Más de la mitad de los consumidores espera disfrutar de los vehículos autónomos en 5 años

Izan Gutierrez, 14 mayo 2019

Un nuevo estudio de Capgemini, en el que se encuestó a 5.538 consumidores de países de Europa, Norteamérica y Asia; ha revelado que los consumidores están cada vez más convencidos con la tecnología y los beneficios de los coches autónomos. Mientras que solo el 25% de los consumidores preferirían viajar en un coche de conducción autónoma sobre un vehículo tradicional en un plazo de 12 meses, más de la mitad (52%) dice que los coches sin conductor serán su medio de transporte preferido para 2024.

El coche del futuro: el coche autónomo

Los consumidores ven beneficios en términos de eficiencia de combustible (73%), reducción de emisiones (71%) y ahorro de tiempo (50%). Además, más de la mitad de los consumidores (56%) dicen que estarían dispuestos a pagar hasta un 20% más por un vehículo autónomo que por uno estándar.

Los resultados también apuntan a un cambio en la percepción de la movilidad. Los consumidores creen que los coches autónomos asumirán un papel más importante en su vida diaria, yendo más allá del acto de conducir para tener también autonomía a la hora de hacer recados y tareas domésticas.

Casi la mitad (49%) de los encuestados en el estudio se sentirían cómodos mientras un coche autónomo hace un recado en su nombre; más de la mitad (54%) confiarían en un vehículo autónomo para dejar o recoger a amigos y familiares que no conducen, mientras que uno de cada dos (50%) esperan que los coches de autoconducción les ayuden a ahorrar tiempo para llevar a cabo otras actividades, como socializar, entretenerse, trabajar o simplemente disfrutar el viaje.

Sin embargo, a pesar del aumento del entusiasmo de los consumidores, sigue preocupando la seguridad del vehículo (73%) y de la seguridad del sistema (72%).

En el estudio se reflejan las cuatro áreas clave para acelerar la adopción de los vehículos autónomos:

  • Mantener informado al cliente: el coche pasa de ser un medio de transporte a ser un asistente casi personal. Este cambio coloca una carga significativa de responsabilidad en la compañía de automóviles para ser sincero acerca de las capacidades del vehículo y evitar cualquier riesgo.
  • Comprender y tranquilizar: el estudio mostró que los consumidores tienen una visión clara de la experiencia que esperan de un coche de autoconducción. Las empresas de automoción harían bien en comprender las expectativas de los consumidores y en incorporarlas al proceso de diseño propiamente dicho, al tiempo que invierten en los elementos de seguridad y protección de los vehículos y los comunican.
  • Construir un ecosistema de servicios: las expectativas en torno al potencial de los coches sin conductor ponen de manifiesto la clara necesidad de que las empresas de automoción amplíen su oferta a los consumidores. Los consumidores esperan una amplia variedad de experiencias en el interior del coche que van desde el entretenimiento, el trabajo y los servicios de salud. La entrega de estas experiencias y su conversión en oportunidades de negocio requerirá que las empresas de automoción se asocien con un nuevo conjunto de actores tecnológicos, de contenido y comerciales para crear todo un ecosistema de servicios.
  • Inversión en software: como sector industrializado, en plena transformación, las empresas de automoción necesitan integrar la autonomía en su estrategia empresarial global en todas las divisiones de su negocio. Esto sólo puede lograrse mediante el desarrollo de competencias en materia de software, lo que requiere la mejora de las cualificaciones de la mano de obra y el desarrollo de nuevas asociaciones para garantizar el dominio digital de las diferentes funciones empresariales.
Ver más