Protector solar mineral vs químico: lo que debes saber sobre el SPF

María Franco, 21 abril 2022

Está de oferta el purificador de aire Proscenic A8SE por solo 51 euros!!! No te lo pierdas...

Ver oferta

Sabes que necesitas aplicarte protector solar, seguro, porque la sociedad ya nos ha enseñado, o eso creo, la importancia que tiene para mantener una piel bonita. Incluso puedes saber cuánto necesitas aplicarte y con qué frecuencia debes hacerlo (aproximadamente cada dos horas). Pero, ¿sabes qué tipo de SPF deberías usar, o que incluso hay dos categorías muy distintas de SPF?

Eso ya es información que si conoces, es porque eres experta en la materia. Bueno, si este último punto te dejó perpleja, has venido al lugar correcto, porque te voy a explicar el mundo de los protectores solares minerales y químicos, cómo funcionan y los diversos pros y contras que tienen.

¿Qué es un protector solar mineral?

Los protectores solares minerales son un tipo de SPF que bloquea manualmente el sol y los rayos UV creando una barrera en la piel.

Piensa en ellos como un plano reflectante de vidrio: los rayos golpean el SPF y rebotan, protegiendo la piel de ese daño. Los dos ingredientes utilizados para crear un protector solar físico son el óxido de zinc y el dióxido de titanio.

El óxido de zinc es un mineral que refleja la luz, incluidos los rayos UVA de longitud de onda más larga, desde la superficie de la piel.

Es uno de los dos únicos ingredientes activos de protección solar minerales (también conocidos como “no químicos” o “inorgánicos”), pero es el único que es efectivo para bloquear los rayos UVA, ya que el dióxido de titanio no bloquea los rayos UVA de manera efectiva.

¿Qué es un protector solar químico?

Los protectores solares químicos, como los que tienen ingredientes activos como oxibenzona, octinoxato, octisalato y avobenzona, funcionan absorbiendo los rayos UV, lo que desencadena una reacción química que luego transforma los rayos UV en calor.

Pros y contras del protector solar mineral

Vamos a sopesar nuestras opciones, ¿de acuerdo? Empezaremos con el mineral:

Pro: más seguro para la piel y el medio ambiente

Por el momento, el óxido de zinc y el dióxido de titanio son los únicos dos ingredientes que el Environmental Working Group ha considerado seguros y efectivos para proteger la piel del daño de los rayos UV.

Y además, siempre que los minerales no sean nano, es decir, que no se descompongan en partes más pequeñas, se consideran seguros para los océanos, ya que las investigaciones demuestran que no causan la decoloración de los corales ni afectan a la vida marina.

Contras: Muchos dejan un color de yeso blanco.

Deja un tono blanco en la piel y hacen que el SPF tenga una consistencia espesa. Este es un problema notable para muchos, especialmente para los tonos de piel más oscuros.

Dado que deberíamos usar SPF todos los días, una película espesa y nebulosa en la piel a diario no es un comienzo para muchos y con razón.

Tenemos que tener en cuenta que muchas marcas están mejorando al conseguir enmascarar el tono blanco y hacer que se mezcle de forma mucho más fácil.

Por lo tanto, es posible que debas hacer algunas pruebas, pero es posible que encuentres la opción adecuada para ti, porque yo ya lo he hecho.

Pros: Ayuda con el acné

El óxido de zinc es posiblemente el más calmante para la piel de todos los ingredientes activos de protección solar, a causa de que puede ayudar con la piel sensible y propensa al acné. Tampoco es comedogénico, por lo que no obstruye los poros ni causa acné.

Pros y contras del protector solar químico

Ahora, vamos a repasar las ventajas y desventajas de las fórmulas químicas.

Contra: se ha demostrado que algunos causan el blanqueamiento de los corales

Hay una razón por la que algunos países e incluso los estados de EE. UU., que ya sabemos que son bastante permisivos, han prohibido la oxibenzona y el octinoxato: se ha demostrado que causan el blanqueamiento de los corales (o aclaración de los colores vivos habituales del coral), además de representar un peligro significativo para la vida marina.

Pro: Más fácil de formular y más atractivo sensorialmente.

Estos ingredientes suelen ser menos espesos y líquidos, se extienden de forma más sencilla y se formulan mejor con otros ingredientes para el cuidado de la piel. Debido a esto, son muy populares comercialmente en los protectores solares tradicionales.

Contra: Se absorbe más profundamente en la piel y puede ser alérgeno

Los estudios continúan demostrando que muchos de estos ingredientes, la oxibenzona y la avobenzona, en particular, son absorbidos por el torrente sanguíneo incluso después de un solo uso.

Los investigadores no han llegado a un consenso sobre lo que hacen estas sustancias una vez que se absorben, pero tal vez sea mejor omitir esto hasta que se sepa a ciencia cierta.

Todos los expertos insisten en que se trate de evitar los ingredientes de los protectores solares oxibenzona y octinoxato. Son alérgenos importantes para la piel y se ha demostrado que tienen algunos efectos que imitan el estrógeno en el cuerpo.

Entonces, ¿cuál deberías usar?

Dadas las preocupaciones ambientales y de absorción en torno a los protectores solares químicos, te sugiero que optes por los minerales.

Busque una opción mineral en su lugar; claro, pueden ser más difíciles de aplicar y extender y algunas opciones son bastante espesas, pero su perfil de seguridad, tanto para tu piel como para el medio ambiente, los convierte en la mejor opción.

Además, las fórmulas solo se vuelven más sofisticadas con el tiempo: de hecho, puedes encontrar bastantes opciones de buena calidad en el mercado, con emolientes, hidratantes y tintes para ayudar con la capacidad de extensión y el espesor.

En síntesis, busca los protectores solares que generan ese tipo de “pasta blanca” que todos odiamos, porque a la larga, son buenos para nuestro cuerpo y nuestro mundo. Solo te llevará un par de minutos más en poder extenderlos.