Intel invertirá 80.000 millones de euros en construir fábricas de chips en Europa

Rubén Castro, 28 septiembre 2021

En Cecotec (gran marca española de gadgets y pequeño electrodoméstico) están tirando la casa por la ventana y tienen ofertas en todos sus productos de más del 60%. ¡Corre que vuelan!

Quiero ver las mejores ofertas de Cecotec

La escasez mundial de semiconductores y el deseo de crear una cadena de suministro más sólida están empujando a los gigantes de los semiconductores a invertir importantes cantidades de dinero en su expansión en Norteamérica y Europa.

Intel no es una excepción y el CEO de Intel, Pat Gelsinger, reveló que la empresa tiene un ambicioso plan para invertir hasta 80.000 millones de euros (94.700 millones de dólares) en la construcción de nuevas plantas de chips en Europa, en medio de una carrera mundial por ampliar la capacidad de fabricación y reducir la dependencia de la industria de los semiconductores de Asia.

El fondo se destinará a dos fábricas de chips en un nuevo emplazamiento en Europa, y la inversión se repartirá en varios años. Todavía no se ha decidido la ubicación del emplazamiento, pero Intel tiene previsto poblarlo con no menos de ocho instalaciones de fabricación.

Para ello, Gelsinger ha entablado conversaciones con funcionarios y clientes importantes de Alemania, Francia, Bélgica, Polonia y los Países Bajos, y se espera que anuncie la ubicación del nuevo centro de fabricación a finales de año. Al mismo tiempo, Intel quiere empezar a fabricar chips para los fabricantes de automóviles utilizando una planta ya existente en el campus de la empresa en Leixlip, en el condado de Kildare (Irlanda).

Hay una buena razón para ello, ya que Intel espera que los semiconductores representen el 20% de la lista de materiales de los coches nuevos a finales de la década, gracias a la mayor demanda de coches premium y eléctricos con tecnología avanzada de asistencia al conductor.

Al igual que su rival TSMC, que también quiere crear una rama europea, Intel Foundry Services buscará las subvenciones que ofrecen los políticos del Fondo de Recuperación y Resistencia de la UE, que ascienden a 175.000 millones de dólares en la próxima década.