Análisis del LG G6: características y especificaciones

Rubén Castro, 20 noviembre 2017

Desde el mítico G2, LG no había sacado al mercado un terminal tan redondo como este LG G6. El LG G3 se quedaba corto en batería. El G4 carecía de sensor de huellas y de resistencia al agua. Y el diseño modular del G5 no dio más que problemas. Por eso, LG ha vuelto a su esencia. El LG G6 vuelve a ser el terminal de gama alta más barato del mercado y con ello, su relación calidad precio es espectacular.

LG G6

✓ Dimensiones: 148,9 x 71,9 x 7,9 mm
✓ Peso: 163 gramos
✓ Pantalla: IPS 5.7 pulgadas y 1440 x 2880 (564 ppp) Gorilla Glass 3
✓ Batería: 3300 mAh
✓ Cámara trasera: 13 MP (f/1.8, 1/3 pulgadas, estabilizador óptico, PDAF) + 13 MP gran angular (f/2.4, no AF)
✓ Cámara delantera: 5 MP, f/2.2
✓ SoC: Qualcomm Snapdragon 821 con GPU Adreno 530
✓ Memoria: 4 GB RAM y 32 GB de almacenamiento
✓ Software: Viene de fábrica con Android 7.0
✓ Conectividad: USB tipo C, NFC, 3.5mm jack, WiFI ac, DLNA, Bluetooth 4.2 LTE, GPS, GLONASS, Galileo
✓ Otros: Almacenamiento ampliable por microSD, sensor de huellas, radio FM

Me gusta

  • Relación calidad-precio
  • Buena cámara
  • Gran angular en la cámara secundaria

No me gusta

  • Un paso por detrás de la mayoría de gamas alta

Diseño

  • Pantalla más alargada de lo normal
  • Buena construcción

LG ha sido el primer fabricante en presentar un terminal práctico con la nueva tendencia del mercado: teléfono más compacto, pero con una pantalla más grande.

Y es que la pantalla ocupa más de un 80% del frontal del teléfono. Para conseguirlo han reducido los marcos a la mínima expresión y han utilizado una nueva relación de aspecto de la pantalla, que es más alargada que las normales.

La nueva pantalla tiene una relación de 18:9 (frente a los 16:9 tradicionales o a los 18.5:9 del Galaxy S8). Esto significa que LG ha conseguido meter una pantalla con una diagonal de 5,7” en un cuerpo donde otros muchos teléfonos no consiguen pasar de las 5,3”. Por ejemplo, el LG G6, que cuenta con una pantalla de 5,7”, es más bastante más pequeño, en tamaño, que un iPhone 8 Plus que tiene una pantalla de 5,5” o un Galaxy S7 Edge.

Esto supone que se aprovecha más de un 80% de la superficie del teléfono como pantalla, lo que nos permite tener un móvil con una pantalla muy grande en un terminal relativamente pequeño. Y tanto es así, que el LG G6 se maneja bastante bien con una sola mano.

Además, gracias a esta nueva pantalla, el G6 permite mostrar en pantalla hasta un 11% más de información que otros teléfonos del mismo tamaño con la relación de aspecto 16:9.

El sensor de huellas dactilares está situado en la parte trasera, pero debajo de las cámaras y no al lado como en el Galaxy S8. Por lo que es mucho más cómodo y accesible.

Parte trasera del LG G6

Por otro lado, el diseño del LG G6 es unibody, lo que tiene algunas desventajas, como que su batería no es extraíble. Sin embargo, también tiene sus beneficios. El LG G6 es resistente al agua y al polvo con la certificación IP68.

Hablando de resistencia, LG ha redondeado los cantos porque dice que mejora la resistencia a los golpes. No sé si es verdad, pero sí es cierto que son muy cómodos a la hora de coger el terminal y resultan muy atractivos visualmente.

El LG G6 está protegido por 3 tipos de cristales Gorilla Glass diferentes. Gorilla Glass 3 en la pantalla, Gorilla Glass 4 en las cámaras traseras y Gorilla Glass 5 en la superficie trasera. Cuanto mayor es el número, mayor es la resistencia. Y aunque lo lógico hubiese proteger la pantalla con el cristal más resistente, LG ha decidido poner el Gorilla Glass 3 porque es más fino y hace que la pantalla esté más cerca de la superficie. Mejorando apariencia y también los ángulos de visión.

Para terminar, en la parte superior tenemos el minijack de 3.5 mm (de bastante calidad). En el lateral izquierdo, los botones de volumen y en la parte inferior nos encontramos con el microUSB tipo C y el altavoz.

Pantalla

  • Pantalla IPS de buena calidad
  • Resolución de 2880 x 1440 píxeles

Como acabamos de ver, el diseño del G6 va muy ligado a la pantalla. En este caso, el LG G6 cuenta con una pantalla IPS con una relación de aspecto 2:1, también llamada 18:9. Su resolución es de 2880 x 1440 píxeles, una resolución mayor de 2K, pero que no llega a ser 4K.

La pantalla es IPS, y la verdad es que me sorprende, porque LG es uno de los mayores fabricantes de paneles OLED de TV. Y aunque a mí personalmente me encantan las pantallas de móviles AMOLED de Samsung, tengo que reconocer que la pantalla IPS del LG G6 es muy buena. Los colores son vivos y el contraste me gusta mucho. Además, el nivel de brillo máximo muy alto (más de 600 nits), lo que hace que se pueda ver sin problema a plena luz del sol. Eso sí, se queda muy por detrás de los 1000 nits de la pantalla del Galaxy S8.

¿IPS o AMOLED? Al final es una cuestión de gustos, ya que un buen panel IPS ofrece colores más reales, mientras que los AMOLED, aún sin ser tan reales, consiguen el efecto de asombrar a los ojos con esos colores vivos y los negros puros.
Bordes de la pantalla rendondeados

Además, la pantalla del LG G6 cuenta con los certificados “light” de HDR 10 y Dolby Vision (que no son tan exigentes como en las TVs). Utiliza unas nuevas tecnologías que ayudan a visionar escenas con mayor rango dinámico y con mayor fidelidad (más parecido a cómo el director quiere que se vea la película en todos los tipos de pantallas).

Lo que en realidad hace el sistema es jugar con el brillo del panel de una manera más inteligente, pudiendo jugar con los niveles dependiendo de cada escena. La capacidad de cambiar parámetros de forma dinámica mejora la calidad, pero también reduce el consumo, ya que no tiene funcionando la iluminación del panel a tope todo el tiempo. Esto se aplica en contenidos de alta calidad que poco a poco van a estar disponibles en Netflix y en Amazon Prime Video.

Cámara

  • Doble cámara trasera
  • Cámara secundaria de gran angular

En el G6, LG vuelve a apostar por una doble cámara trasera, como pasó como en el G5, aunque en esta ocasión ha habido una mejora notable en la calidad de la cámara angular. Además, el diseño ha sido mejorado y las cámaras no hacen “joroba” en la parte trasera.

Doble cámara trasera

Ambas cámaras montan sensores Sony IMX258 de 13 megapíxeles. La cámara principal tiene estabilizador óptico y una apertura máxima de f/1.8. Mientras que esta primera lente toma fotografías normales (tiene un angular de 71º) la segunda lente es una especie de ojo de pez. Tiene un angular de 125º. Esto significa que captura más cosas, tanto en horizontal como en vertical. Está lente angular, cuenta con una apertura máxima de f/2.4, por lo que es menos luminosa.

Con buena luz, ambas cámaras consiguen unas fotografías fantásticas, pero… ¡el angular me tiene enamorado! Con ella se sacan fotos mucho más originales y con mucho más contexto que con las cámaras normales de los móviles. La utilizo tanto en interiores como en exteriores y los resultados son muy buenos. Eso sí, la calidad de las imágenes se resiente con poca luz (recuerda que la cámara angular no tiene estabilizador). Para las tomas nocturnas es mejor usar la cámara principal.

En ambas cámaras, el sistema de enfoque ha sido mejorado, siendo ahora más rápido y fiable. Para ello utiliza el sistema de enfoque por láser, llamado CDAF y otro por contraste, llamado PDAF.

La cámara frontal para selfies cuenta con un sensor de 5 megapíxeles y un angular de 100º. Tiene una calidad aceptable y ya. Si eres mucho de selfies es mejor que utilices la cámara trasera con angular, le darás un aire mucho más interesante (y con más calidad) a tus fotos.

En cuanto a vídeo, el G6 puede grabar vídeo a 4K y 30fps y también a 1080p y 60fps. La calidad del vídeo es buena, aunque se queda un escalón por debajo de rivales como el Galaxy S8 (incluso se queda un poco por detrás del Galaxy S7). Si grabamos a 1080p podemos usar el focus tracking para mantener enfocados objetos o caras, por ejemplo. Además, el sistema es inteligente y puede recordar lo que estaba enfocando, aunque se salga del encuadre y vuelva a entrar.

Por otro lado, la aplicación de la cámara es muy completa, llena de opciones manuales y automáticas. Además, el cambiar de un modo a otro es bastante rápido y sencillo. Y por supuesto, permite tomar fotografías en formato RAW, por si queremos editarlas a posteriori.

Una cosa, que también me parece muy útil de la aplicación de la cámara, es que a la izquierda te muestra las últimas fotografías realizadas, LG lo llama “camera roll”. De esta forma, se puede acceder de manera muy rápida a las fotos que acabamos de tomar -esta función ahorra mucho tiempo cuando quieres ver cómo ha quedado una foto que acabas de tomar.

La aplicación de la cámara funciona muy bien

Para resumir, a pesar de que no lleva los sensores mejores del mercado, el LG G6 cuenta con una puesta a punto muy buena con las que consigue resultados espectaculares, aunque quizás un escalón por debajo de otros terminales como el S8, el HTC U11 o el Huawei P10. Pero la opción de tener la cámara con gran angular es un gran punto a favor del G6. Además, me gusta más este tipo de configuración de cámaras, que los dúos de cámaras de Huawei o del iPhone, donde las dos cámaras son casi iguales y su mayor utilidad es en el modo retrato; y como ya hemos visto con el Google Pixel, no son necesarias dos cámaras para conseguir unos buenos desenfoques o bokehs.

Batería

  • Cumple, sin más

El G6 monta una batería no reemplazable de 3300 mAh con la que tiene que alimentar a una pantalla de 5.7 pulgadas (la batería ha crecido un 18% mientras que la pantalla lo ha hecho en un 8%) y a un procesador potente, pero que no es el más eficiente del mercado.

Por ello, la autonomía del G6 es bastante normalita, un paso por detrás de otros terminales. Si buscas el teléfono con mejor autonomía, mejor mira para otro lado.

Pero, de todas formas, su duración es buena y aguanta una jornada sin demasiados problemas. En el día que más lo he usado, unas 20 horas fuera de casa, haciendo un uso moderado, ha llegado con un 25% de batería restante.

Rendimiento

  • No es el más potente, pero, aún así, le sobra
  • Capa de personalización adecuada

Vamos a ser claros: el hardware del LG G6 es la parte más débil del terminal. Pero no todo son inconvenientes…

La gente de LG decidió sacar el LG G6 al mercado un par de meses antes que la competencia y eso les supuso no poder montar lo más nuevo y tener que conformarse con los componentes de gama alta del año anterior. Y me estoy refiriendo principalmente al procesador. El G6 monta un Snapdragon 821, en vez del más moderno Snapdragon 835 que es más potente y más eficiente, pero también más caro. Y esa es la baza de LG, ser un terminal de gama alta bueno en todo (aunque no el mejor en nada) manteniendo un precio más bajo que su competencia.

A mí personalmente, no me molesta comprar algo que no es lo más moderno, si tiene un precio acorde. Desde luego pagar 600€ por el LG G6 me parece una barbaridad, pero gracias a que sus componentes no son los más caros, su precio ha bajado muchísimo hasta situarse alrededor de los 400€. Un precio muy competitivo.

¿Podemos vivir con un Snapdragon 821? Desde luego. El Snapdragon 835 es un poquito mejor, entre un 10 y un 20%, que el 821. Pero en el día a día, la diferencia de velocidad no se nota en absoluto con terminales como el S8 o el Huawei P10. Como parte positiva, el LG G6 viene con un sistema de refrigeración especial, basado en una gran placa de cobre que se une por un “pipe” a un gran disipador que ayuda a mantener el G6 bastante fresquito. Y la verdad es que parece que funciona muy bien, porque el teléfono se calienta muy poco.

En cuanto a sensores biométricos, el G6 “solo” cuenta con sensor de huellas, que como ya hemos visto está situado en la parte trasera, en una posición bastante cómoda. El sensor funciona bien y es bastante rápido, aunque se queda un paso por detrás del sensor del Huawei P10 o del OnePlus 5T, que son excepcionalmente rápidos.

El resto de especificaciones se completan con 4 GB de memoria RAM, 32 GB de almacenamiento interno (la versión asiática tiene hasta 64 GB) y la posibilidad de ampliar el almacenamiento mediante tarjetas microSD.

De todo esto, donde se queda un poco atrás es en el almacenamiento interno, ya que la mayoría de rivales de gama alta están montando ya 64GB. Y es que, de serie, el sistema operativo y las aplicaciones consumen casi 10GB, por lo que nos quedamos con poco más de 20GB para todo lo demás. La mayoría de los usuarios van a tener espacio más que suficiente, pero el resto van a tener que tirar de tarjetas microSD…y mover aplicaciones de la memoria interna a la externa, etc.

Cámara frontal

En cuanto a audio, el G6 tiene un altavoz mono en la base, que se escucha bastante bien, pero echo en falta unos altavoces estéreo para poder disfrutar del contenido multimedia en su espectacular pantalla. No me malinterpretes, el altavoz es muy capaz. Tiene potencia sonora y una buena fidelidad en la reproducción de los sonidos. Además, los graves suenan potentes y con contundencia. Nada de sonidos raros o enlatados.

Como ya hemos visto, el G6 también cuenta con clavija de minijack de 3.5 mm para la conexión de los auriculares y suena bastante bien, pero es una lástima que no cuente con un DAC de audio dedicado, como la versión asiática. Y es que sí, dependiendo de donde compres el LG G6 tendrá unos componentes u otros.

El LG G6 coreano y el mexicano cuenta con un DAC de audio dedicado. Y el LG G6 americano tiene carga inalámbrica. Ninguna de esas dos características está presente en el LG G6 europeo…una pena

Software

El LG G6 trae de fábrica la versión 7 de Android, también llamada Android Nougat. La capa de personalización de LG se ha centrado en aprovechar al máximo los beneficios de la pantalla 18:9.

El modo de pantalla partida funciona muy bien. Es cómodo y rápido, sin embargo, pocas veces me veo usándolo en una pantalla “tan pequeña”.

Otra de las ventajas de la pantalla 18:9 es que podemos ver más contenido en un simple vistazo. Podemos ver mejor las notificaciones recibidas, más mensajes de WhatsApp o Telegram o más contenido de una página web.

La capa de personalización también incluye algunas funciones útiles, como que podemos bloquear la galería de fotos o nuestras notas para que nadie nos espíe, aunque les dejemos el móvil desbloqueado.

En resumen, la capa de personalización de LG no añade lag ni es molesta, además, añade detalles y funciones útiles.

Conclusiones

El LG G6 es un buen terminal de gama alta. No destaca en nada, pero tampoco tiene grandes fallos ni carencias.

Sin embargo, su mayor virtud es el precio.

El LG G6 salió al mercado con un PVP de 749€, de locos. Pero lo bueno, es que los LG suelen bajar relativamente rápido de precio. Y esto es lo que ha pasado con el G6, que ya se puede encontrar en el mercado por cerca de 400€, un precio muy atractivo para un terminal tan completo.

Ver más
LG G6
Ver precio
WikiVersus puede usar cookies para recopilar estadísticas, optimizar la funcionalidad del sitio y ofrecerte publicidad basada en tus intereses. Si sigues navegando estarás aceptando su uso. Más información de nuestras políticas.