HP paga en otro acuerdo sobre el DRM de los cartuchos de tinta

Rubén Castro, 17 septiembre 2022

Los fabricantes de impresoras utilizan la gestión de derechos digitales (DRM) para impedir que los clientes compren cartuchos más baratos a terceros. La práctica de HP de seguir compensando a los consumidores por la forma en que implementó el DRM hace muchos años muestra pocos indicios de que vaya a dejar de hacerlo.


Recientemente se ha llegado a un acuerdo entre Euroconsumers y HP sobre la aplicación del DRM en los cartuchos de tinta de 2016. Los clientes de cuatro países diferentes de Europa recibirán cada uno hasta 1,35 millones de dólares de HP, los clientes de otros continentes ya han recibido el pago de HP.

El software de ciertas impresoras de HP se actualizó, lo que provocó que se negaran a funcionar con cartuchos de tinta que no fueran de HP y que carecieran de chips DRM. El DRM es capaz de detectar los cartuchos HP que han sido recargados. Los cartuchos “oficiales” vendidos por empresas especializadas en la venta de impresoras baratas son más caros que la tinta de terceros.

Cuando los cartuchos de los consumidores dejaron de funcionar, varios de ellos descubrieron que HP había implementado la gestión de derechos digitales (DRM). HP eliminó el DRM después de pedir disculpas. Incluso en 2017, HP vende impresoras protegidas por DRM.

En 2018, la compañía tuvo que compensar a los usuarios australianos por el DRM inesperado pagando un total de 50 dólares australianos a cada usuario individual. En el año 2020, una demanda colectiva estadounidense acusó a HP de incurrir en técnicas “solapadas”.

Los clientes de Bélgica, Italia, España y Portugal que hayan sido propietarios de determinadas impresoras HP entre el 1 de septiembre de 2016 y el 17 de noviembre de 2020 podrán recibir hasta 95 euros de reembolso en efectivo. La fecha límite para presentar las reclamaciones es el 6 de marzo de 2023, con una prórroga única de tres meses.

La venta de cartuchos de impresora es abordada de forma similar por Canon. Debido a las interrupciones generalizadas en la cadena de suministro, la empresa no pudo producir suficientes chips DRM para sus cartuchos y se vio obligada a encontrar una forma de evitar la restricción en enero.

A pesar de los acuerdos, el DRM de los cartuchos de tinta podría continuar. Para evitar acusaciones de deshonestidad, HP define su DRM en la finísima letra que puede verse en las páginas de los productos y en las preguntas frecuentes.