Falsos mitos sobre cosmética ¿En qué te han engañado?

María Franco, 26 agosto 2021

AliExpress la promoción de los mejores productos de mayor con descuentos de hasta el 72% y códigos promocionales:

Ver las mejores ofertas

La industria mundial y el marketing nos han hecho creer ciertas cosas sobre el uso de los productos o a quién están indicados que en realidad no son ciertas.

Son estrategias de venta para crear una necesidad en los consumidores hacia algo que no es tan real como se explica y gracias a esto las ventas de las multinacionales aumentan como la espuma.

Hoy, como experta en el mundo de la belleza y cosmética, te voy a desmontar algunos mitos sobre este mundo para que seas tú de verdad quien elija qué es lo que compra y por qué.

Falsos mitos de cosmética

El packaging es una de las partes más importantes de un cosmético

En ocasiones nos hacen creer que el recipiente de los cosméticos es algo poco necesario y que más allá de un fin estético no sirve para nada.

Esto no es así en realidad. El packaging, es decir, el recipiente contenedor es de las partes más importantes de un producto cosmético.

Hay algunos productos, como sérums, que van en botellas de vidrio de colores oscuros. Esto es importante para evitar que los rayos UV entren y dañen el contenido del producto.

Asimismo, no es lo mismo que ciertos productos reposen en un recipiente de plástico que en uno acristalado, por ejemplo.

Las cremas se formulan en base a necesidades

En realidad, las cremas se crean en base a ciertas necesidades dermatológicas, como por ejemplo piel grasa, seca, falta de luminosidad, etc.

No existen cremas para hombres y para mujeres

Este es otro bulo de la industria cosmética que sin duda todos tenemos bastante arraigado.

Los cosméticos son unisex, sin embargo el marketing ha hecho que no lo sean en especial porque las mujeres son las mayores consumidoras de productos para la piel.

Mi consejo es que dejes de buscar “mejores cremas para hombres” o “mejores cremas para mujeres”.

Lo realmente importante es la formulación y que a ti te funcione bien, el resto es superfluo.

Aunque la base de maquillaje tenga spf, también se debe usar un protector solar debajo

En la actualidad hay un montón de cremas hidratantes y bases de maquillaje enriquecidas con SPF (solar protection factor).

No obstante, esto no es suficiente para cuidar tu piel de los radicales libres del sol.

Es un añadido extra que es positivo, sin embargo siempre que uses este tipo de productos tienes que emplear como último paso de tu rutina de cuidado un buen protector solar contra los rayos UVB y UVA.

Todos los productos cosméticos tienen químicos

Incluso la cosmética orgánica peca de esto, de hecho en algunos casos en la cosmética orgánica se emplean pesticidas de derivados naturales los cuales resultan peores para el medio ambiente que los sintéticos de una industria no orgánica.

Todo producto que se ha desarrollado para un uso cosmético ha pasado por algún proceso químico para conseguir la textura, acabado, etc.

Que un producto sea hipoalergénico no reduce al 0% la posibilidad de alergia

Los productos hipoalergénicos están creados para reducir las posibilidades de reacción en pieles sensibles, sin embargo no excluyen la posibilidad.

Las alergias, reacciones de sensibilización, irritaciones u otro tipo de reacciones son algo intrínseco de cada persona y no dependen de la composición de un producto o de que este sea más o menos natural.

Sí es cierto que hay ciertos ingredientes que tienen un potencial de alérgenos más alto que otros como los naturales.

El mercado ecológico no asegura la hipoalergenicidad de un cosmético, su eficacia o seguridad.

Los ingredientes naturales no son mejores que los sintéticos

Las sustancias que conocemos como sintéticas empleadas en la cosmética tienen su propio origen en la naturaleza. Este origen puede ser natural o vegetal.

Lo que ha hecho la ciencia es detectar los beneficios de cierto compuesto y replicarlo para tener una copia de este. También se mejora en muchas ocasiones lo que aporta dicho compuesto.

Todos los cosméticos del mercado tienen un proceso químico detrás para haberse convertido en lo que son

Por ejemplo, las arcillas empleadas en cosmética siguen considerándose siliconas por el tratamiento que han sufrido aunque son extraídas de yacimientos.

Como esto es una opción poco sostenible, lo que se hace es emplear métodos sintéticos que no necesitan dicha extracción.

Ningún cosmético consigue lo mismo que un tratamiento de estética

Esto es un mito que ha generado el marketing.

Es imprescindible tener siempre presente que el paso de la edad existe y es inevitable que existan arrugas y ciertas líneas de expresión que se producen, precisamente, por interactuar al mover el rostro.

Una buena limpieza e hidratación ayudan a mantener la piel en mejor estado retrasando la aparición de estos signos de la edad, no obstante no son una solución 100% eficaz.

Si buscas deshacerte por completo de marcas quien te va a ayudar de verdad es la cirugía o los tratamientos de estética.

Los rodillos de jade no tienen ningún beneficio para la piel

Se han puesto de moda los tratamientos en los que se emplean rodillos de jade o gua sha fabricados con diferentes minerales a los que se atribuyen propiedades milagrosas.

El beneficio real de los rodillos es el masaje que te puedas hacer con ellos por las propiedades relajantes que aportan a la piel.

Además estas herramientas, al ser de minerales que suelen estar frescos ayudan a desinflamar zonas como las ojeras.

Sin embargo no cabe duda de que no se ha demostrado ningún beneficio real.

Los poros no se pueden cerrar

Esto es algo que sobre todo las mujeres tenemos bastante asociado al hecho de tener mala calidad de piel.

Lo cierto es que los poros de la piel no pueden cerrarse, cada uno los puede tener más o menos dilatados pero es una cuestión genética.

Lo que sí se puede hacer para que su apariencia sea menor es mantener una muy buena higiene facial que haga que dichos poros se mantengan limpios y no se vean.

Los productos como los primers lo que generan es una capa sobre los poros que disimula su apariencia, pero que no te engañen, en realidad no cierra los poros, sino que los taponan.

La edad ideal para comenzar con la cosmética preventiva son los 20 años

La cosmética no tiene edad. Se puede emplear cualquier principio activo cuando se quiera si es necesario.

Hay personas que desde temprana edad comienzan a notar arrugas o líneas de expresión. En ese caso no es negativo emplear cremas denominadas como “antiedad” que ralenticen la aparición de estos signos.

Jamás nos debemos guiar por la edad para emplear un cosmético, esto es algo subjetivo y que depende por completo de las necesidades.

Ten presente que hay personas de 20 años con la piel destrozada y personas de 50 con una piel fantástica.

La edad no es un factor para medir cuándo se puede emplear un producto y cuando no

La cosmética no quita arrugas

Este es con diferencia uno de los mitos más arraigados en el mundo de la cosmética.

Estamos cansados de ver anuncios en los que se habla maravillas sobre cremas, sérums, contornos de ojos, etc.

Lo cierto es que ninguna crema va a deshacerte de tus líneas de expresión, lo que sí puede lograr es mejorar el tono y aportar luminosidad, al mismo tiempo que se rellena el área de las arrugas.

Sin embargo, las líneas de expresión van a seguir ahí y a menos que te sometas a un tratamiento de estética (bótox, ácido hialurónico, etc.) no desaparecerán.

Ningún bronceado es sano para la piel

Ni los aceites bronceadores, ni los aceites que llevan protección, ni por supuesto las cabinas de bronceado.

El sol es dañino para la piel y lo mejor que puedes hacer para evitar daños es protegerte de él.

Las rutinas de 10 pasos no son necesarias

Se han popularizado mucho en los últimos años las rutinas coreanas que cuentan con 10 pasos.

En mi opinión son un descubrimiento, sin embargo no debemos pasar por alto que cada persona es un mundo y cada uno necesita un cuidado diferente.

Así, lo mejor es que tú te crees tu propia rutina con los pasos que consideres necesarios.

Ten en cuenta que lo único que necesita la piel para mantenerse sana es limpieza, hidratación y protección solar.

El resto de productos son extras que pueden ayudar aunque son algo que depende de gustos y de lo que nos diga la piel.

Las pieles acneicas pueden usar aceites

Los aceites son productos beneficiosos para la piel acneica, siempre y cuando sean aceites no comedogénicos. Por ejemplo, se debe evitar el aceite de coco.

El aceite de lavanda, del árbol del té o de bergamota tienen muchos beneficios para estas pieles por sus propiedades antibacterianas.

El hecho de tener acné es algo que depende sobre todo de un factor genético. Tan solo se debe saber qué es bueno emplear y qué no, pero lo existen los milagros

En relación a esto, también es popularmente conocido que el consumo de chocolate, por ejemplo, se relaciona con una mayor producción de acné.

En realidad no tiene nada que ver. Si bien es cierto que la alimentación juega un papel de gran importancia en el estado de la piel, no se pueden achacar todos los problemas a un único alimento.

Por comer de vez en cuando chocolate no vas a sufrir más acné ni al contrario.

Ahora que ya conoces la verdad sobre muchos aspectos de la industria cosmética ¡Que no te cuenten cuentos!