Preguntas y respuestas frecuentes sobre el aumento de pecho

María Franco, 27 julio 2022

Una de las operaciones más demandadas en la actualidad es la de aumento de pecho y todo lo relacionado con ellos.

La verdad es que suelen surgir muchas dudas al respecto. Hay, por supuesto, diferentes opciones quirúrgicas para aquellas mujeres que no están contentas con su pecho o para las que quieren realzarlo, un aumento podría ser lo que están buscando.

Si quieres más información sobre en qué consiste un aumento de pecho, aquí te respondemos a las preguntas más frecuentes que se suelen hacer a los cirujanos antes de este tipo de intervenciones estéticas.

¿Qué es un aumento de pecho?

El aumento de pechos, es un procedimiento quirúrgico en el que se usan implantes mamarios o un trasvase de grasa para aumentar el tamaño, la forma y/o la simetría de los senos.

Los implantes son generalmente de silicona o de una solución salina, mientras que los aumentos de grasa usan la propia grasa del paciente.

Es importante tener en cuenta que un aumento de pechos no puede corregir el pecho demasiado caído, sin embargo un levantamiento sí puede.

Para aquellas personas que buscan un aumento de pecho en pechos caídos, es posible que sea necesario un levantamiento junto con un aumento para garantizar que los resultados finales sean más completos y estéticos a largo plazo.

Una operación de pecho puede incluir solo aumento o también levantamiento de los senos

No existe una paciente de aumento de senos “típica”, pero es lógico que quienes se quieran someter a la operación deben gozar de buena salud para someterse a esta cirugía.

Además, hace falta tener un mínimo de 18 años para hacerse un aumento de pecho con fines estéticos.

El principal beneficio del aumento es, obviamente, un mejor aspecto estético de los senos. Eso va unido a una mayor confianza en uno mismo así como una mayor calidad de vida para las pacientes.

Cómo prepararse para un aumento de pecho

Como suele pasar con este tipo de procedimientos, la decisión más importante es encontrar al médico cirujano adecuado.

Sobra decir que tu cirujano plástico debe estar perfectamente cualificado académicamente y debe ser alguien en quien confíes.

Te aconsejamos que veas muchas fotos del antes y después para tener una idea del estilo de un cirujano plástico en concreto y asegurarte así de si se corresponde con lo que estás buscando.

Es de gran importancia estar bien informado sobre todos los aspectos de la cirugía. Las pacientes deben tener en cuenta los gastos financieros así como el tiempo necesario para someterse al procedimiento y recuperarse (algo que no se suele valorar y es igualmente importante), así como cualquier posible efecto secundario físico o emocional.

Cuando se trata de la operación en sí, las pacientes tienen hoy más opciones que nunca para conseguir personalizar el resultado final, eligiendo desde el tipo de relleno hasta la forma, el perfil y el tamaño.

Si optas por implantes, no existe uno en concreto considerado mejor que los otros. Las opciones incluyen implantes de solución salina, silicona y los “ositos de goma”.

  • Los implantes salinos se llenan con agua salada estéril y tienden a proporcionar una forma, sensación y firmeza uniformes al seno. En caso de fuga de un implante (algo que es muy muy poco probable), un implante de solución salina simplemente se rompería, permitiendo que la solución salina sea absorbida y expulsada de manera natural por el cuerpo.
  • Los implantes de silicona están hechos con gel de silicona, que al final se siente más como tejido mamario natural. Los implantes de silicona con fugas no se derrumbarán simplemente. Si los implantes tienen fugas, el gel interno se va a quedar en el recubrimiento del implante o escapará a un lateral del implante mamario. Son la opción más conocida de manera popular de implantes.
  • Los implantes de ositos de goma tienen una forma estable y mantienen su forma incluso si se rompe el recubrimiento del implante. La consistencia del gel dentro de los implantes de ositos de goma tiende a ser más espesa y firme que la de los implantes tradicionales. También requieren una incisión un poco más larga en la piel, pero si buscas volumen, puede que estos sean para ti.

Hay algunas diferencias en el precio, la sensación y los requisitos de incisión, por lo que te recomendamos consultar con tu cirujano para encontrar el implante adecuado para ti. Incluso después de elegir un implante, aún queda por elegir la forma y el tamaño.

Los implantes de gel de silicona y de solución salina suelen ser más redondos, mientras que los implantes de ositos de goma tienden a venir en diferentes formas y opciones redondeadas.

Los implantes más redondos ayudan a conseguir una parte superior del seno más completa, mientras que los implantes con forma crean una apariencia inclinada en el perfil del seno. En cuanto al tamaño, los implantes oscilan entre los 150 cc y los 800 cc.

El tamaño que se ponga suele depender del tamaño de los senos que ya tenga la paciente, de sus objetivos personales y de las recomendaciones del cirujano plástico.

A medida que se acerca la operación, lo ideal es que los pacientes elijan a un familiar o persona de confianza para ayudarlos durante el proceso de recuperación.

Nota importante: en la actualidad, no hay implantes que duren para siempre, por lo que tendrán que ser reemplazados al final de su vida útil natural.

Si bien los fabricantes generalmente dan garantías de hasta 10 años, hay mucha fluctuación en las fechas.

Los implantes mamarios tienen una vida de en torno a los 10 años antes de tener que volver a cambiarlos

Algunos implantes pueden durar de seis a siete años, mientras que otros pueden durar 20.

Siendo ese el caso, una mujer de 30 años puede esperar cambiar sus implantes entre dos y cinco veces en su vida (aunque los implantes son cada vez más duraderos con los nuevos avances, es algo a tener en cuenta).

Qué esperar durante la operación para un aumento de pecho

Los aumentos de pechos como norma se hacen bajo anestesia general, por lo que las pacientes no deben esperar nada del procedimiento, porque no se van a enterar.

A pesar de que el tiempo de la operación es diferente de un paciente a otro, lo habitual es que este tipo de cirugía dure algunas horas.

Una vez que el paciente está bajo los efectos de la anestesia, es el momento de la incisión. Hay algunas técnicas que los cirujanos usan para hacer esto:

  • Se hace una incisión inframamaria en el pliegue debajo del pecho y deja una cicatriz delgada de 3 a 5 cm. Las ventajas de este tipo de incisión incluyen un punto de acceso más amplio y una forma fácil de tapar la cicatriz. Este es el tipo de incisión más habitual.
  • Se realiza una incisión periareolar alrededor del borde externo de la areola, con el objetivo de camuflar la cicatriz dentro de esta área natural de transición pigmentaria. Esta incisión se suele usar para pacientes que se someten a un levantamiento de pecho de leve a moderado al mismo tiempo.
  • Se realiza una incisión transaxilar a través de la axila, mediante la cual un cirujano coloca el implante mamario usando los instrumentos especializados. Si bien esto deja una pequeña cicatriz en la axila, deja los senos completamente libres de cicatrices.
  • Se hace una incisión transumbilical justo encima del ombligo. Luego, los implantes mamarios se insertan a través de la incisión y se acercan al seno. Al igual que una incisión transaxilar, una incisión transumbilical no deja cicatrices en el seno (aunque hay una cicatriz en el punto de la incisión). Este método no se puede realizar con los implantes de silicona y puede anular la garantía de los implantes de solución salina, así que asegúrate de preguntarle a tu cirujano. Es un método poco empleado.

Una vez que se hace una incisión, los implantes se insertan debajo del músculo pectoral o directamente detrás del tejido mamario.

La colocación depende del tipo de implante, los objetivos y resultado que busque la paciente, el tipo de cuerpo y las recomendaciones del cirujano.

Las incisiones se cierran con suturas finas que en la actualidad prácticamente no dejan ningún tipo de cicatriz si se cuidan de manera adecuada.

El postoperatorio de una operación de pecho

Si bien el proceso de postoperatorio es bastante largo, lo habitual es que las pacientes se vayan a casa el día de la operación o al día siguiente.

Una vez que se pasa el efecto de la anestesia, las pacientes son enviados a casa con un sujetador médico de compresión sobre las vendas de la operación, algo que ayuda a minimizar la hinchazón y evita la tensión de los puntos. Esto se suele usar durante todo el proceso de recuperación inicial.

Por supuesto, la recuperación varía dependiendo de la zona donde esté la incisión, el tamaño del implante y la ubicación.

También hay que destacar que muchas mujeres pueden sentir al principio que sus pechos están demasiado altos, no obstante no es motivo de preocupación, porque los implantes van a bajar de manera natural a medida que se asientan sobre el cuerpo.

En cualquier caso, es muy probable que los primeros días posteriores a la operación te encuentres con cierta incomodidad y sensibilidad, como pasa con la mayoría de las operaciones.

Se te recetarán analgésicos para las primeras semanas, y aunque es cierto todo lo referente a las molestias, estas irán desapareciendo poco a poco.

El primer mes tras la operación la paciente no puede realizar grandes movimientos y tendrá la movilidad reducir en el tronco superior del cuerpo

En España, el tiempo de recuperación que se tiende a aconsejar a las pacientes es de un mes, es decir, un mes sin trabajar y sin grandes movimientos.

Aunque podrás moverte, el ejercicio que implique impacto debes evitarlo durante al menos ese mes, y lo que probablemente notes es la dificultad de elevar y mover los brazos al principio.

Algunos ejercicios para el tronco superior del cuerpo se pueden volver a hacer pasadas unas seis semanas, así como levantar cosas por encima de la cabeza y usar sujetadores con aros.

Posibles efectos secundarios

Como sucede con cualquier cirugía, el aumentos de pecho no está exento de riesgos que debes tener en cuenta.

Los posibles efectos secundarios incluyen cicatrices, sangrado, hematomas, infecciones, y cambio o pérdida de la sensibilidad del pezón.

Lo que hace que un aumento de pecho sea potencialmente más peligroso que otras cirugías es el uso de implantes.

Las fugas y rupturas del implante, el linfoma anaplásico de células grandes asociado al implante, las arrugas de la piel sobre el implante o la colocación incorrecta del implante son riesgos muy reales que uno debe tener en cuenta.

Como en todas las cirugías existen posibles efectos secundarios, sin embargo con un buen postoperatorio desaparecerán rápidamente y no causarán ningún tipo de problema

Otro riesgo relacionado con los implantes es la contractura capsular.

Normalmente, el cuerpo formará una cápsula de tejido cicatricial alrededor del implante, pero esta cápsula ocasionalmente puede distorsionar el implante, causando problemas que a veces requieren más operaciones para solucionarlos.

Otros efectos secundarios incluyen riesgos de anestesia general, acumulación de líquido, hematomas o dolor persistente.

Si bien existen varios riesgos que son reales, un aumento de pecho es un procedimiento bastante rutinario y en el que si sigues todos los consejos de tu cirujano, no deberías tener problemas.

El precio de un aumento de pecho en España

Por supuesto, el precio del aumento de pecho varía dependiendo de muchos factores.

Un rango de precio típico es entre 4.000€ y 8.000€ en España.

En cualquier caso, el precio debe incluir los costes del centro o clínica hospitalaria, la anestesia, los implantes, el estudio preoperatorio, el equipo quirúrgico y otros gastos tales como medicamentos, vendajes, etc.