos”.

La comunicación debe ir más allá de la logística y lo académico. David Miyashiro, superintendente del Cajon Valley Union School District (California), grabó un vídeo para los profesores de su distrito en el que explicaba lo que el distrito había hecho para satisfacer las necesidades académicas y básicas de los alumnos. Pero también trató extensamente la importancia de satisfacer las necesidades socio-emocionales de los estudiantes.

Además de publicar y distribuir las preguntas más frecuentes, las escuelas deben establecer un sistema de mensajes de texto en toda la comunidad para comunicarse rápidamente y luego aconsejar a la gente dónde encontrar los mensajes de seguimiento por correo electrónico o en su sitio web.

A continuación, prepara una guía paso a paso sobre cómo acceder y utilizar las herramientas de aprendizaje en línea y el plan de estudios. Asegúrate de presentar esta información en varios formatos, como vídeo y texto, e incluya capturas de pantalla y tutoriales para la proyección de pantallas.

Pide a las familias que se aseguren de que todos los alumnos -especialmente los más jóvenes- sepan cómo iniciar sesión en las aplicaciones y conozcan sus contraseñas. Los profesores deben saber cómo pasar lista. Proporcione apoyo tecnológico adicional y asegúrese de que los padres y los profesores saben cómo pedir ayuda.

4# Tiempo para planificar

Si se debe cerrar el centro educativo durante una nueva ola de la pandemia y no se está 100% preparado para impartir todas las clases en línea, invierte algo de tiempo -aunque solo sea un día o dos- en preparar todo antes de poner en marcha el aprendizaje en línea con los alumnos. El breve retraso en el inicio de las clases en línea valdrá la pena a largo plazo.

En este periodo deben organizarse los equipos y abordar desde cuestiones logísticas, como la configuración de las reuniones de Zoom, hasta las instructivas, como los diferentes modelos de apoyo en el hogar. Incluso si un cierre es repentino y no ofrece tiempo para planificar antes de que se cierren las escuelas, sigue siendo prudente planificar antes de comenzar las lecciones en línea.

5# Preparar la “maleta”

Asegúrate de que tienes acceso a todo lo que necesitas desde casa en caso de que no puedas volver a la escuela o trae a casa el ordenador de la escuela y traslada tus archivos a la nube.

6# Establece los horarios diarios

Las expectativas deben ser claras en cuanto al momento en que los profesores y los alumnos deben estar conectados. Un día completo frente a una pantalla es mucho para los niños y los profesores, especialmente para las familias que pueden compartir un dispositivo. Muchos colegios están eligiendo dos horarios de entrada -uno de mañana y otro de tarde- y luego permiten a las familias flexibilidad sobre cómo organizar el horario escolar en casa.

Otros colegios están reorganizando el horario escolar, repartiendo una jornada escolar en dos días. Los alumnos asisten a tres clases por la mañana y tienen las tardes para trabajar de forma independiente e interactuar con esos profesores durante las “horas de oficina”. Al día siguiente, asisten al resto de sus clases en línea por la mañana y luego tienen horas de oficina con esos profesores por las tardes.

A veces puede ser difícil anticipar los obstáculos a los que los estudiantes pueden enfrentarse mientras navegan por este nuevo territorio. Nadine Bailey, profesora bibliotecaria e integradora de tecnología en la Academia Occidental de Pekín, sugiere elegir a un alumno por curso y supervisar su trayectoria “esperada” a lo largo del día de herramienta en herramienta para asegurarse de que todo funciona como debería. Si no es así, hay que ser flexible y hacer cambios sobre la marcha.

Puede ser más complicado manejar clases especializadas como educación física, robótica o arte. Adam Hill es bloguero y profesor de la Academia Victoria de Shanghái, en Hong Kong, que lleva cerrada desde el 22 de enero y empezó a ofrecer aprendizaje a distancia el 5 de febrero.

La escuela de Hill descubrió que los estudiantes tenían dificultades para sacar tiempo cada día para la enseñanza especializada, por lo que decidieron asignar un día a la semana para todas las actividades optativas.

7# Proporcionar un aprendizaje sólido

En circunstancias extremas, como un cierre improvisado, es tentador que los profesores suban hojas de trabajo para que los alumnos las completen y las devuelvan. Pero el aprendizaje en línea durante un cierre -especialmente durante los cierres prolongados- debe ser al menos tan atractivo como la experiencia en el aula (si no más) o los estudiantes sufrirán.

La educadora Alison Yang elaboró una guía de aprendizaje en línea, en la que se subraya que el aprendizaje en línea nunca debe ser una excusa para asignar trabajos pesados, sino para abordar objetivos de aprendizaje claros y atractivos.

  • Dividir el aprendizaje en trozos más pequeños.
  • Ser claros en cuanto a las expectativas de participación en línea.
  • Proporcionar una retroalimentación inmediata (o, al menos, frecuente) a través de comprobaciones de conocimientos en línea, comentarios en documentos colaborativos y chats para mantener a los estudiantes motivados y avanzando.
  • Incluya reuniones virtuales, chats en directo o videotutoriales para mantener una conexión humana.
  • El equipo directivo de Chow en Pekín se reunió virtualmente para diseñar un plan de aprendizaje en línea, que incluía la formación para la producción de vídeo y otras herramientas, la pedagogía del aprendizaje en línea, así como la formación socio-emocional.

Subrayó que la comunidad necesitará tiempo para adaptarse. Hay que proporcionar objetivos manejables y alcanzables para trabajar cada semana, escuchar los comentarios y comunicarse con frecuencia, dice.

8# Diseñar el aprendizaje independiente

Hay que tener en cuenta que los padres pueden estar trabajando o trabajando desde casa y no pueden ayudar mucho. Es importante diseñar un aprendizaje que no requiera mucho apoyo de los padres, que pueden estar ya abrumados.

Las expectativas sobre el apoyo de los padres podrían ser el mayor problema. También es útil orientar a los padres sobre cómo pueden apoyar a sus hijos en un modelo de aprendizaje en línea.

Una de las mejores cosas que pueden hacer los centros educativos para apoyar a los padres es racionalizar la información creando un único lugar para todas las tareas, horarios y expectativas. Cuanto más cerca de una lista de control se puedan hacer estos recursos, mejor.

9# Abordar la carga emocional

Comprueba con los estudiantes y compañeros, especialmente con los que se sienten menos cómodos con las herramientas digitales, si necesitan ayuda o alguien con quien hablar. Estar aislado en casa puede ser aislante y exacerbar el miedo a enfrentarse a una crisis global. Dedicar tiempo a comprobar los sentimientos de ansiedad es tan importante como comprobar los aspectos académicos.

En su guía de aprendizaje en línea, Rushton Hurley, miembro de la ISTE y fundador de Next Vista for Learning, comparte una historia de profesores expatriados en Wuhan (China), el epicentro del coronavirus. Después de semanas de estar prácticamente confinados en sus apartamentos, los profesores empezaron a llamarse unos a otros y a dejar las líneas abiertas, aunque no estuvieran hablando. Simplemente querían el consuelo de poder hablar y que alguien escuchara sus voces. Si el cierre dura mucho tiempo, echarás de menos a tus alumnos, y ellos te echarán de menos a ti y a los demás, dijo Hurley.

Aunque puede parecer divertido trabajar desde casa, puede ser un reto mantener un horario regular. Algunas cosas que pueden ayudar son:

  • Tomar descansos regulares
  • Sacar tiempo para hacer ejercicio
  • Mantener un horario de sueño regular
  • Limitar las distracciones siempre que sea posible (apagar las notificaciones de las redes sociales, por ejemplo)
  • Establecer objetivos diarios y semanales
  • Sacar tiempo para socializar, aunque sea virtualmente

10# Escoge las herramientas adecuadas y quédate con ellas

Existe una gran variedad de herramientas tecnológicas, muchas de ellas gratuitas, que pueden ayudar. Jason Reagin, consultor de tecnología educativa y profesor en Incheon (Corea del Sur), ha elaborado una lista de aplicaciones que ofrecen actualizaciones gratuitas durante la crisis mundial.

Con tanta oferta, puede ser tentador intentar utilizarlo todo. En cambio, hay que limitar el número de herramientas, aplicaciones y plataformas para que los estudiantes y sus padres no se sientan abrumados.

Puede ser un poco más difícil para los estudiantes seguir las tareas de la clase cuando no estás allí cara a cara. Algunas ideas de la Universidad Estatal de Arizona para ayudar a los estudiantes a concentrarse son utilizar fuentes de diferentes colores en la pantalla para ayudar a los alumnos a distinguir las ideas importantes. Intenta que las instrucciones en línea sean breves, sencillas y claras. Considera la posibilidad de hacer instrucciones en vídeo en lugar de texto.

Las videoconferencias te llevarán a ti y a tus alumnos a la casa del otro, así que es importante tener en cuenta la privacidad. Algunos programas permiten a los usuarios difuminar su fondo. Vístete como lo harías para asistir a la escuela y espera que los alumnos hagan lo mismo.

El aprendizaje en línea también representa una gran oportunidad para revisar la etiqueta digital e integrar la ciudadanía digital en las actividades de colaboración en línea.