Los cigarrillos electrónicos más avanzados del 2020

Jesús Sánchez, 16 junio 2020

El cigarrillo electrónico se ha posicionado como una tendencia al alza también en lo que llevamos de año. Se trata de una de las mejores alternativas a la que recurren los fumadores tradicionales que buscan dejar el tabaco y encontrar así una vida más sana. El denominado vapeo es la nueva rutina que muchas personas han decidido introducir en su vida gracias a la amplia oferta de cigarrillos electrónicos que impera en el mercado. Las tiendas online se han hecho con todo tipo de dispositivos: podemos ver los mejores pods para vapear del 2020 en Ivapeo, una web líder en el mercado.


Y es que la oferta es, sin duda, amplia y variada. Podemos encontrar aromas de diferentes sabores y todos los accesorios que convierten el vaping en toda una experiencia. Durante todo el 2019, el sector del cigarro electrónico en nuestro país alcanzó una facturación superior a los 90 millones de euros, una cifra importante para un sector que ya ha asentado sus bases y que encara con un alto potencial el futuro de la industria.

Por otro lado, para entender el auge del denominado vapeo es necesario saber de qué está compuesto un cigarro electrónico y por qué sus consumidores ya no quieren volver al cigarro tradicional. La primera persona de la que se conoce que tuvo la idea para un dispositivo electrónico para fumar fue Herbert A. Gilbert en 1963, que presentó una patente para este producto. Más adelante, en 2003, el farmacéutico Hon Lis se propuso desarrollar los cigarrillos electrónicos después de que su padre muriera de cáncer de pulmón, así formuló la manera de darle a los fumadores nicotina mediante inhalación, sin humo ni tabaco ni químicos, haciendo su vida mucho más fácil.

El éxito se propagó y no solo le dio la bienvenida el mercado chino, sino también muchos otros países europeos hasta pasar al mercado estadounidense en 2007. Resulta aparente que los fumadores desean alternativas viables a los cigarrillos tradicionales y que son los electrónicos los que se vuelven cada vez la mejor alternativa.

Un cigarro electrónico es pues un dispositivo portátil que calienta el líquido que se disponga en su interior hasta evaporarlo, permitiendo inhalar el vapor producido de la misma forma que se fuma el tabaco. Al imitar esa sensación, el fumador por lo general consigue calmar sus ‘ganas’ de tabaco tradicional.

Además, los cigarrillos electrónicos cuentan en su interior con una cápsula con un filtro de nicotina líquida pura. Y constan de varias partes: batería, puerto de carga, botón de encendido, un conector, un claromizador, tanque y una boquilla.

Para dejar el tabaco una de las mejores alternativas es, sin duda, el vapeo. Durante este año destacan los siguientes cigarrillos electrónicos como los más avanzados en cuanto a sus antedecesores:

  • Voopoo Vinci: se trata de un innovador y elegante 2 en 1 que funciona perfectamente como Pod y Kit de inicio. Está recomendado tanto pasa usuarios que se inician en el vapeo como para los más avanzados. La batería, además, dura todo un día.
  • Pod SMOK Novo 2: su diseño ergonómico de ‘curvas perfectas’ garantiza el mejor agarre para vapear. Además cuenta con un indicador de luz led que te avisa del porcentaje de carga. Tiene hasta 18 colores disponibles.
  • Lost Vape Orion Q: cuenta con entrada de aire regulable. Se trata de uno de los modelos Pods recargables más avanzados del mercado y uno de los favoritos de los vareadores desde que salió.
  • Auténtico SMOK x PRIV: Es uno de los cigarrillos electrónicos mejor valorados por los clientes en Amazon. Presenta una pantalla de visualización táctil de 2.0’’.

España es el noveno país de la Unión Europea con más fumadores, lo que provoca casi 60.000 muertes al año. El 32% de los fumadores han intentado dejar su adicción: hasta 600.000 españoles utilizan con regularidad un cigarrillo electrónico, un 25% más que en 2018. Asimismo, existen tres tendencias de vapeo en nuestro país: por un lado están aquellos que han integrado este hábito en su día a día y funciona para ellos en la misma medida que funcionaba el cigarro tradicional. Por otro lado, también están aquellos que han integrado este hábito como medida para socializar y también aquellos fumadores de tabaco tradicional que se están iniciando en el mundo del cigarrillo electrónico para dejar el tabaco.

Los defensores de estos cigarrillos afirman que vapear es menos perjudicial que fumar porque los componentes que lleva un cigarro electrónico son más naturales y menos nocivos para la salud. Contiene elementos naturales como la Glicera vegetal, aromas, propilenglicol, agua y nicotina. No tiene olor y se pueden elegir en multitud de sabores. Además, el 65% de las personas que empieza a vapear consigue dejar de fumar y ahorra más dinero que en cigarros tradicionales, el coste anual se sitúa en 350 euros.

Ver más
WikiVersus puede usar cookies para recopilar estadísticas, optimizar la funcionalidad del sitio y ofrecerte publicidad basada en tus intereses. Si sigues navegando estarás aceptando su uso. Más información de nuestras políticas.