Investigadores desarrollan un envoltorio alimentario a base de plantas que sustituye a los plásticos nocivos

Rubén Castro, 4 julio 2022

Ya han comenzado las ofertas de BlackFriday en AliExpress! Te dejo una guía con las mejores ofertas y los mejores códigos de descuento!!!

Ver cómo aprovechar las ofertas

Investigadores de Rutgers y Harvard han desarrollado un recubrimiento vegetal por pulverización que podría sustituir a los productos plásticos derivados del petróleo en el envasado de alimentos.

El proceso, denominado hilado por chorro rotatorio enfocado, consiste en rociar un material compuesto por fibras a base de polisacáridos y biopolímeros sobre los alimentos. Al igual que el envoltorio retráctil, el material se adapta a la forma y el tamaño del artículo y es lo suficientemente robusto como para protegerlo de las magulladuras durante el transporte. El artículo de los investigadores se ha publicado en la revista Nature Food.

Las fibras contienen agentes antimicrobianos naturales como el aceite de tomillo, la nisina y el ácido cítrico, que protegen contra el deterioro y los microorganismos patógenos como la listeria y la E. coli. En las pruebas realizadas, el recubrimiento pudo prolongar la vida útil de los aguacates en un 50%. El recubrimiento se puede enjuagar fácilmente con agua y se descompone en el suelo en tres días, eliminando prácticamente los problemas medioambientales asociados al uso de envases y envoltorios de plástico derivados del petróleo.

“No estoy en contra de los plásticos”, dijo Philip Demokritou, director del Centro de Investigación de Nanociencia y Materiales Avanzados de Rutgers. “Estoy en contra de los plásticos derivados del petróleo que seguimos tirando porque sólo una mínima parte de ellos puede reciclarse”.

“En los últimos 50 o 60 años, durante la Era del Plástico, hemos arrojado 6.000 millones de toneladas métricas de residuos plásticos a nuestro entorno. Están ahí fuera degradándose lentamente. Y estos pequeños fragmentos están llegando al agua que bebemos, a los alimentos que comemos y al aire que respiramos”.

La investigación fue financiada por la Iniciativa de Nanotecnología Sostenible de la Universidad Tecnológica de Harvard-Nanyang / Singapur. No se menciona la comercialización de la tecnología, pero ese es sin duda el objetivo final.