¿Qué es el estrés oxidativo y qué le hace a la piel?

María Franco, 21 abril 2022

Ya está aquí la Vuelta al Cole de GeekBuying con descuentos de hasta el 50%!!!

Ver las mejores ofertas

Érase una vez, una época en la que el cuidado de la piel se trataba de productos tópicos como mascarillas y tónicos. Sin embargo, a medida que la investigación profundiza en el vínculo entre la salud interna y externa, se hace evidente que el éxito en el cuidado de la piel se basa en la belleza celular.

Por eso, hoy vamos a hacer referencia al estrés oxidativo, un par de palabras que si estás al tanto del mundo beauty seguro que has oído hablar en más de una ocasión. ¿Una forma importante para conseguir belleza celular? Combatir dicho estrés oxidativo, uno de los principales contribuyentes al envejecimiento del que sin duda te va a interesar conocer algo más.

¿Qué es el estrés oxidativo?

El estrés oxidativo comienza con moléculas llamadas radicales libres. Estas se crean como subproductos normales del metabolismo celular o por exposición a fuentes externas como rayos X, contaminación del aire, exposición sin protección al sol, tabaquismo y pesticidas.

Si nos ponemos técnicos, es importante que sepas que los radicales libres tienen un número impar de electrones, lo que plantea un problema, porque a los electrones “les gusta” estar en pares. Esto significa que los radicales libres robarán electrones de moléculas sanas para estabilizarse. Ah, y adivina qué le sucede a esa molécula, pues que se convierte en un radical libre y la reacción en cadena continúa.

Sin embargo, nuestros cuerpos tienen formas naturales de mantener a raya a los radicales libres. Además, los radicales libres no son necesariamente maliciosos. En cantidades bajas a moderadas, pueden incluso ser beneficiosos, por ejemplo, los glóbulos blancos llamados fagocitos producen y almacenan radicales libres, por eso, si aparecen invasores no deseados, los fagocitos pueden salir en nuestra defensa liberando radicales libres.

El problema es cuando hay demasiados, ya que pueden romper las estructuras celulares, incluido el ADN y las membranas celulares, y si la producción de radicales libres de su cuerpo supera su capacidad para controlarlos, el resultado es el estrés oxidativo.

¿Cómo afecta el estrés oxidativo a la piel?

Ahora que sabes un poco mejor qué es el estrés oxidativo y qué es lo que lo produce, llega el momento de saber cómo afecta a nuestro cutis.

Un estado prolongado de estrés oxidativo acelera el proceso de envejecimiento de la piel, en concreto, contribuye a la pérdida de fibras de colágeno y elastina, lo que se traduce en arrugas finas, flacidez y cambios de textura.

También puede desencadenar manchas oscuras y otras decoloraciones de la dermis, pero no se trata solo de estos “signos de envejecimiento”: el estrés oxidativo afecta a las funciones básicas de la piel, porque el estrés oxidativo también está involucrado en la reducción de la función de barrera, el aumento de la sensibilidad y la disminución de la humedad.

Esencialmente, tu piel, y el resto de su cuerpo, no son fanáticos del estrés oxidativo a largo plazo.

¿Cómo se combate el estrés oxidativo?

Llegados a este punto, probablemente estés pensando: ¿Cómo detengo esto? ¡Y rápido!

Primero, limita tu exposición a los radicales libres: algunos están bajo nuestro control (fumar) mientras que otros no tanto (contaminación del aire). Entonces, los siguientes hábitos que te voy a indicar también pueden ayudarte a combatir el estrés oxidativo y, en última instancia, promover la belleza celular .

#1 Consumir antioxidantes

Los antioxidantes son moléculas que estabilizan los radicales libres al donar un electrón. Esto es importante porque los antioxidantes no se convierten en radicales libres después de ceder un electrón, ya que pueden hacer que los radicales libres sean inofensivos al descomponerlos. Por eso es crucial consumir una dieta rica en antioxidantes porque los antioxidantes protegen la piel interna y externa de los radicales libres y también brindan protección contra el sol y ayudan en la reparación celular.

Los alimentos ricos en antioxidantes se pueden resumir en una palabra: plantas. Es curioso porque las plantas tienen antioxidantes para protegerse del estrés oxidativo, una ventaja que también puedes disfrutar al llevar una dieta basada en p frutas, verduras, hierbas, frutos secos y harinas integrales. (Por lo que vale, su cuerpo también produce antioxidantes por sí mismo, pero consumir variedades adicionales ayuda a que su cuerpo funcione correctamente).

También te animo a que tomes suplementos específicos para la piel para ayudarla a reforzarse desde el interior. La astaxantina, por ejemplo, apoya la capa de colágeno de la piel, ayuda a reducir las líneas finas y las manchas de la edad, y apoya la hidratación de la piel.

Por otra parte, la coenzima Q10 es un antioxidante que el cuerpo produce naturalmente, pero que disminuye con la edad. Cuando se consume como un complemento aumenta sus niveles naturales, lo que conduce a una mayor energía celular, rejuvenecimiento y disminución de la descomposición de los lípidos.

El extracto de fruta entera de granada mejora la desintoxicación celular y tiene la capacidad de mejorar la fotoprotección en la piel, lo que significa que las células de tu piel están mejor equipadas para lidiar contra los rayos UV y sus efectos posteriores. De hecho, se sabe que el extracto de granada aumenta la resistencia de la piel contra los rayos UVB.

#2 Aplica antioxidantes por vía tópica

Dado que el estrés oxidativo cutáneo contribuye a tener la piel irritada, sensible, seca y sin brillo, también es mejor usar antioxidantes por vía tópica. ¿Por qué no abordarlo de manera integral?

Los productos para el cuidado de la piel con antioxidantes son esenciales para la salud general de la piel, te recomiendo centrarte en nutrientes como la niacinamida, el glutatión y las vitaminas A, C y E.

También puedes usar productos tópicos con coenzima Q10, que es un antioxidante natural en el cuerpo. Nuestra reserva incorporada respalda la salud, la elasticidad y la textura de la piel. Sin embargo, a medida que envejecemos, nuestra reserva disminuye, de ahí que el uso de productos ricos en Q10 puedan devolver la juventud a la piel.

Pero recuerda, el uso de antioxidantes tópicos no reemplaza el consumo de frutas y verduras, y los tópicos solo funcionan en el área aplicada, no en todo el cuerpo.

El objetivo es aumentar las defensas generales de tu cuerpo mediante el consumo y la aplicación de antioxidantes. También me encanta la vitamina C como ingrediente tópico, ya que apoya la síntesis de colágeno,y estabiliza el colágeno que ya tienes.

#3 Usa protector solar regularmente

Si eres un fanática del cuidado de la piel, probablemente deberías haber imaginado que te diría esto.

Después de todo, el envejecimiento externo está impulsado principalmente por la radiación UV y el estrés oxidativo que la acompaña.

Por hacerte una comparación, este efecto en tu piel es como un toro en una tienda de porcelana. La radiación ultravioleta entra, golpeando a los electrones y creando reacciones en cadena negativas. Esto agota las reservas de antioxidantes.

Entonces, el protector solar debe usarse todos los días, llueva o truene, ya que la radiación del sol siempre está presente en la tierra y bombardea tu piel.

Los protectores solares de amplio espectro con bloqueadores minerales son los más estables, frente a los bloqueadores químicos, que se desactivarán con la exposición continua al sol.

#4 Trata de reducir sus niveles de estrés

El estrés psicológico no solo daña el corazón y la mente, sino que también promueve el estrés oxidativo en la piel.

Si es algo que persiste, puede dañar las defensas antioxidantes de la piel y provocar signos de envejecimiento prematuros. Es por eso que la salud mental y las prácticas conscientes son una parte esencial del cuidado de la piel.

Además, cuando estás estresado, tu cuerpo pone la salud de la piel en un segundo plano, y es que el estrés emocional y mental desencadena una respuesta de lucha o huida, por eso si tu cuerpo está constantemente en este estado de estrés, priorizará la supervivencia.

Esto quiere decir que tu piel sufrirá durante los períodos de mayor estrés, porque tener una piel bonita no es una gran prioridad para tu cuerpo durante una respuesta de lucha.

#5 Trata de dormir mejor

Hay una razón por la que existe el término “sueño reparador”. Esto es así porque el sueño inadecuado impide que la piel se repare bien, así como también provoca estrés oxidativo.

Otros efectos secundarios incluyen arrugas, cambios de pigmentación y otros signos de envejecimiento. Además, la falta de sueño está relacionada con niveles más bajos de antioxidantes defensivos en la sangre , lo que facilita que los radicales libres hagan su trabajo. Además, la melatonina , la “hormona del sueño”, también es un antioxidante.

En síntesis, el descanso nocturno completo (y la exposición a la oscuridad) es esencial para producir suficiente melatonina. Básicamente, sin dormir lo suficiente, la belleza celular se verá afectada.