¿Cuál es la diferencia entre el retinol y la tretinoína?

María Franco, 21 abril 2022

Ya han comenzado las ofertas de verano de AliExpress con rebajas de más del 70% y Cashback del 10%. Además, también hay códigos descuento:

  • REBAJA2: 2 € de descuento con 25 € de compra mínima
  • REBAJA5: 5 € de descuento con 50 € de compra mínima
  • REBAJA6: 6 € de descuento con 80 € de compra mínima
  • REBAJA13: 13 € de descuento con 129 € de compra mínima
  • REBAJA19: 19 € de descuento con 199 € de compra mínima
  • REBAJA33: 33 € de descuento con 330 € de compra mínima
Y en plaza tenemos los cupones SHIP5 (5 € de descuento 49 € compra mínima) y SHIP15 (15 € de descuento 119 € compra mínima).

No dejes pasar las mejores ofertas del verano de AliExpress

La piel de cada persona es diferente, sin embargo ningún tipo de piel es inmune a los efectos de la luz solar, el estrés y el envejecimiento natural . Para tratar estos efectos, puedes decidir usar retinoides, un tipo de producto del que seguro has oído hablar mucho últimamente.

Los retinoides son compuestos químicos relacionados con la vitamina A. Por tanto, cuando se habla de retinol y de tretinoína estamos hablando de vitamina A porque son ejemplos de retinoides. La tretinoína también se puede llamar ácido retinoico todo trans (ATRA) y se comercializa bajo muchas marcas, incluido Retin-A.

Con tantos nombres que suenan similares, es fácil confundir estos retinoides. Si bien el retinol y la tretinoína son similares, no son lo mismo. Yo, en este momento de mi vida, estoy tomando tretinoína, y sí, digo tomando, porque lo hago por vía oral.

Si buscas una piel perfecta, quizás para siempre, te va a interesar conocer las diferencias entre estos dos retinoides.

Fuerza del retinol vs la tretinoína

Cuando se trata de cuidar tu piel, la mayor diferencia entre estos dos compuestos es su fuerza.

El retinol es un nutriente vital, que es liposoluble, lo que significa que puede permanecer en el cuerpo durante mucho tiempo. De acuerdo a muchos estudios que lo han investigado, el hígado puede “consumir” este retinol almacenado y convertirlo en tretinoína.

Tu cuerpo utilizará la tretinoína para generar gran variedad de funciones biológicas. Así, a efectos del cuidado de la piel, se puede considerar que la tretinoína es una versión más concentrada del retinol, mucho más fuerte, por eso cuando lo tomas es necesario hacerte analíticas regulares para comprobar que no existe un daño hepático.

Esta diferencia de fuerza te puede ayudar a pensar qué tipo de retinoide es mejor para tu piel.

Prescripción vs. de venta libre

El retinol se encuentra en una amplia variedad de productos para el cuidado de la piel disponibles sin receta. Puedes encontrar productos que contengan retinol en la mayoría de las principales farmacias y en la sección de cuidado personal de muchas tiendas de cosméticos.

Algunos de estos productos pueden enumerar el contenido de retinol como un porcentaje, algo que te conviene conocer porque el retinol dependiendo de su cantidad puede suponer un shock para tu piel.

Lo malo es que no todos los cosméticos incluyen el porcentaje. Por norma general, es mejor comenzar con una concentración más baja de retinol y hacer solo aumentos pequeños y graduales según sea necesario.

Los efectos del retinol en comparación con la tretinoína hacen que uno se pueda comprar en cualquier tienda de cosmética o farmacia y que para el otro haga falta prescipción médica.

Debido a que la tretinoína es más fuerte que el retinol, solo está disponible con receta médica y será un dermatólogo el que te indique la dosis que vas a consumir.

Ya sea que quieres probar el retinol o la tretinoína, una conversación con un dermatólogo puede ayudarte a decidir el mejor plan de tratamiento para ti.

¿Cuándo se usan?

Tanto el retinol como la tretinoína se usan comúnmente como tratamientos tópicos para una variedad de afecciones de la piel, según los expertos . Éstos incluyen:

  • acné
  • melasmas
  • comedones solares
  • manchas hepáticas
  • manchas solares
  • arrugas finas

Bajo la dirección de un médico, las personas a veces usan tretinoína recetada para tratar otras afecciones de la piel, especialmente es conocido para eliminar el acné quístico o persistente. Además, la tretinoína se puede usar en forma de una crema aplicada sobre la piel o en pastillas consumibles por vía oral.

El retinol de venta libre podría no ser un sustituto adecuado en estos casos, dependiendo de tu caso.

Consulta con un médico antes de usar retinoides para tratar afecciones como:

  • carcinoma de células basales
  • carcinoma de células escamosas
  • leucemia promielocítica aguda
  • queratosis folicular
  • psoriasis

Beneficios de la tretinoína y el retinol

Debido a que son tan similares, el retinol y la tretinoína comparten muchos de los mismos beneficios, como son los siguientes:

  • Tratamiento contra el acné. Como ya te acabo de indicar, este es su uso más común sobre todo en el caso de la tretinoína.
  • Apoyo anti-envejecimiento. Los retinoides se han utilizado desde la década de 1970 para igualar el tono de la piel y reducir las arrugas finas. Este es un uso muy común que suele estar presente en sérums y algunas cremas.
  • Producción de colágeno. Se sabe que los tratamientos con retinol y tretinoína aumentan la producción de colágeno, lo que da lugar a muchos beneficios para la salud, como una mayor elasticidad de la piel.

Si bien el retinol y la tretinoína tienen beneficios similares, la tretinoína tiende a funcionar más rápido y los efectos son mayores, al igual que sus efectos secundarios.

Riesgos y efectos secundarios

Los retinoides no están exentos de riesgos. En este caso, también hay superposición entre el retinol y la tretinoína.

Los riesgos pueden incluir:

  • Irritación. Las cremas con retinoides pueden irritar el sitio de aplicación, especialmente después de comenzar a usarlas por primera vez o en concentraciones demasiado altas. Ten cuidado al aplicar una crema o sérum con retinoides alrededor de los ojos y la boca.
  • Hiperpigmentación. Este hace referencia a manchas o marcas oscuras en la piel. Las personas con piel oscura son especialmente propensas a tener esta reacción a los retinoides.
  • Fotosensibilidad. Evita la exposición al sol cuando uses cremas con retinoides, incluso si solo las aplicas por la noche. Debes combinarlas siempre con SPF de 50 porque los retinoides aumentan el riesgo de quemaduras solares.
  • Riesgos del embarazo. Sobre todo, en el caso de la tretinoína siempre se deja muy claro antes de comenzar un tratamiento que si la paciente es femenina no podrá quedarse embarazada, porque genera malformaciones en el feto en casi todos los casos.

Si bien la tretinoína puede tener beneficios más significativos que el retinol, también tiende a causar efectos secundarios más pronunciados.

Elegir un retinoide

Elegir el tratamiento con retinoides adecuado para ti dependerá de tu tipo de piel, factores de riesgo y el resultado deseado. Además, un dermatólogo puede ayudarte a tomar una decisión con fundamento que funcione para tus características personales.

¿Quién debería probar el retinol?

Para la mayoría de las personas, el retinol será la mejor en cuanto a los tratamientos con retinoides.

A causa de que el retinol tiene una concentración más baja, la irritación que causa va a ser menos severa. Si justo está comenzando, mi consejo es que uses la crema de retinol cada dos días al principio, para que tu piel tenga más tiempo para adaptarse al tratamiento.

Si no estás viendo los efectos esperables tras unos 2 a 3 meses, siempre puedes intentar cambiar a una crema con mayor porcentaje de retinol. Al fin y al cabo, son cosméticos de venta libre, por lo que puedes cambiar a una concentración más baja o más alta según lo consideres oportuno.

En cualquier caso, mantente atento a las reacciones adversas cada vez que cambie su tratamiento con retinol.

¿Quién debería probar la tretinoína?

Si has probado el retinol y no has obtenido los resultados que buscabas, podrías pensar en cambiar a la tretinoína. La mayor concentración de tretinoína tiende a hacer que sus efectos secundarios sean más pronunciados que el retinol, por lo que es posible que desees tenerlo en cuenta antes de tomar una decisión.

Para comenzar se debería empezar siempre con retinol y cuando este no haga efecto se podrá valorar dar el paso a la tretinoína.

La tretinoína está disponible solo con receta, por lo que vas a tener que hablar con un dermatólogo antes de poder acceder a ella. Recuerda hacer referencia a que ya has usado tratamientos con retinol, si es el caso, los cuales no te han funcionado.

Además, la tretinoína se puede ajustar a las necesidades particulares que el paciente necesite.

En conclusión

El retinol y la tretinoína son retinoides, lo que significa que son compuestos que provienen de la vitamina A. Ambos se usan comúnmente en cremas tópicas para tratar una serie de afecciones de la piel.

Aunque son similares, la tretinoína está más concentrada que el retinol y es por esta razón que la tretinoína actúa más rápido y tiene resultados más espectaculares, pero sus efectos secundarios también pueden ser más graves e insoportables para algunas personas, te lo aseguro.

Por otra parte, el retinol está disponible sin receta mientras que la tretinoína requiere receta médica. Si estás pensando en usar uno de estos tratamientos, puede ser útil hablarlo primero con un médico, especialmente con un dermatólogo.

Sea cual sea el tratamiento que escojas, asegúrate de seguir las pautas de uso recomendadas y ten en cuenta los posibles efectos secundarios. Si tienes una reacción de la que no estes seguro, siempre es mejor consultar con un profesional de la salud.