Clearview AI es multada por violar la ley europea de privacidad GDPR

Jesús Sánchez, 26 octubre 2022

Ya han comenzado las ofertas de verano de AliExpress con ofertas de hasta el 70% en los mejores productos y cupones de descuento:

  • ESSS04: 4€ de descuento con EUR29 de compra mínima
  • ESSS08: 8€ de descuento con EUR59 de compra mínima
  • ESSS12: 12€ de descuento con EUR89 de compra mínima
  • ESSS18: 18€ de descuento con EUR129 de compra mínima
  • ESSS25: 25€ de descuento con EUR179 de compra mínima
  • ESSS40: 40€ de descuento con EUR269 de compra mínima
  • ESSS80: 80€ de descuento con EUR499 de compra mínima

Ver las mejores ofertas

Clearview AI es una empresa de biometría que vende su controvertida tecnología de reconocimiento facial a gobiernos y organismos policiales de todo el mundo. Las autoridades francesas han emitido las máximas sanciones que se pueden imponer a la empresa. Si la empresa no destruye los datos que ya ha obtenido sobre los ciudadanos franceses, será objeto de una sanción diaria adicional de 100.000 euros.


Clearview AI recibió otra multa por sus operaciones de elaboración de perfiles biométricos en Europa; esta vez, la empresa fue declarada culpable de recopilar y utilizar ilegalmente los datos personales de residentes franceses sin obtener previamente su consentimiento. Tras una larga investigación y un infructuoso esfuerzo de cooperación, la autoridad francesa de protección de datos conocida como Comisión Nacional de la Informática y las Libertades (CNIL) impuso una multa de 20 millones de euros a la empresa estadounidense.

Clearview se dedica a la venta de software de reconocimiento facial a empresas, particulares y cuerpos de seguridad. La empresa presume de que su algoritmo puede identificar a cualquier individuo con una “precisión del 99%” en una base de datos que cuenta con más de 30.000 millones de fotografías de rostros de personas. Para recopilar estas fotografías, la empresa rastrea la totalidad de la Internet pública, lo que incluye también las redes sociales. El director general de Clearview, Hoan Ton-That, cree que se trata de una práctica totalmente legal.

A pesar de que los procesos “libres de prejuicios” de Clearview podrían estar totalmente dentro de los límites de la ley, la empresa de biometría ha estado luchando contra las multas y las peticiones de detener sus operaciones en varios países. La última sentencia dictada por la CNIL se produjo tras una investigación que duró dos años y que el organismo francés inició en mayo de 2020 en respuesta a preocupaciones específicas sobre el software de reconocimiento facial de Clearview. En mayo de 2021, la organización Privacy International emitió otra nota de advertencia sobre el uso de perfiles biométricos.

En diciembre de 2021, la CNIL colaboró con sus colegas europeos para discutir los resultados de las investigaciones independientes. Como resultado, Clearview recibió finalmente la orden de dejar de reutilizar fotografías que estaban disponibles libremente en Internet. Dado que Clearview no indicó ningún interés en cumplir, la CNIL llegó a la conclusión de que el mejor curso de acción era imponer la máxima sanción económica posible a la empresa: 20 millones de euros. Tras un periodo de gracia de dos meses, la organización se verá sometida a una multa de 100.000 euros diarios por cada día que no elimine los datos que ya ha acumulado sobre los residentes franceses.

Según la CNIL, Clearview AI ha infringido en múltiples ocasiones numerosas disposiciones del Reglamento General de Protección de Datos (RGPD). Las infracciones incluyen el tratamiento ilegal de datos personales (artículo 6 del RGPD), el incumplimiento de los derechos de las personas (artículos 12, 15 y 17) y la falta de cooperación con las autoridades responsables de la protección de datos (artículo 31).

Tras haber sido sancionada recientemente por las autoridades estatales de Italia y Grecia por recopilar ilegalmente datos biométricos, Clearview ha recibido ahora una sentencia de la CNIL, que es la tercera decisión que va en contra de las actividades de la empresa. Es bastante improbable que ésta sea la última. La empresa, que tiene su sede en Nueva York, sigue promoviendo la idea de que su base de datos faciales ficticia puede “ayudar a las comunidades y a sus habitantes a vivir mejor y más seguros”.

Jesús Sánchez

Redactor

Entusiasta del mundo del audio y la imagen. Con un agudo oído para la calidad del sonido y un buen ojo para la excelencia visual, desentraño la magia que se esconde tras los últimos gadgets de audio y las tecnologías de televisión más punteras. Acompáñame en un viaje para mejorar tu entretenimiento.

Consentimiento