Escenografía de Warhammer 40.000: guía para novatos

Tomás de Jesús, 28 julio 2020

Cuando uno comienza a jugar a Warhammer 40.000 solo tiene ojos para las miniaturas. Pero ya cuando empiezas a hacer tus primeros pinitos en este wargame, te das cuenta de que la escenografía juega un papel fundamental durante el transcurso de las partidas.

Desde sencillas barricadas hechas con planchas de metal y viejos neumáticos hasta grandes torreones fortificados. Pasando, claro, por los típicos bosques de césped ferroviario con árboles aptos para cualquier tipo de escala. Las posibilidades son tan infinitas como la imaginación de los jugadores.

Aunque al principio es recomendable centrarse solo en hacer crecer la colección de miniaturas, pronto querrás añadir algún que otro elemento de escenografía a tu estantería. Ya sea de forma decorativa o para darle un uso en las partidas, tener tus propios búnkeres en casa es pasar al siguiente nivel de Warhammer 40.000.

En este artículo repasaremos la importancia de la escenografía, algunos ejemplos de mesas de juego muy interesantes y cómo hacer escenografía casera con materiales reciclados, ideal para los novatos que quieran jugar en casa en un campo de batalla improvisado.

¿Qué importancia tiene la escenografía en Warhammer 40.000?

La escenografía de Warhammer 40.000 tiene muchísima relevancia durante la partida. Esto se fundamente básicamente en que si no estuviese, las batallas serían un aburrido campo de tiro. La escenografía obliga a los jugadores a mover sus miniaturas y posicionarlas en lugares idóneos para poder abatir a las del rival.

Por poner un ejemplo, los ejércitos que se enfocan en el combate cuerpo a cuerpo, a pegarse de tortas con la mano o zarpa abierta, dependen mucho de cómo esté configurado el campo de batalla. Una mesa de juego repleta de escenografía que obstruya la visión permitirá que sus unidades de miniaturas lleguen más enteras a la línea de defensa del enemigo.

Además, en Warhammer 40.000 la escenografía tiene reglas especiales. Sí, a parte de las reglas básicas y las de tu ejército, tendrás que conocer qué hace cada pieza de escenografía y cómo puede influir en el devenir de la batalla. Pero no te preocupes, son reglas sencillas y muy focalizadas a producir efectos concretos.

Qué cantidad de escenografía es la recomendada para Warhammer 40k?

Por lo general, una mesa de juego de Warhammer 40000 mide 180 centímetros de largo y 120 de ancho. Aunque parezca que hay mucha distancia entre un lado y otro, al comienzo de la partida todo se va a reducir a una distancia de 60 centímetros entre tu ejército y el del rival. Y para que no sea una masacre de disparos, hay que llenar esa tierra de nadie con escenografía.

En el actual reglamento se recomiendan 18 piezas de escenografía para una mesa de ese tamaño, pudiendo ser tanto grandes edificios como pequeñas vallas. Lo importante es que la distribución se a correcta, haya escenografía de todos los tamaños y que éstas bloqueen de forma adecuada la visión, impidiendo un campo de tiro.

Tampoco hace falta que el campo de batalla esté muy sobrecargado, ya que esto puede generar problemas en el momento de jugar. Como, por ejemplo, al mover ciertas miniaturas de tamaño considerable que no cabrán entre un elemento y otro.

Como opinión personal, siempre recomiendo darle un sentido a la escenografía. Más allá de poner más o menos cantidad, que sea con cierta lógica; además de jugabilidad claro. Por eso, lo que yo hago es tratar de representar campos de batalla que representen un complejo industrial perdido en un bosque, una ciudad en ruinas o una base militar abandonada.

Los tapetes, un elemento que añade aún más carácter al juego

Pese a no ser algo relevante, los tapetes aportan el toque definitivo a cualquier mesa de juego. Y no, no vale el mantel de estampado de flores de tu abuela. Los tapetes representan, en forma de imágenes de alta calidad, diferentes terrenos donde colocar la escenografía: bosques, desiertos, ruinas urbanas, yermos helados y hasta superficies volcánicas.

No tienen efecto alguno en el juego, pero es mucho más agradable jugar encima de ellos para que las partidas sean aún más épicas. Y si haces fotos, todo resultará mucho más espectacular que no jugando encima de un tablón de madera plano y soso.

Los tapetes pueden ser de lona, pvc y neopreno, siendo estos últimos tan cómodos como las alfombrillas de ratón. También pueden utilizarse tapetes de césped ferroviario, aunque ya no se llevan tanto como en el inicio de todo, en los ochenta.

Existen muchas marcas que ya venden tapetes prediseñados, listos para desplegarlos y jugar. Si eres todo un artista del diseño gráfico, también puedes optar por diseñar el tuyo para tener una mesa de juego de Warhammer 40k completamente única y personalizada.

Games Workshop, la empresa de Warhammer 40.000, también ofrece una alternativa a los tapetes planos: mesas de juego con relieve. Se trata de secciones de plástico moldeado que aportan detalles adicionales sin necesidad de utilizar escenografía. Algun ejemplo de ello pueden ser carreteras, fosas con cráneos e incluso colinas. Este tipo de mesa de juego es modular, por lo que puedes elegir cómo montarla en cada partida.

¿Qué elementos de escenografía son los más adecuados para las partidas?

Si estás pensando en tener una buena mesa de juego en tu hogar, necesitarás un buen catálogo de elementos de escenografía. Para comenzar, recomiendo centrarse en aquellos más voluminosos y que pueden llenar el tablero con más facilidad. Edificios en ruinas, búnkeres y bosques son de las mejores opciones.

Luego, es interesante centrarse en elementos de tamaño mediano, que proporcionen cobertura y protección a las miniaturas pero sin tener que obstaculizar la línea de visión. Esta escenografía ayudará a que haya puntos del campo de batalla que ofrecen ciertas ventajas, generando interés en ambos jugadores por controlarlos. Estoy hablando de trincheras, contenedores y vehículos destrozados.

Crear una buena escenografía para un Wargame es todo un arte

Por último, tener un buen repertorio de elementos de tamaño pequeño ayudará a dar el toque definitivo al campo de batalla. Estos elementos no tienen que ser decisorios durante la partida, pero sí a ayudar a darle el aspecto que un campo de batalla debería tener. Ejemplo de ello son barricadas improvisadas, trampas para tanques, cráteres, cajas y barriles.

¿Cómo colocar la escenografía en Warhammer 40k?

Primero de todo, hay que tener claro qué temática quieres para tu campo de batalla. Aunque eso lo veremos un poco más adelante, con algunos ejemplos. Ya sea bosque, ciudad o sector industrial, lo importante es que la colocación sea justa para ambos jugadores.

Esto significa que si, por ejemplo, tienes 5 elementos de escenografía de tamaño grande, no todos se acumulen en un lado del campo de batalla. Puedes colocar uno en cada cuadrante y el último como pieza central; o dejar 3 bloqueando la tierra de nadie del campo de batalla y 2 en cada zona de despliegue de los ejércitos.

También es importante pensar en los diferentes despliegues que ofrecen las misiones de Warhammer 40.000. Y es que aunque el despliegue más usado es de un borde largo a otro, hay misiones que te obligan a desplegar utilizando cuadrantes opuestos, en diagonal o incluso con los bordes cortos del campo de batalla.

Esto no hace la partida más complicada, pero sí más entretenida, añadiendo una variedad que permite ver al campo de batalla de una perspectiva diferente. Por eso, es recomendable colocar la escenografía teniendo en cuenta todos los tipos de despliegue para conseguir que en ningún momento sea injusto.

En cualquier caso, si ocurriera, háblalo con el oponente y configurar la mesa de juego algo más acorde al despliegue. Y es que lo primero es priorizar la diversión por encima de las injustas situaciones que se pueden llegar a dar por una mala colocación de la escenografía.

Ejemplos de mesas de juego de Warhammer 40.000

Lo mejor para aquellos que nunca han visto una mesa de juego de Warhammer 40.000 es mostrar algunas de ellas para hacerse una idea general. He reunido un puñado de ejemplos para ilustrar campos de batalla con carácter y que pueden conseguir que tu casa sea el mejor lugar para jugar con tus colegas.

Sector Imperialis de Games Workshop

Esta es una de las gamas de escenografía oficiales para Warhammer 40.000. El Sector Imperialis básicamente se trata de una ciudad futurista (con toques góticos) destruida hasta casi sus cimientos, ofreciendo diferentes tipos de edificios con varias alturas para disponer de unidades en las alturas.

Estas ruinas urbanas ya están diseñadas para jugar a este juego, por lo que las distancias verticales entre plantas y otros elementos que las componen se complementan a la perfección con las reglas que Games Workshop ha diseñado para la escenografía en Warhammer 40.000.

Sector Mechanicus de Games Workshop

Similar a la gama de escenografía anterior, el Sector Mechanicus ofrece un toque más industrial a los campos de batallas. Se compone de puentes, pasarelas, generadores de plasma, forjas de promethium, conductores térmicos de plasma y hasta una capilla mecanizada dedicada a Omnissiah, el dios máquina.

Son completamente compatibles con el Sector Imperialis, por lo que una combinación de ambas consigue que el tablero de juego sea tan tétrico, ruinoso y futurista como se esperaría en Warhammer 40.000. Algunos de sus elementos tienen reglas especiales que puedes utilizarlas (o no) si te apetece.

Mesas de juego con madera MDF

Sin dejar de lado la ambientación industrial, una alternativa con muchas posibilidades y más económica que la escenografía de Games Workshop es esa hecha con madera MDF. Corta con láser, es muy fácil de montar y de pintar, pudiéndose crear campos de batalla muy espectaculares.

Puedes encontrar escenografía de este estilo de marcas como tabletop Scenics. La madera es un material elegante que aguanta bien el peso de las miniaturas. Pintarlo o no ya depende de cada uno, aunque si tienes mano con la pintura no dudaría ni un segundo en darle el toque final a esta magnífica escenografía.

Campo de batalla en la jungla

No todo tiene por qué ser futurista, ya que en la galaxia de Warhammer 40.000 se encuentran muchísimos mundos donde ni la humanidad ha puesto un pie. Algunos tan salvajes y asilvestrados que uno se espera que le salte un jaguar (o algo peor) de los espesos arbustos de estos campos de batalla.

Son sencillos y funcionales. Quizás no tengan demasiadas alturas, pero visualmente son muy atractivos. Para crearlos solo tienes que tener un poco de maña con las manualidades y acercarte al bazar chino más cercano: las plantas de pecera de plastiquete darán el toque de selva que tu mesa de juego necesitas. Y si añades de otros colores, será un poco más alienígena.

Mesas de juego desérticas

Y no porque haya poca escenografía, sino porque la temática es esta. Y es que una ambientación desértica es una de las mejores donde un aficionado novato puede comenzar a hacer sus primeros pasos en la creación de mesas de juego: muros y torres de roca desgastadas por el viento, algún que otro cactus y muchos relieves que obstaculicen la visión.

Para realizarlo solo se necesita porexpan o algún material moldeable sucedáneo. Con paciencia y práctica se pueden conseguir una gran cantidad de elemento de escenografía muy baratos. Una vez lijados y pintados, solo tocará probarlos en alguna que otra partida por la conquista del lejano oeste.

Campo de batalla de ciudad medieval

He dicho que la galaxia de Warhammer 40k es amplia ¿no? Pues no es de extrañar de encontrar planetas con un nivel tecnológico poco desarrollado, tocando la edad media. Y estos sufren los estragos de las grandes guerras interplanetarias entre todos los alienígenas y el imperio de la humanidad.

Y esque si te gusta ese rollo, también puedes aprovechar esta escenografía de otros juegos como Dungeons & Dragons o Warhammer Age of Sigmar. En Warhammer 40.000 hay cabida para todo tipo de ambientaciones.

Mesa de juego mundo necrópolis

Hay planetas que están desolados, arrasados por completo y que solo quedan restos de una antigua civilización. Los mundos necrópolis, habitados por los necrones, ofrecen un campo de batalla tan tétrico como perturbador.

Si te haces este ejército o te mola el rollo de un campo de batalla minimalista, este estilo es el adecuado. Sus piezas son sencillas de crear, incluso con un poco de maña puedes añadirles luces LED para darle un toque aún más aterrador. También se pueden comprar.

¿Cómo hacer tu propia escenografía casera?

La ventaja de tener un amplio abanico de ambientaciones en Warhammer 40k es que te permite innovar, diseñar y crear tu propia escenografía. En algunos de los ejemplos anteriores se necesita un poco de eso, como es en el caso del campo de batalla desértico.

Pero esto solo es un paso más en esta imaginativa y bonita afición de miniaturismo. Y es que juntándote con un puñado de colegas que también hayan comenzado con Warhammer, podrás reunir con facilidad escenografía suficiente para jugar en casa de uno de ellos.

Para realizar escenografía casera para Warhammer 40k solo necesitas aprovechar todo ese material que sueles llevar a reciclar: latas de bebidas de refresco como depósitos de combustibles, cañitas de plástico que sirven para hacer tuberías, rollos de cartón de papel de váter para hacer pilares….

También puedes optar por adquirir materiales de mejor calidad, como el porexpan, el cartón pluma e incluso el corcho. Estos te permitirán conseguir escenografía mucho más resistente, con un mejor acabado y ampliando todas las posibilidades de tu campo de batalla.

Aprovechar juguetes antiguos es una opción interesante, ya sean castillos de juguetes como coches o camiones que se adecúen a la medida de las miniaturas. Incluso puedes optar por utilizar los elementos del belén que solo se sacan para navidad, aprovechándose un poco más. Y que no falten los Lego, los Playmobil y hasta los Pinypon, si no te pones quisquilloso.

Las impresoras 3D, una alternativa a las manualidades

Con el paso de los años, las impresoras 3D no solo se han hecho un hueco en la creación de miniaturas, sino también en la escenografía. Cada vez ofreciendo más calidad, tanto empresas como particulares aprovechan las ventajas de las impresoras 3D para conseguir increíbles mesas de juego.

Si ya cuentas con una o tienes algún conocido que disponga de acceso a una de ellas, es fácil encontrar los archivos adecuados para imprimir toda la escenografía que quieras. Te ahorrará tiempo, cortes en las manos por culpa del cutter e incluso dinero.

Desarrolla tu creatividad con infinitas posibilidades

Si hay algo que me guste más que jugar a Warhammer 40.000, es diseñar mesas de juego para echar las partidas. Me puedo pasar un buen rato moviendo edificios, trincheras y hasta los diminutos barriles de turnos hasta estar convencido de que el campo de batalla va a ser perfecto.

Luego, si no fuera torpe ni manazas con las herramientas, me encantaría dedicarle mucho más tiempo a la creación de escenografía casera. Pero no tengo ni la destreza ni la paciencia para hacerlo. Aun así, considero que hacer tu propia escenografía es una gran forma de profundizar mucho más en esta increíble afición.

No recomiendo invertir en escenografía los primeros años del hobby, a no ser que tengas claro que va a durar mucho y quieres una buena mesa de juego en casa. Antes puedes optar por dirigirte a tiendas especializadas, clubes o asociaciones de rol y wargames donde jugar con escenografía de mayor o menor calidad.

Porque, al fin y al cabo, Warhammer 40.000 es un juego creativo e imaginativo. Tienes millones de posibilidades para montar y pintar tus miniaturas, personalizar la mesa de juego de tu casa y hasta crear historias y trasfondos a tu ejército. El único límite eres tú mismo.

Ver más
WikiVersus puede usar cookies para recopilar estadísticas, optimizar la funcionalidad del sitio y ofrecerte publicidad basada en tus intereses. Si sigues navegando estarás aceptando su uso. Más información de nuestras políticas.