El Autopilot de Tesla evita un accidente en una carretera helada

Por Sergio García / 6 enero 2019
autopilot tesla hielo derrape accidente autopilot tesla hielo derrape accidente autopilot tesla hielo derrape accidente

El pasado 28 de diciembre de 2018, Eric Laperriere se encontraba circulando por una carretera de Montreal con su Tesla Model 3. El vehículo se encontraba circulando con el sistema Autopilot sobre una superficie en muy malas condiciones en las que se alternaban humedad y placas de hielo.

En un momento determinado el coche desliza y pierde el control durante unos segundos, hasta que el sistema Autopilot, ayudado por el sistema de control de tracción y de estabilidad del vehículo, consigue retomar el control del coche.

Autopilot y otros sistemas de estabilidad autónomos

Durante todo momento, el vehículo es comandado por el sistema Autopilot sin que el Eric Laperriere se atreviese a tocar el volante.

No toqué el volante ni una vez. Todo se hizo a través del Autopilot y el sistema de control de tracción. […] El volante se movía tan rápido que preferí dejar que el coche lo manejara.

Los coches vienen desde hace bastantes años con unos sistemas de control de tracción y de estabilidad que ayudan (asisten) al conductor. Estos detectan cuándo el vehículo muestra un comportamiento extraño (diferente agarre de los neumáticos, diferencia de vectores de velocidad, etc.), sin embargo, lo que se observa en el vídeo va mucho más allá de lo que estamos acostumbrados.

El coche se encontraba deslizando con el morro prácticamente mirando hacia la derecha y aun así la suma de todos los sistemas de es capaz de recuperar el control del vehículo.

¿Cómo es posible que recuperase el control?

Aunque todos los sistemas de control colaboraron, parece la tracción a las cuatro ruedas fue lo más importante (a falta de investigación del fabricante), ya que el sistema de Autopilot, en su estado actual, no tiene la capacidad de mover el volante ni la suficiente cantidad ni a la suficiente velocidad como para recuperar ese derrape.

Aun así, es increíble que la suma de los sistemas de control autónomos sea capaz de recuperar una situación tan extrema que hubiese provocado un accidente insalvable, si el vehículo se encontrase a manos de un conductor.

Desde luego, los sistemas de control de vehículos autónomos van mejorando poco a poco y cada vez les queda menos para sustituirnos.

Recibe las mejores noticias y reviews sobre tecnología