Errores típicos a la hora de comprar un nuevo televisor

Rubén Castro, 21 abril 2022

Ya han comenzado las ofertas de BlackFriday en AliExpress! Te dejo una guía con las mejores ofertas y los mejores códigos de descuento!!!

Ver cómo aprovechar las ofertas

Elegir un nuevo televisor es complicado. Muchas tecnologías nuevas, cada fabricante con sus siglas diferentes, pero similares… No nos lo ponen fácil. En este artículo, vamos a ver algunos de los errores más comunes a la hora de comprar un televisor.

1. Elegir un televisor basándonos en cómo se ven en las tiendas

Muchos de nosotros hemos ido a ver los televisores a alguna tienda y nos ha encantado la calidad de imagen de algún modelo en particular. Sin embargo, debemos de tener en cuenta que las condiciones de la tienda (iluminación) y del televisor (configuración de imagen) no pueden ser ni óptimas ni comparables con cómo se verá en nuestro salón de casa.

Las demostraciones en tiendas pueden ser útiles, pero no para juzgar la calidad de la imagen o el sonido. Las condiciones de iluminación de una tienda rara vez coinciden con las de la sala de estar o del cine. Sin embargo, los ángulos de visión no se ven afectados por el entorno comercial. Si va a comprar un televisor para que lo vea toda la familia o un grupo de amigos, compruebe en la tienda que todo el mundo puede ver la pantalla independientemente de dónde esté sentado.

También puedes juzgar si te gusta el diseño general del televisor. ¿Son los biseles lo suficientemente finos? ¿Se tambalea demasiado el soporte? ¿Puedes colocar una barra de sonido debajo de la pantalla o necesitarás un soporte de pared? Es mucho más difícil juzgar estas cosas cuando estás mirando un producto por Internet.

Luego está la forma de interactuar con el televisor. ¿Qué capacidad de respuesta tiene su sistema operativo? ¿El mando a distancia se siente bien en la mano? ¿Cómo de rápido arranca el televisor desde el modo de espera? Ten en cuenta que algunos modelos también pueden tener actualizaciones de software que los mejoren con respecto a los modelos de la tienda, que rara vez (o nunca) se actualizan.

Como hemos dicho, también debemos fijarnos en los ajustes del televisor. La mayoría de los televisores tienen un modo de demostración diseñado para ser utilizado en las tiendas, que tiende a elevar todo al máximo. Verás colores sobresaturados, el máximo brillo posible y quizás incluso una nitidez artificial de la imagen. Esto se hace para que ciertos modelos destaquen en la feria, pero no es una representación exacta de cómo se utilizará el televisor a largo plazo.

Además, hay que tener en cuenta que algunos televisores cuentan con demostraciones específicas del fabricante en cada unidad, mientras que otros se limitan a mostrar una imagen básica en cada pantalla. No siempre es obvio que esta señal llegue a 1080p, y mucho menos a 4K o HDR. Es difícil hacer una evaluación justa sin saber lo que el televisor es realmente capaz de hacer cuando se alimenta de una fuente de alta calidad, como un Blu-ray UHD.

2. Creer al vendedor

La mayoría de las grandes cadenas minoristas forman a su personal para vender, en lugar de ofrecer un asesoramiento imparcial al consumidor. Su principal objetivo es ganar dinero. Esto significa que a menudo te orientarán hacia las opciones más caras, aunque no las quieras o necesites necesariamente.

Por experiencia, el personal de las tiendas no siempre está bien informado sobre los productos que vende. Trabajar muchas horas por poco dinero es un trabajo, no una pasión. De hecho, el sector minorista tiene una de las tasas de rotación más altas de cualquier industria. Por eso, formar a fondo a cada nuevo miembro del personal no es una prioridad. Además, si trabajas en un departamento que vende entre 50 y 100 modelos diferentes, no se puede esperar que seas un experto en todos ellos.

El personal de la tienda suele promocionar determinados productos porque así se lo ha ordenado su jefe. Si trabajan a comisión, también tienen un gran interés en orientarle hacia un modelo más caro que el que usted necesita.

Cabe añadir que los minoristas especializados (normalmente tiendas independientes) forman a su personal para que pueda ofrecer a los clientes un producto que se adapte a sus necesidades y a su presupuesto. Pero siempre hay que ser un cliente exigente. Para obtener una opinión verdaderamente imparcial, recurra a fuentes independientes, como periodistas, críticos y expertos en la materia.

3. ¿A mayor precio, mayor calidad de imagen?

Muchos creen que gastar más mejorará la calidad de la imagen, pero no siempre es así. Los mejores televisores económicos no sacrifican la calidad de la imagen. De hecho, la calidad de imagen es lo único que tienen los mejores televisores económicos. Por eso, TCL y Hisense han ganado tanta cuota de mercado vendiendo televisores sin florituras a precios asequibles.

Se puede gastar el doble de precio de un televisor como la serie 6 de TCL y acabar con una calidad de imagen peor. ¿Cómo es posible? Estás pagando por otras características, no por una mejor imagen. En el caso de la Serie 6, se trata de un panel 4K de buena calidad que ofrece una imagen brillante con atenuación local Mini-LED para mejorar la reproducción de los negros. A cambio, recorta en otras características. No tiene resolución 8K, un procesador de imagen de última generación, una nueva tecnología para manejo del movimiento, una frecuencia de refresco de 120 Hz o puertos HDMI 2.1.

Si quieres un mejor escalado, la última especificación HDMI para los juegos de última generación y una alta frecuencia de refresco que ofrezca un movimiento más suave, tendrás que gastar más o sacrificar la calidad de imagen para conseguirlo. Es prácticamente imposible encontrar un televisor de gama media que lo haga todo.

La calidad de la imagen viene determinada por el tipo de panel, la relación de contraste, el brillo general y otros factores, como si el televisor tiene retroiluminación o utiliza la atenuación local.

Hay muchas otras características de un televisor que no afectan directamente a la calidad de la imagen. Para mejorar la calidad de imagen más allá incluso de un buen televisor económico, tendrá que gastar bastante más en un modelo de gama alta o hacer algunos sacrificios para ajustarse a su presupuesto.

La buena noticia es que, si solo quieres un televisor con una gran imagen, no necesitas gastar una gran cantidad en características que no vas a usar.

4. Olvidar la calidad de sonido

A medida que los televisores son más delgados y los biseles se reducen, los fabricantes tienen menos espacio para los altavoces integrados. De hecho, la mayoría de los televisores ni siquiera utilizan altavoces orientados directamente hacia el espectador. En su lugar, los fabricantes inclinan los altavoces hacia la parte inferior y luego “rebotan” el sonido hacia el espectador.

El resultado es una mala reproducción del sonido, especialmente en lo que respecta a la respuesta de los graves. Su próximo televisor puede sonar peor que el que va a sustituir, aunque sea un modelo emblemático. Si el audio es importante para ti, quizás quieras ahorrarte un poco en el monitor y comprarte una barra de sonido aparte.

Las barras de sonido son una opción ideal para quienes no tienen espacio o presupuesto para un sonido envolvente adecuado. Puede encontrar una barra de sonido que se adapte a casi cualquier presupuesto, y cualquier barra de sonido es mejor que el sonido de los televisores normales.

Si tienes un poco más de dinero y espacio, puedes invertir en un receptor, altavoces satélite y un subwoofer para obtener un verdadero sonido envolvente.

Si buscas barras de sonido, ten en cuenta el ARC o el eARC. ARC significa canal de retorno de audio, y simplifica enormemente la conexión de una barra de sonido al televisor. Puedes utilizar un cable HDMI para conectar la barra de sonido al televisor. El televisor envía la fuente correcta a la barra de sonido, ya sea un reproductor de Blu-ray, una videoconsola o un decodificador.

eARC es la siguiente generación de ARC, y ofrece una mejor compensación de la sincronización de labios y un mayor ancho de banda para soportar tecnologías como Dolby Atmos y Dolby TrueHD. Siempre puede conectar su barra de sonido mediante un cable dedicado, pero el uso de ARC significa que tiene un cable menos del que preocuparse. Algunas barras de sonido tienen incluso puertos HDMI adicionales si los necesitas.

5. Aplazar la compra esperando la próxima generación, una y otra vez

Los entusiastas y los que miran por los escaparates son propensos a esperar a la próxima gran revolución antes de dar el paso definitivo. Por desgracia, en el mundo de los televisores es un círculo vicioso, en el que nunca compras nada porque te preocupa perderte lo que podría estar disponible el año que viene.

La tecnología de las pantallas parece avanzar a un ritmo mucho más rápido que de los CRT, sin embargo, muchos de los avances no son más que marketing. También es fácil pensar que estas tecnologías dejarán atrás lo que hay actualmente en el mercado… Normalmente, un televisor con una buena calidad de imagen te va a durar muchos años y la diferencia de calidad con los modelos nuevos no va a ser excesiva.

También hay muchos peligros que conlleva ser un early adopter, como pagar un gran precio por una tecnología que puede no ser tan buena. Hace unos años, los televisores OLED costaban casi el doble de lo que cuestan hoy. También eran bastante propensos a quemarse (retención permanente de la imagen). Ahora son mucho más baratos y más resistentes al burn-in (aunque el problema sigue existiendo).

Es mejor comprar una tecnología madura que está alcanzando su máximo rendimiento general, en lugar de una incipiente que todavía tiene un largo camino por recorrer.

En cuanto a las capacidades inteligentes, por desgracia, ahora casi todos los televisores son modelos inteligentes. Y la mayoría necesitan conectarse a Internet. Si no lo haces te saltarán mensajes molestos de actualizaciones cada cierto tiempo. Además, la mayoría de los fabricantes de televisores ofrecen ahora actualizaciones a través de la Internet. Éstas suelen añadir nuevas funciones, corregir errores y, en el caso de algunos modelos antiguos, desbloquear la funcionalidad HDMI 2.1 que siempre estuvo ahí.