¿Qué son los negros aplastados (Black Crush) en una pantalla?

Rubén Castro, 21 abril 2022

Ya está aquí la Vuelta al Cole de GeekBuying con descuentos de hasta el 50%!!!

Ver las mejores ofertas

¿Qué es el Black Crush?

El término “black crush” o aplastamiento de negros hace referencia a la pérdida de fidelidad en las zonas especialmente oscuras de una imagen. El término puede aplicarse tanto en el ámbito de la fotografía como en el del vídeo, pero se utiliza más comúnmente para describir la pérdida de detalle de las sombras en las imágenes en movimiento, como las películas y los juegos.

Es posible que no notes inmediatamente el aplastamiento por negro hasta que veas la imagen “correcta” junto a ella (por ejemplo, en una pantalla diferente que haya sido calibrada correctamente). Puedes ver un ejemplo en la imagen de abajo. En la pantalla superior se aprecian los detalles en las zonas oscuras, mientras que en el otro no.

Es poco probable que este problema haga que el contenido no se pueda ver, pero sí que desvirtúa la presentación general. En las películas, es posible que se pierdan detalles sutiles, mientras que el problema puede dificultar demasiado la visión de lo que ocurre en algunos juegos, sobre todo en salas con mucho contraste.

Hay todo tipo de razones por las que puede producirse el black crush, y no todas se deben a la pantalla. Si el detalle de las sombras no se capturó en primer lugar porque la cámara no estaba preparada para ello, los negros aparecerán aplastados. Algunos directores y fotógrafos utilizan esta técnica para crear intencionadamente un espacio negativo.

Con demasiada frecuencia, el problema reside en la pantalla. Muchos juegos requieren que el jugador calibre la gamma y el punto blanco cuando se inicia el software por primera vez, y configurarlo incorrectamente (o hacerlo mal a nivel de sistema) puede causar una pérdida de detalle en las sombras. A veces, los juegos implementan mal el HDR, lo que también provoca un aplastamiento de los negros.

La mayoría de las pantallas de los consumidores nunca se calibran cuando salen de la fábrica, y sin una calibración adecuada por parte de un profesional, siempre producirán una imagen que se desvía de la fuente. Por eso se recomienda a los creadores de contenidos y a los fotógrafos que utilicen una pantalla calibrada cuando editen su trabajo.

A veces, el televisor es realmente el problema. OLED es una tecnología de pantalla autoemisiva, lo que significa que los píxeles pueden apagarse para mostrar un negro “verdadero”. Por desgracia, el OLED también tiene dificultades para las escenas muy oscuras, lo que en algunos modelos puede llevar a una pérdida de detalles en las sombras, ya que el televisor se esfuerza por reproducir los sutiles tonos que existen entre los estados “encendido” y “apagado” a nivel de píxel.

Muchos televisores LCD con iluminación LED utilizan ahora algoritmos de atenuación para apagar o reducir la luz tras las escenas oscuras o negras. Esto ayuda a que el televisor produzca un nivel de negro mucho más profundo, pero casi siempre se produce perdiendo algo de detalle de las sombras. En general, cuantas más zonas de atenuación tenga una pantalla, menos grave será el problema.

Una forma sencilla de comprobar si hay aplastamiento por negro es utilizar una prueba de campo de estrellas. En una pantalla que presenta con aplastamiento de negros notaremos que vemos menos estrellas (las que brillan menos desaparecerán).

Aun así, no es una prueba válida para los OLED ya que un píxel blanco brillante puede estar junto a uno negro puro sin que ningún algoritmo de atenuación interfiera en la imagen. En ese caso debemos poner una escena oscura de una película. Las últimas de Batman suelen ir bien.