Cómo crear una página web personal

Rubén Castro, 23 junio 2021

En Cecotec (gran marca española de gadgets y pequeño electrodoméstico) están tirando la casa por la ventana y tienen ofertas de hasta el 60% en muchos de sus productos. ¡Corre que vuelan!

Quiero ver las mejores ofertas de Cecotec

Todos estamos familiarizados con las webs de periódicos, con los portales de comercio electrónico o las webs empresariales, sin embargo, no es necesario tener un negocio para tener una página web. Las páginas webs personales son una excelente opción si queremos compartir nuestro currículo, compartir nuestros intereses, crear una comunidad o explorar otras facetas creativas. A continuación, vamos a ver cómo crear una página web.

La importancia de tener una web personal

No hay ningún tema equivocado para tu sitio web personal. Podemos tener una página propia para compartir nuestras aventuras con nuestros seres queridos o para compartir nuestras vicisitudes con el resto del mundo.

Crea un sitio web personal para compartir cómo estás superando una experiencia difícil en la vida, o crea una pequeña tienda electrónica para vender tus manualidades o mostrar joyas hechas a mano.

Por supuesto, si te quieres dedicar al mundo online y a los medios de comunicación, tener una página web personal es casi imprescindible. Lo mismo ocurre si quieres establecerte como experto en algo y no tienes ya tu propio blog profesional.

Si te dedicas a un campo tradicionalmente no creativo, como la contabilidad o la abogacía, un sitio web personal podría no ayudarte tanto profesionalmente. Pero si tienes un negocio paralelo o un hobby y eres activo en la comunidad online, un sitio web personal también puede ser útil para aumentar tu influencia online porque:

  • Controlas tu propia marca: la mayoría de los servicios de sitios web personales te permiten personalizar todo, desde las fotos de fondo hasta las fuentes y la colocación del texto, así que, a diferencia del perfil uniforme de LinkedIn, tu personalidad y tu marca pueden brillar. Cuando alguien te encuentre, tendrá una representación visual instantánea de quién eres.
  • CV personalizado: la gente es visual, así que cuanto más puedas mostrar (en lugar de contar), mejor. Tu currículum puede decir que “has creado un blog de empresa con 15.000 lectores comprometidos”, pero con tu sitio web personal puedes llevar a alguien directamente al blog y mostrarle por qué es tan atractivo y qué es lo que diferencia tu trabajo.
  • Mejorarás en los procesos de selección: más de la mitad de las empresas utilizan las redes sociales como parte de su proceso de selección, aunque son muchas más las que lo hacen de manera informal. Así que, si un reclutador ve tu currículum y trata de encontrarte en LinkedIn o Facebook, podrías perderte entre los demás profesionales que comparten tu nombre. Pero si tienes un sitio web personal que agrega tus diversas redes (y pones esa URL en tu currículum), eliminas esas conjeturas y destacarás más.

Consejos para hacer una buena web personal profesional

Si quieres hacer una web personal profesional, intenta alejarte de la jerga oficial de los currículos y haz que la gente sepa lo que te apasiona. Una especie de declaración de intenciones o un resumen personal.

Por supuesto, también puedes enlazar a tus perfiles profesionales en las redes sociales, como LinkedIn, Twitter o una página de Facebook.

No obstante, recuerda que si no quieres que un reclutador encuentre algo (por ejemplo, si tu perfil de Facebook es sólo para amigos y familiares), no lo pongas en tu perfil.

Es interesante incluir alguna fotografía tuya, aunque no sea de traje, y otras imágenes que reflejen quién eres y qué te gusta hacer.

No olvides colocar en un lugar visible tu información de contacto. Indica a la gente dónde pueden ponerse en contacto contigo, ya sea por correo electrónico, Twitter u otro método preferido.

Eso es todo lo que necesitas para empezar, pero, por supuesto, no dudes en añadir enlaces a tu trabajo, a tu currículum, a tu biografía, u otras fuentes que expresen quién eres tú como persona y como profesional.

Además, puede ser útil buscar personas de tu campo que también estén en la plataforma que elijas y navegar por sus sitios para inspirarte en tu propia página.

Cómo crear un sitio web personal

Hoy en día, crear un sitio web personal es bastante fácil. No hace falta saber nada de alojamiento web ni de código HTML.

Existen multitud de herramientas que nos ayudarán a crear una página web con aspecto muy profesional en muy poco tiempo. Si es tu primera vez creando una página web, tardarás un par de horas en conseguir una página web completa con apariencia profesional. Vamos a verlo.

Para empezar, sólo necesitarás tres cosas:

  • Un ordenador
  • Una conexión a Internet
  • Ganas de aprender

No necesitarás:

  • Conocimientos de programación
  • Ningún conocimiento de alojamiento web

Elegir el dominio

Lo primero que debemos hacer es elegir el dominio de nuestra página web. Existen plataformas que nos permiten tener nuestra página web en un subdominio suyo de manera gratuita, pero a la larga es recomendable que compres tu propio dominio para tener autonomía y además hacer lucir tu sitio más oficial.

Usar un subdominio de alguna plataforma en vez de tener el tuyo propio, en primer lugar, da un aspecto mucho menos profesional. En segundo lugar, usar estos servicios suele tener muchas limitaciones implícitas (personalización, monetización, etc.) por lo que la mayoría de gente que empieza así acaba migrando a otro sitio al poco tiempo, con los problemas que esto implica (las migraciones son complicadas y podemos perder links).

Lo mejor es alquilar dominio propio (los dominios no se compran se alquilan) para que nuestra web cause una mejor sensación. Probablemente tendrás que ir probando dominios hasta encontrar uno que esté libre.

Recuerda que también puedes jugar con diferentes extensiones de dominio (.com, .es, .me, .shop, .design, etc.) cada una de ellas con un coste anual diferente.

Elegir plataforma

Antiguamente las páginas web codificaban directamente en HTML. Una vez programada la página web, se subían los ficheros de la web a un servidor abierto al público para que la gente pudiese visitar la web. Este era un proceso tedioso y poco amigable para mantener la página web actualizada.

Por suerte, ahora aplicaciones mucho más cómodas como los sistemas de gestión de contenido o CMS (Content Management System). Un CMS facilita muchísimo la creación de páginas web, así como su mantenimiento, actualización y mejora.

Para empezar, el leguaje PHP es bastante limitado por lo que las grandes páginas webs hechas con WordPress solo utilizan WordPress para algunas tareas, mientras que necesitan otros sistemas de software para completar la web.

Otro problema de WordPress es que prácticamente todo se hace con temas y plugins que pueden tener sus propios fallos de seguridad y pueden hacer el manejo de la página web algo tedioso. Existen herramientas que facilitan este trabajo, pero no siempre funcionan adecuadamente.

Si queremos tener la conciencia un poco más tranquila, podemos utilizar otras plataformas más cerradas, como Wix, que tienen todo mucho más controlado. Por ejemplo, crear una página web con Wix es cuestión de segundos, prácticamente.

Lo primero que debemos seleccionar es la clase de web que queremos crear entre varias categorías diferentes (empresa, personal, ecommerce, etc.). A continuación, seleccionamos una de las más de 500 plantillas disponibles y ya podemos empezar a rellenar nuestra página web con texto, arrastrando fotos, widgets y mucho más.

Los widgets pueden hacer cosas tan básicas como mostrarnos los seguidores que tenemos en las redes sociales, pero también permiten funciones más complicadas como programar citas sincronizadas con el calendario.

La ventaja que tiene Wix es que todo está perfectamente integrado en su ecosistema y funciona todo a la primera. Además, no tenemos que preocuparnos de actualizar nada ni de mantener servidores ni nada por el estilo. Otra cosa, con Wix también puedes comprar tu propio dominio web.

Configurar el dominio y las DNS

Una vez elegido el dominio y elegida la plataforma con la que vamos a construir la página web, lo primero que debemos hacer es vincular ambos.

Eso se hace con las DNS que no es más que una especie de páginas amarillas de Internet que le dice a nuestro navegador dónde debe ir a buscar nuestra página web (traduce la URL del dominio a una IP del servidor).

Este proceso se realiza en la web del registrador de dominios y, aunque no suele ser complicado, puede resultar poco intuitivo e intimidante. Lo mejor es ver la ayuda e instrucciones que encontraremos en la página web del registrador de dominios.

Otra ventaja de Wix y otros ecosistemas similares es que podemos registrar nuestro dominio directamente en su plataforma, por lo que este paso es completamente automático.

Resumen

Tener un sitio web personal puede parecer algo muy caro y complejo al principio, sin embargo, es mucho más sencillo de lo que parece y nos puede costar menos 30 euros al año.

Además, un sitio web suele ser una excelente inversión porque puede impresionar a potenciales clientes o empleadores, si creamos la web con propósito profesional, o puede servirnos para conectar con personas afines y explorar nuestra creatividad.