Elden ring, análisis y opinión de un juegazo

Tomás de Jesús, 19 abril 2022

AliExpress la promoción de los mejores productos de mayor con descuentos de hasta el 72% y códigos promocionales:

Ver las mejores ofertas

Elden Ring es uno de los videojuegos que está en boca de todos. Streamers, youtubers y muchísimos más jugones se han lanzado a él sin ningún tipo de miramiento. Pero, a la vez, otros se han topado con un juego realmente difícil y que no les hace disfrutar. ¿Puede ser verdad?

Heredero de los Dark Souls, si ya conoces estos títulos ya sabrás de qué pie cojea este juego. Y si no los conoces, probablemente descubras un juego que no está hecho para ti. A no ser que tengas una gran resistencia a la frustración, claro.

¿Qué es Elden Ring?

El videojuego de Elden Ring se cataloga como un juego de fantasía y de mundo abierto. Hasta ahí todo bien. Te encuentras un universo magnífico, muy bien ambientado y que es muy apetecible de explorar. Pero, y un gran pero, es que a cualquier rincón que vayas, algo te quiere matar, aplastar o simplemente comer.

Y es que su creador, Hidetaka Miyazaki, se ha juntado con otro genio de los mundos crueles y realistas, como es George R. R. Martin. La combinación de estas dos mentes creativas nos ha traído una historia interesante, pero una ambientación muchísimo mejor.

Por el mapa de Elden Ring puedes encontrarte todo tipo de criaturas, acceder a catacumbas con trampas y enemigos, además de casi siempre concluir con un jefe que te va a poner las cosas muy difíciles. Pero, tras intentarlo dos, tres, quince o veinte veces y lo venzas, la satisfacción será máxima.

O probablemente acabes hasta los huevos del juego. La fantasía oscura de Elden Ring es fantástica, pero tampoco te explican qué tienes que hacer exactamente. El hilo argumental está muy difuminado, haciendo que la exploración sea aún más importante y te permite disfrutar de la libertad para elegir qué enemigo quieres que te humille.

¿Cómo se juega a Elden Ring?

Básicamente se trata de un juego al estilo Dark Souls o Sekiro con componentes RPG. Comienzas con un personaje equipado con lo mínimo (o sólo un palo) para lanzarte a explorar tierras nuevas. Conseguirás runas, que las cambiarás por subidas de nivel, además de objetos que dejan los pocos enemigos que logres vencer.

Los combates son bastante simples, pero no fáciles. Quiero decir, los enemigos tienen patrones de ataques que puedes aprovechar para derrotarlos, pero por lo general vas a necesitar varios intentos. Los enemigos pueden ser gigantescos, lo que los convierte en objetivos aún más difíciles de vencer.

La forma de que el personaje no sea siempre un mindungui es a través de la obtención de niveles. Para ello tienes que recoger runas (que curiosamente te ofrecen los enemigos al acabar con ellos) e invertirlas en una interesante variedad de atributos.

Según qué tipo de atributo subas, podrás enfocar a tu personaje hacia un estilo de combate u otro. Por poner un ejemplo, puedes centrarte en Fuerza, Vigor y Resistencia para tener un personaje muy pegón. O simplemente subir Mente e Inteligencia para disfrutar del poderío mágico que ofrece este juego.

Los objetos los puedes comprar en algunos tenderos esparcidos por el mapa, pero también los dejarán caer los enemigos. Cuenta con un sistema de crafteo muy simple para algunos accesorios que se pueden convertir en imprescindible para vencer a ciertos bosses.

Así que, aunque tu idea inicial sea elegir la clase de caballero, que te ofrece una equipación específica, es posible que a lo largo del juego acabes subiendo otros atributos para convertirte en algo muy diferente. Todo depende de qué estilo te guste y según los poderes y objetos que te vas encontrando.

Por último, reincidir en el mundo abierto. Puedes ir a donde quiera, porque en cualquier lado te van a matar. Explora en la dirección que quieras, consigue objetos, equípate y aprovecha el mapa para marcar aquellos lugares y enemigos que no puedes derrotar. Ya volverás más adelante para vengarte.

Características destacables de Elden Ring

Entendiendo un poco por dónde van los tiros en el videojuego Elden Ring, es interesante realizar un análisis más objetivo de sus características más destacables. Porque si sólo lo haces desde la experiencia de juego, te encontrarás opiniones muy dispares.

Gráficos

Simplemente asombroso. La ambientación, luces y detalles de las texturas son increíbles. Si a esto le sumamos la creatividad con los entornos y los enemigos, conseguimos un mundo abierto que atrapa.

Jugabilidad

Es un juego que es fácil de aprender, pero difícil de dominar. Quiero decir, te harás enseguida con los controles, pero luego te costará mucho aprender a enfrentarte a los enemigos. Si estás acostumbrado a los Dark Souls, tienes mucho ganado.

Historia

Al principio te lo cuentan bien, pero después te acabas olvidando de la trama principal para irte a explorar y subir niveles. Es típico de las obras de Miyazaki, así que no le des más vueltas. Básicamente tienes que recuperar el Elden Ring mientras acabas con todos los enemigos del mundo que te encuentres. Fin.

Duración

Bastante larga. Si te dedicas a explorar todo el mundo abierto y no sólo vas a por los jefes principales, puedes echarte sin problema unas 60 u 80 horas de juego. Y, la verdad, se te van a pasar volando porque es tremendamente entretenido.

Dificultad

Difícil, para qué engañarnos. Incluso tras haberte equipado bien y conseguido unos buenos niveles en tu build, vas a sufrir bastante para derrotar hasta el más tonto de los enemigos. Tienes que entrar a jugar mentalizado de que vas a acabar frustrado.

Lo bueno de Elden Ring

Teniendo en cuenta mi propia experiencia de juego y todo lo comentado anteriormente, lo bueno de Elden Ring podría resumirse en:

  • Un juego con magnífica ambientación, entornos muy logrados y enemigos muy originales.
  • Libertad para explorar el mundo como más te plazca, o básicamente puedas avanzar sin que te maten al instante.
  • Puedes elegir entre varias clases de personaje, pero después elegir qué atributos subir para conseguir tu build preferida con los objetos que quieras.
  • El sistema de combate es bastante sólido, ya elijas ir a clases mágicas como al cuerpo a cuerpo.
  • Desarrollarás la capacidad de resiliencia, ya que llevará a tus límites la frustración con ciertos enemigos.

Lo malo de Elden Ring

Pero también tiene sus cosas negativas, aunque a veces son más por la propia inexperiencia en este estilo de juegos que por el propio Elden Ring. Las más destacables son:

  • Es recomendable jugar con mando antes que teclado y ratón, el juego no está optimizado para estos dos.
  • Los enemigos finales, los bosses y otras criaturas, te llevarán algunos intentos para superarlas. Quizás debas dejarlas a un lado, irte a subir de nivel y mejorar, para luego intentarlo de nuevo.
  • Cuando mueres, pierdes todas las runas acumuladas sin gastar. Puedes recuperarlas, pero tienes que volver a ir al lugar donde moriste. Y como mueras sin recogerlas, las pierdes para siempre.
  • El comienzo del juego es bastante duro, sobre todo a nivel de armamento. Debes valorar bien en qué mazmorras puedes sobrevivir e ir escalando de dificultad.
  • El multijugador es muy mejorable, ya que no es cooperativo. Puedes invocar a un jugador amigo a tu mundo, pero cuando la palma se acabó. También hay un PVP.

¿Vale la pena comprar el videojuego Elden Ring?

En términos generales, Elden Ring es un juegazo como la copa de un pino. A los más jugones, que ya han disfrutado de la experiencia Dark Souls o saben dónde se meten, lo disfrutarán como enanos. A los que es su primera vez en un juego cruel e injusto, puede que pida el reembolso del juego (si es que pueden).

Es un juego que vale la pena comprar. Su ambientación es fantástica, los enemigos son todo un reto y la exploración del mundo abierto es un gran aliciente para aquellos que nos encanta deambular y descubrir lugares.

Para aquellos fans de este estilo de juegos, les digo que entren de cabeza a Elden Ring sin pensárselo. Para los que no, les recomendaría ver primero algunos youtubers jugar, algunas guías de inicio y que se empapen un poco con el sistema de juego.

Aunque la curva de aprendizaje es muy abrupta al principio, a medida que lleves más de 10 horas serás capaz de valorar los diferentes encuentros, analizar la estrategia de los oponentes y tendrás una equipación más adecuada. A partir de aquí es cuando más se disfruta del juego.

En definitiva, Elden Ring es una joya de videojuego. Yo, que no había jugado a ningún Dark Souls, entré de lleno sin saber nada y lo pasé muy mal las primeras horas. Pero ahora que llevo más de 40 horas puedo decir que no me arrepiento.