Tu piel mejora durante los meses del verano: estas son las causas

María Franco, 27 julio 2022

El verano trae consigo muchas cosas buenas: días más largos, barbacoas, mañanas más luminosas y la alegría de no tener que llevar una chaqueta de lana por si acaso.

Esto es porque, además de la fiebre del heno, la espalda pegajosa y la posibilidad de sufrir quemaduras solares (algo que puede ocurrir en cualquier época del año), en realidad parece que hay una gran cantidad de días buenos pululando en el aire.

Pero, ¿el clima más cálido trae consigo una piel más bonita y sin imperfecciones también?

Te aseguro que si tienes acné o problemas cutáneos estarás contado los días para que llegue el verano porque sabrás que trae menos manchas y menos inflamación durante todo este tiempo.

Sigue leyendo para saber por qué tu piel está menos reactiva e inflamada durante los meses más soleados y cómo adaptar tu rutina de cuidado a estos meses.

Razones por las que tu piel mejora en verano

Estas son algunas de las razones por las que tu piel mejora durante los meses de verano.

1. Menos cambios de temperatura

Durante el invierno, nuestra piel lucha contra más factores ambientales, como la calefacción central o los radiadores, que pueden resecar la piel.

Por ejemplo, al pasar de un interior cálido a un clima más frío en el exterior, donde los niveles de humedad son bajos y secos, los niveles de hidratación en nuestra piel disminuyen, lo que hace que se vuelva más sensible, propensa a la descamación y, en último lugar, se vea más apagada y sin brillo.

2. Duchas y baños más frescos

Es comprensible que bañarse en agua caliente en invierno sea uno de los placeres más purificantes que nos dan los cambios del tiempo.

Pero, ¿le hace bien a nuestra piel? Respuesta corta: no.

No solo contribuye a los cambios de temperatura ya mencionados anteriormente, sino que el agua caliente puede despojar a la piel de sus aceites naturales, lo que hace que se note más seca y sensible.

3. Luz ultravioleta antiinflamatoria

Sorprendentemente, la luz ultravioleta (del tipo que emite el sol) puede tener un efecto positivo en la piel, gracias a sus propiedades antiinflamatorias.

Algunas personas notan que la vitamina D del sol durante el verano puede ayudar a eliminar el acné.

Esto probablemente se debe a los efectos antiinflamatorios de la luz ultravioleta, que funcionan para reducir la hinchazón y el enrojecimiento.

De hecho, en muchos centros de estética ya emplean este tipo de luz para tratamientos anti acné.

Sin embargo, esto no significa que puedas escatimar en la crema solar. El SPF debe usarse durante todo el año.

Te aconsejo que busques un SPF de amplio espectro que te proteja de los rayos UVA y UVB. Elige uno que sea rico en antioxidantes, ya que ayudará con la acumulación de suciedad y bacterias durante el día”

Cómo modificar tu rutina de skincare para el verano

Estos son algunos tips que deberías seguir para modificar tu rutina de cuidado facial durante los meses más calurosos y que tu piel se beneficie de ello.

No te olvides de los extras

Si aún no lo has hecho, usa un tónico suave después de la limpieza facial para así mantener la piel libre de grasa y limpia, al mismo tiempo que reduces la apariencia de los poros dilatados.

También se recomienda exfoliar un par de veces a la semana la piel para eliminar las células muertas que dan opacidad a la piel y el exceso de suciedad. Para la crema hidratante, emplea una ligera y, si eres una persona propensa a los brotes, un sérum de ácido salicílico también te podría ayudar.

El SPF debe usarse todos los días, independientemente del clima

Debes usar un SPF todo el año, no solo en los meses de verano.

Trata de encontrar un protector solar ligero y suave con protección mínima SPF30 que tenga protección UVA y UVB. Para pieles más grasas que son más propensas a los puntos negros y los brotes, una textura ligera funcionará mejor.

Por otra parte, usar maquillaje con SPF añadido es una buena idea, no obstante la protección que ofrece es limitada.

Es preferible usar un protector solar exclusivo durante todo el año como parte de una rutina normal de cuidado de la piel y, con bastante frecuencia, el SPF también puede actuar como una excelente base debajo del maquillaje.

Cómo modificar tu rutina de cuidado de la piel para el verano

Cuando el clima es más cálido, la piel tiende a producir más sebo, lo que la hace parecer más grasienta y susceptible a los brotes.

Es importante cambiar ligeramente la alimentación y las costumbres diarias de cuidado de la piel para mantenerla realmente limpia.

Ahora, no creas que esto significa un reinicio gigante de todo lo que has estado haciendo y usando.

Basta con modificar tu rutina de cuidado de la piel por la noche para añadir una doble limpieza completa, para la cual también puedes usar el mismo producto dos veces, podría ser la diferencia entre la contaminación ambiental, la suciedad, los desechos, el maquillaje y el SPF que se sientan en la piel durante la noche, lo que lleva a un efecto no deseado que son brotes.

Reconsidera cómo limpias tu piel

Yo sugeriría usar un limpiador para pieles normales, como uno en espuma.

Los más cremosos tienden a dejar un residuo de grasas y lípidos en la piel, lo que es más beneficioso durante los meses más fríos del invierno.

Limpia la piel por la mañana y por la noche y, si tu dermis se sigue sintiendo más grasienta de lo deseado, opta por una doble limpieza por la noche para asegurarte de haber eliminado el exceso de suciedad y destapar los poros.