Warhammer 40,000 Shootas, Blood & Teef: análisis y opinión

Tomás de Jesús, 3 noviembre 2022

!Ha comenzado la Cyber Week de PcComponentes con descuentos de hasta el 70% en tecnología, envíos gratis a partir de 50 euros y con devolución hasta el 14 de enero! No te las pierdas...

Ver las mejores ofertas

Desde que se anunció, llevaba bastante tiempo esperando el videojuego Warhammer 40,000: Shootas, Blood & Teef. Su diseño, enfoque, modo de juego y, en general, que los protagonistas sean brutales orkos, me atraía cosa mala. Y así ha sido, logrando que mis colegas y yo viciemos un buen puñado de horas.

Sin ser un juego triple AAAA, Warhammer 40,000: Shootas, Blood & Teef es una magnífica oportunidad para aquellos que quieren un juego rápido, cargado de adrenalina y ambientado en este peculiar universo de ciencia ficción. Conoce más sobre él, te aseguro que acabarás gritando Waaagh!

¿Qué es el videojuego de Warhammer 40,000 Shootas, Blood & Teef?

Warhammer 40,000: Shootas, Blood & Teef es un videojuego donde te pondrás en el pellejo de un salvaje orko al que le han quitado la peluca. Bueno, técnicamente es una criatura peluda que le muerde la cabeza y le sirve de peluca, pero ya es excusa suficiente como para que comience esta alocada cruzada.

El malvado kaudillo orko que te ha arrebatado tu preciada peluca te tirará por la borda de su nave espacial, obligándote a recorrer niveles y niveles de una colmena imperial hasta encontrar la forma de abordar de nuevo dicha nave. No va a ser fácil, ya que te enfrentarás a todo tipo de enemigos, muy reconocibles si eres un jugador de Warhammer 40000.

Se trata de un videojuego que engancha desde el minuto uno. Warhammer 40,000: Shootas, Blood & Teef es rápido, sangriento y se nota que ha sido creado por amantes de este wargame. El mimo y pequeños detalles que tienen hace que puedas llegar a distraerte de toda la acción mientras se te dibuja una sonrisilla en la boca.

La historia simplona que nos ofrece es bastante corta, pero la gran ventaja es que es muy repetible. En especial si lo juegas con amigos. Al igual que Warhammer 40000 Battlesector, es un juego que gana enteros cuando se explora toda la parte multijugador. En este caso, tiene un cooperativo que ofrece risas aseguradas.

¿Cómo se juega a Warhammer 40,000 Shootas, Blood & Teef?

Warhammer 40,000: Shootas, Blood & Teef bebe de las clásicas plataformas de scroll lateral donde tu personaje se desplaza de izquierda a derecha. Al más puro estilo Metal Slug, deberás ir arrollando con todos los enemigos que te encuentres, abriendo compuertas y enfrentándote a los jefes de turno al final de los niveles.

Durante los primeros minutos aprenderás sus sencillos controles, ya que realmente son cuatro teclas. A partir de allí, podrás comprar y seleccionar diferentes tipos de arma con efectos variados, en función de a qué te estés enfrentando. También está el fiable ataque cuerpo a cuerpo, que cambia en función de la clase de orko que elijas. Y es que en Warhammer 40,000: Shootas, Blood & Teef puedes elegir entre cuatro:

Tipejo Vazilón, un orko especializado en las armas a distancias que a veces no consume munición y lanza bombas achicharradoras. Trinkabeztiaz, un orko asalvajado que es capaz de lanzar su lanza a grandes distancias y suelta garrapatillos con dinamita en la boca. Zoldado de Azalto, un orko con un cohete enorme atado a la espalda y que lleva un palo con granadas atadas en él. Eztrambótico, un orko psíquico que lanza rayos canalizando energía y que puede llegar a aturdir a los enemigos.

Durante las partidas podrás recoger piños, o dientes, que te servirán para desbloquear varios tipos de armas. También puedes gastarlos en comprar sombreritos molones, una fantástica forma de personalizar a tu orco y así diferenciarlo entre todo el jaleo de la acción.

En lo que respecta al multijugador, Warhammer 40,000: Shootas, Blood & Teef tiene la opción de jugar tanto en cooperativo como en versus. Podrás compartir la hilarante historia con tus amigos una y otra vez. O, si lo prefieres, demostrar cuál es el orko más poderoso en enfrentamiento entre vosotros.

Características más destacables

A pesar de ser un juego con un enfoque simplón, ha demostrado ser un videojuego excelente para los amantes de Warhammer 40000 y los clásicos de las maquinillas. Algunas de las características más destacables de Warhammer 40,000: Shootas, Blood & Teef son:

Gráficos

Dibujos coloridos y en dos dimensiones, pero con multitud de efectos que hacen que cada pantalla sea increíblemente atractiva. La personalización, el diseño y la variedad de enemigos no exigen demasiado a ningún PC, y a pesar de ello ofrecen una calidad perfecta.

Jugabilidad

En cinco minutos ya has aprendido a jugar, ahora sólo te queda dominar los controles y demostrar de lo que eres capaz. Luego tienes que aprender a elegir bien las armas, a lanzar el Waaagh! cuando sea oportuno y salir vencedor del nivel.

Historia

Lo dicho: acabas con un mundo colmena tú solito intentando recuperar tu garrapato pelucha. No le busques más sentido, son orkos de Warhammer 40000. Humor, estupidez y diálogos ridículos que te harán reír entre disparos.

Duración

La historia principal puede durar perfectamente unas tres horas, ya la juegues sólo o en cooperativo. A pesar de no ser mucho, es fácilmente repetible con los amigos, además de tener los modos versus para practicar puntería con sus cráneos.

Dificultad

La dificultad real está en la habilidad que tengas llevando los controles. Puede elegirse entre tres dificultades, pero la normal es bastante asequible si juegas solo la campaña principal. No hay enemigo que no puedas derrotar con paciencia y dakka.

Lo bueno y lo malo de Warhammer 40,000 Shootas, Blood & Teef

En definitiva, el videojuego de Warhammer 40,000: Shootas, Blood & Teef tiene un buen puñado de características que lo hacen muy interesante. Entre todas las cosas buenas que tiene, algunas de las que más me llaman la atención son:

  • Está basado en Warhammer 40000 desde una perspectiva diferente, con un diseño y humor fantástico.
  • Es fácil de aprender a jugar, siendo un videojuego ideal para compartir con niños y personas que no suelen viciar mucho.
  • No es demasiado caro en comparación a otros juegos. Te echarás unos buenos ratos y sentirás que la inversión ha valido la pena.
  • La banda sonora es brutal, con un estilazo a lo heavy metal que pega muchísimo con la acción que ofrece y los protagonistas orkos.
  • Es una fantástica introducción al universo de Warhammer 40000 para aquellos que no le dan al wargame.

De todas maneras, hay que tener algunos contras. No significa que tengan mucho peso, pero sí que los tengas en cuenta en el momento de adquirir el juego. Para comenzar, ha salido con algunos bugs importantes que afectan a la experiencia de juego, aunque los creadores se han puesto enseguida a arreglarlos.

No hay demasiado contenido a parte de la historia principal y el modo versus, por lo que puede llegar a hacerse ligeramente repetitivo. De todas maneras, tiene pinta de que con el tiempo sacarán nuevos modos de juego, incluso algún que otro más que bienvenido DLC con historias nuevas.

Y, por último, si estás bastante manido en estos videojuegos, Warhammer 40,000: Shootas, Blood & Teef te va a parecer sencillo hasta en el modo difícil. Tiene tiempo de que, con el tiempo, acaben de equilibrar adecuadamente las dificultades para aquellos que disfrutamos de shooters de este estilo.

¿Vale la pena pillarlo?

Si eres un aficionado a Warhammer 40000, y si especialmente coleccionas un ejército de orkos, tienes que comprarlo sí o sí. El diseño, carisma y humor que destilan los pielesverdes está fantásticamente implementado en Warhammer 40,000: Shootas, Blood & Teef.

Quizás sea un videojuego nicho, ya que en cierta manera debes conocer el universo de Warhammer 40000 para disfrutarlo por completo. Ocurre algo similar a Warhammer 40000 Battlesector, que si sabes de qué rollo trasfondístico va lo disfrutarás muchísimo más.

Si tus colegas se lo pillan, hazlo tú también aunque no te llame. Pasarás un buen rato entre tiros y risas. Incluso es posible que te despierte las ganas por saber más sobre otros juegos basados en Warhammer 40000, o mejor aún: el propio wargame y comiences a coleccionar algunas miniaturillas.

En definitiva, Warhammer 40,000: Shootas, Blood & Teef es un videojuego que ofrece una experiencia fresca y divertida. No es caro y si sois varios los que vais a lanzaros a por piñoz va a ser mucho más molón. Y, al fin y al cabo, darle una oportunidad a estos videojuegos es ayudar a las pequeñas compañías indies con ideas tan locas como ésta.