JPEG Vs. HEIC - ¿qué ventajas e inconvenientes tiene cada formato?

Rubén Castro, 15 noviembre 2023

Ya han comenzado las ofertas de verano de AliExpress con ofertas de hasta el 70% en los mejores productos y cupones de descuento:

  • ESSS04: 4€ de descuento con EUR29 de compra mínima
  • ESSS08: 8€ de descuento con EUR59 de compra mínima
  • ESSS12: 12€ de descuento con EUR89 de compra mínima
  • ESSS18: 18€ de descuento con EUR129 de compra mínima
  • ESSS25: 25€ de descuento con EUR179 de compra mínima
  • ESSS40: 40€ de descuento con EUR269 de compra mínima
  • ESSS80: 80€ de descuento con EUR499 de compra mínima

Ver las mejores ofertas

Hasta hace poco, uno de los mayores debates en la fotografía digital fue RAW vs JPEG, pero últimamente ese debate se ha cambiado a JPEG vs HEIC. Tanto JPEG como HEIC son grandes opciones y cada una tiene sus ventajas e inconvenientes. A continuación, vamos a ver sus características.

Formato JPEG

JPEG (Joint Photographic Experts Group) es un formato de imagen creado a principios de los 90. Antiguamente los formatos de imágenes que predominaban eran el GIF y el BMP. Pero el primero estaba limitado a 256 colores y el segundo ocupaba demasiado espacio de almacenamiento. Estas molestas limitaciones hacían que GIF, BMP y otros formatos de imagen resultaran poco útiles en los inicios de Internet.

JPEG se desarrolló con el objetivo de ofrecer lo mejor de ambos mundos. Las imágenes guardadas como JPEG podían almacenar muchos más datos de color y, al mismo tiempo, ocupaban menos espacio de almacenamiento. Era el formato ideal para el nacimiento de Internet.

Desde entonces, JPEG se ha convertido en el formato de imagen dominante en todo el panorama de la fotografía digital, y todas las cámaras, desde las sin espejo hasta las DSLR y los móviles, pueden crear archivos JPEG.

Una de las características más útiles del JPEG, y una de las principales razones por las que este formato se hizo tan popular, es la flexibilidad que ofrece a la hora de crear imágenes. El usuario puede elegir la calidad de imagen mediante el nivel de compresión. La mayoría de las cámaras te permiten seleccionar el nivel de compresión que quieres aplicar a tus archivos JPEG; esto es lo que afecta tanto a su fidelidad visual como a su tamaño de archivo.

A mayor calidad de imagen, más ocupará el fichero; pero si no necesitamos tanta calidad, el tamaño del fichero será mucho más pequeño.

Sin embargo, aunque JPEG destaca por ofrecer un gran equilibrio entre calidad de imagen y espacio de almacenamiento, carece de muchas funciones importantes para la fotografía digital moderna. Los archivos JPEG eliminan muchos datos de color útiles para reducir el tamaño del archivo, lo que significa que tienes muy poca flexibilidad a la hora de ajustar los colores, sacar detalles de las sombras o crear tomas con un alto rango dinámico. Además, los archivos JPEG son de 8 bits, lo que significa que cada píxel puede contener 256 valores tonales para cada uno de los tres colores primarios de la luz (rojo/verde/azul). Esto era suficiente en los años 90, pero las cámaras digitales modernas capturan tanta información que el color de 8 bits ya no es suficiente.

Con el aumento de la capacidad de las cámaras, especialmente de los teléfonos inteligentes, e incluso de los fotógrafos ocasionales, que exigen mayor calidad y libertad de edición, se hizo necesario un nuevo formato de imagen para paliar estas deficiencias, así surgió el formato HEIC.

Formato HEIC

HEIC, o High Efficiency Image Coding, se desarrolló en 2015 para satisfacer las necesidades de los fotógrafos digitales modernos, teniendo en cuenta al mismo tiempo el almacenamiento, la calidad de imagen y la posibilidad de editar fotografías.

HEIF es el “padre” del formato HEIC. HEIF son las siglas de High-Efficiency Image File format (formato de archivo de imagen de alta eficiencia) es básicamente un contenedor capaz de almacenar una imagen o una secuencia de imágenes en un único archivo. De HEIF derivan el HEVC (High Efficiency Video Coding) y el HEIC (High Efficiency Image Coding).

HEIC utiliza un algoritmo de compresión que, al igual que JPEG, permite que las imágenes tengan un tamaño reducido, pero también garantiza que los archivos incluyan suficiente información de color para una edición en profundidad. HEIC también admite funciones como la transparencia y el almacenamiento de más de una imagen en un mismo archivo. JPEG, aunque útil, simplemente no puede dar cabida a opciones modernas como éstas porque no existían cuando se inventó JPEG.

HEIC es un formato de imagen de 10 bits. Por lo tanto, cada píxel puede contener 1024 valores de cada color rojo/verde/azul. Se trata de un aumento espectacular con respecto a los 256 valores de color por canal de JPEG, y permite a las imágenes HEIC capturar un rico detalle de color y una nitidez que son imposibles con las imágenes JPEG.

La popularidad de HEIC aumentó drásticamente cuando Apple lo estableció como formato de imagen predeterminado en sus iPhones de septiembre de 2017 (como el iPhone 8 y el iPhone X). Aunque los usuarios podían optar por guardar las imágenes utilizando el formato JPEG tradicional, la mayoría no lo hizo, lo que significó que millones de personas en todo el mundo estaban utilizando de repente el nuevo formato HEIC sin ni siquiera darse cuenta.

Otros fabricantes no tardaron en seguir su ejemplo, y ahora HEIC es compatible con los sistemas operativos más utilizados en teléfonos móviles y ordenadores; también es compatible con muchas cámaras DSLR y sin espejo.

Ventajas del formato HEIC

Tamaño de archivo

En lo que respecta al tamaño de archivo, HEIC supera a JPEG con bastante facilidad. Los algoritmos de compresión utilizados para crear archivos HEIC son capaces de empaquetar más datos de color en un archivo de menor tamaño en casi todas las situaciones, lo que significa que para los fotógrafos que priorizan el tamaño del archivo, HEIC casi siempre va a ser la mejor opción.

Los archivos HEIC pueden ocupar la mitad de espacio que un archivo JPEG

HEIC ofrece incluso una opción sin pérdidas, que reduce el tamaño del archivo sin merma alguna de la calidad. JPEG no permite esto; las imágenes JPEG, incluso las guardadas con una calidad del 100%, utilizan cierto grado de compresión con pérdida.

De hecho, hay experimentos en los que se ha guardado sucesivamente una imagen JPEG al 100% de calidad durante miles de veces y al final del proceso la imagen tiene una calidad muy baja. Por tanto, cuanto menos veces modifiquemos y guardemos un archivo JPEG mejor.

Metadatos

Puede que esto no importe a los fotógrafos ocasionales, pero para los fotógrafos que quieren llevar sus imágenes al límite, HEIC tiene ventaja en cuanto al almacenamiento de información adicional. Ambos formatos pueden almacenar datos EXIF (Exchangeable Image File Format) como la exposición, el modelo de cámara, la hora, la fecha e incluso la ubicación GPS.

Sin embargo, HEIC es capaz de almacenar metadatos adicionales como un mapa de profundidad, que puede ser utilizado por software como Lightroom para aplicar máscaras en función de lo cerca o lejos que estén determinadas partes de la imagen. Puede que estas opciones de metadatos adicionales no sean útiles para mucha gente, pero para los profesionales, aficionados y aquellos que simplemente quieren explorar más opciones de edición, los metadatos HEIC son simplemente mejores que lo que puede ofrecer JPEG.

Calidad de imagen

Cuando se trata tanto de compresión como de calidad de imagen, los archivos HEIC ganan a los JPEG. De hecho, el formato HEIC puede mejorar la calidad de las fotos con transparencia y una mayor capacidad de rango dinámico.

Los archivos HEIC admiten la transparencia de imagen de forma similar a los archivos PNG. La transparencia es especialmente útil en el diseño web porque permite que las imágenes -como logotipos o gráficos- se fundan a la perfección con el fondo existente de una página web.

En cambio, el formato JPEG no admite transparencias. Esto limita su flexibilidad a la hora de diseñar páginas web y puede hacerlo menos adecuado para logotipos.

Edición

Como JPEG es un formato con pérdidas, los archivos pierden datos cada vez que se edita y se vuelve a guardar una imagen. Esto significa que la calidad de un archivo puede degradarse con el tiempo a medida que se edita y reedita, destruyendo más datos cada vez.

Los HEIC, aunque también son un formato de archivo con pérdidas, tienden a conservar mejor la calidad de la imagen con el paso del tiempo. Además, almacenan la información de edición, por lo que incluso una vez guardadas las ediciones de una imagen, es posible revertirlas en el futuro.

Inconvenientes del formato JPEG

La única desventaja del formato HEIC es que el formato JPEG es mucho más popular. Es raro el programa o dispositivo que no reconozca o pueda trabajar con una foto JPEG. Sin embargo, aún hay muchos programas que no funcionan con archivos HEIC.

Da igual el dispositivo que utilices, el software que tengas instalado o el navegador de Internet que utilicen tus amigos y familiares. JPEG funciona en todas partes. Incluso los sitios web que te piden que subas archivos para una reclamación de garantía o una prueba de compra aceptan JPEG como formato válido, pero rara vez aceptan HEIC.

Dicho esto, cada vez hay más aplicaciones, dispositivos y páginas webs que admiten HEIC.

Resumen

Aunque tanto JPEG como HEIC son formatos de archivo perfectamente válidos, el HEIC es el claro ganador para los fotógrafos en el futuro cercano. JPEG fue una opción increíble durante décadas, pero ha sido eclipsado por HEIC en casi todos los aspectos.

Por supuesto, JPEG no es en absoluto inutilizable y sigue siendo la opción por defecto de muchas cámaras y teléfonos móviles, pero HEIC ofrece más funciones con menos espacio de almacenamiento. Aunque no está tan extendido como JPEG, es casi seguro que HEIC se convertirá en universal, y para quienes quieran hacer uso de sus opciones avanzadas ahora mismo, HEIC es una opción excepcional.

Preguntas frecuentes

Cómo convertir un archivo JPEG a HEIC

Cualquier aplicación que pueda abrir archivos HEIC puede exportarlos como JPEG.

Cómo convertir un archivo JPEG a HEIC

Los archivos JPEG se pueden convertir a HEIC con muchos programas modernos como Photoshop y Luminar. Dicho esto, normalmente no tiene mucho sentido comprimir archivos JPG existentes a HEIC. Va a ocupar un poco menos, pero nos arriesgamos a que haya artefactos de compresión. Lo mejor es disparar directamente en HEIC o pasar de un formato sin pérdida (RAW, DNG, etc.) a HEIC.

Rubén Castro

Redactor

Apasionado de explorar y diseccionar lo último en tecnología. Tengo mucha experiencia en el mundo de los ordenadores y el gaming, aunque también me gustan todos los tipos de gadgets.

Consentimiento