Todo sobre el 8K - calidad, HDMI, códecs, consolas, implantación...

Rubén Castro, 8 septiembre 2020

Hoy es el Black Friday, el día más fuerte de la semana en Amazon. Date prisa y echa un vistazo a los mejores chollos. ¡Corre que vuelan!

Quiero ver las mejores ofertas del Black Friday

Justo cuando las televisiones de 4K empiezan a ser la tónica general, llega el 8K. Las TV 8K empezaron a salir al mercado en 2019 con precios prohibitivos. Ahora en 2020, cada vez más fabricantes están sacando al mercado modelos más asequibles y que empiezan a merecer la pena si estamos pensando en cambiar de TV. Aun así, se espera que el precio siga bajando considerablemente durante 2021…

Y es que es el precio la razón más importante por la que aún los televisores 8K no sean nada comunes. De hecho, se espera que los televisores 8K no superen el 1% del volumen hasta el 2022.

Pero llegará el día en que los 8K reemplacen al 4K. ¿Significa esto que la TV 4K ya está obsoleta? No necesariamente. A continuación, vamos a ver todo lo que necesitas saber sobre el 8K.

¿Qué es 8K?

Hace unos años considerábamos los televisores 1080p como de alta definición o FullHD. Estos TV tienen una resolución de 1.920 píxeles horizontales y 1.080 verticales. Una resolución muy parecida a la de muchos proyectores de cine digital que tienen una resolución de 2.048 x 1.080 píxeles.

La resolución 2.048 x 1.080 píxeles también es conocida como 2K, ya que en Hollywood les gusta referirse solo a la resolución horizontal. Pero es prácticamente lo mismo que el HDTV de 1080p que tienes en casa, lo único que la imagen es un poco más alargada.

El término 4K viene también del cine digital… El 4K tiene una resolución de 4.096 x 2.160 píxeles, de ahí el “4K”. Sin embargo, la mayoría de TV son de 3.840 x 2.160 píxeles cuyo término técnico correcto es Ultra HD, no 4K. Aun así, todo el mundo las llama 4K…

Un televisor 8K tiene una resolución de 7.680 x 4.320, para un total de 33.177.600 píxeles

Si nos fijamos, los televisores Ultra HD tienen 4 veces más píxeles que los FullHD 1080p. Lo que nos lleva a 8K. Y como puedes suponer, los televisores 8K tienen el doble de la resolución, tanto horizontal como vertical que el 4K, por lo que en total tenemos 4 veces más píxeles. Esto también significa que una pantalla 8K tiene 16 veces más píxeles que una de 1080p. O por decirlo de otra manera, podrías poner 16 videos de 1080p de resolución completa en una pantalla de 8K al mismo tiempo sin pérdida de calidad. Algo impresionante.

Tabla con las resoluciones de pantalla

NombreResolución en píxelesRelación de aspectoOtros nombres populares
8K7.680x4.3201,78:1-
4K4.096x2.1601,9:14K DCI (Digital Cinema Initiatives)
UHD3.840x2.1601,78:14K, UltraHD, Ultra-High Definition, 2160p
2K2.048x1.0801,9:1-
WUXGA1.920x1.2001,6:1Widescreen Ultra Extended Graphics Array
FullHD1.920x1.0801,78:11080p, FHD, HD, High Definition

Para evitar todas las confusiones que hubo con la llegada de las tecnologías FullHD y 4K, donde algunos de los primeros televisores no podían aceptar una HD completa o más tarde, una señal de 4K, se ha establecido unos requisitos mínimos que cumplan la certificación 8K Ultra HD:

  • Debe tener al menos 7.680 píxeles horizontales y 4.320 verticales.
  • Tiene al menos una entrada HDMI capaz de aceptar esa resolución, a 50 o 60 fps (dependiendo de la región), con HDR.
  • Posee la capacidad de utilizar las señales de menor resolución a 8K y hacer upscale (escalado aumentando la resolución).
  • Cuenta con la capacidad de recibir y mostrar contenido de 10 bits.
A la hora de comprar un televisor 8K, busca este logo oficial

La llegada del 8K

Resolución para el hogar

  • ¿Necesitas un televisor 8K? La verdad es que no…

Como ya sabrás, hay un punto de retorno decreciente cuando se trata de la resolución de las pantallas ya que el ojo humano no puede ver muchos detalles, y los píxeles adicionales más allá de lo que se puede discernir no sirven para nada.

Para seguir percibiendo los beneficios de resoluciones cada vez mayores, como los píxeles son cada vez más pequeños, necesitas sentarte más cerca o comprarte una pantalla más grande. Esto puede llegar a ser observable en un monitor de ordenador, pero no es tan fácil lograrlo en un televisor…

Es raro que tengas un televisor lo suficientemente grande, o te sientes lo suficientemente cerca de uno, como para justificar la necesidad de resoluciones 8K. A 3 metros de distancia, es prácticamente imposible diferenciar un televisor 4K y 8K de tamaño normal.

8K: contenido, transmisión y reproducción

  • Sin contenido en 8K, un televisor de 8K es, prácticamente, un televisor 4K más caro.

Cuando un televisor recibe una señal de vídeo con imágenes de menos píxeles que su pantalla, lo que hace es estirar esos píxeles para rellenar de imagen toda la pantalla.

Hace unos años, ese proceso era muy simple, pero ahora se utilizan tecnologías de inteligencia artificial para conseguir recrear esos píxeles de manera más precisa. Aun así, la única manera de sacar el máximo provecho de los más de 33 millones de píxeles es que el vídeo entrante también debe ser de 8K.

Pantalla QLED 8K en una feria de tecnología

Hay tres aspectos principales para conseguir que una imagen sea visible en nuestra casa:

  1. El contenido en sí
  2. La transmisión
  3. La reproducción

El televisor, solo representa la reproducción… Y es, quizás, la parte más fácil.

El contenido es más difícil. En primer lugar, hasta el día de hoy hay pocas cámaras capaces de capturar 8K y, como puedes suponer, son muy modernas.

Red, una de las principales compañías de cámaras usadas para las películas de Hollywood, tiene varios modelos recientes que pueden grabar en esta resolución. Por ejemplo, Guardianes de la Galaxia Vol. 2, estrenada en 2017, fue la primera película grabada a 8K. Crear contenido en 8K es más complicado, ya que, al costo alto de estas cámaras, hay que añadirle más almacenamiento (cientos de terabytes o incluso varios petabytes), ordenadores más potentes, etc.

Cada vez hay más cámaras asequibles capaces de grabar 8K, como la EOS R5 de Canon, e incluso algunos smartphones, como el Samsung Galaxy S20.

El 8K también presenta otro problema, el ancho de banda requerido va a ser muy alto. La mayoría de las compañías de transmisión de contenidos 4K recomiendan tener una conexión a Internet en el rango de 20 Mbps. Como hemos visto, el 8K tiene cuatro veces más píxeles por lo que con los códecs actuales deberíamos necesitar casi 100 Mbps mínimo para reproducir contenido en 8K. Por suerte, los nuevos códecs como el H.266 o el AV1 están aumentando la eficiencia y lo normal es que las conexiones de 50 Mbps sean suficientes para ver contenido en 8K de calidad. Muchos de nosotros ya tenemos conexiones así, pero la gran mayoría de la gente no.

Comparación de resoluciones... En una pantalla 8K hay tantos píxeles como en 16 pantallas 1080p

Además, las infraestructuras de las compañías no son capaces de proveer la máxima velocidad a todos los clientes a la vez. Por eso, durante la pandemia tanto Netflix como YouTube tuvieron que bajar la calidad de sus vídeos para bajar la saturación de las redes de telecomunicaciones internacionales.

La cadena de televisión NHK también ha hecho un gran esfuerzo, tanto en equipo de cámaras como en telecomunicaciones, por conseguir la primera retransmisión en vivo comercial en 8K ya que había planificado retransmitir gran parte de los Juegos Olímpicos de Tokio en 8K.

El 8K es tan exigente que también tendremos que cambiar la conexión física de muchos televisores… Sí, me refiero al HDMI. El HDMI 2.1 ya es capaz de soportar resoluciones 8K y mayores, pero antes de que te apresures a comprar cables compatibles con HDMI 2.1, ten en cuenta que es casi seguro que salga un nuevo estándar antes de que el 8K se haya popularizado. Así que esos cables se te podrían quedar obsoletos.

Los principales fabricantes de televisores de 8K dicen que sus dispositivos tienen entradas HDMI 2.1 capaces de manejar el ancho de banda de 48 Mbps requerido para la más alta resolución y combinaciones de velocidad de cuadro (8K y 60 cuadros por segundo y 4K a 120 fps).

¿8K en la PlayStation 5 y la Xbox Series X?

Tanto Sony como Microsoft han anunciado que sus consolas de próxima generación, la PlayStation 5 y la Xbox Series X, serán capaces de ofrecer una resolución de 8K. Parece una buena excusa para comprar un televisor de 8K, ¿verdad? No tan rápido.

En primer lugar, y lo más importante, no necesitas un televisor de 8K para jugar a estas consolas. Funcionarán perfectamente en la mayoría de televisores 1080p y 4K. Si puedes conectar una PS4 o Xbox One a tu televisor actual, funcionará con una PS5 o Xbox Serie X.

En segundo lugar, los juegos deberán estar programados para aprovechar los 8K, algo que no va a ser muy habitual. La PS4 Pro, por ejemplo, lleva casi cuatro años en el mercado y solo tiene un par de decenas de juegos que se renderizan a 4K. Y es que generar los gráficos de un videojuego en resoluciones tan altas es muy costoso computacionalmente y hay que optimizar mucho los gráficos. Lo más normal es que la consola calcule los gráficos a resoluciones más bajas, por ejemplo, 1440p, y luego un chip separado, probablemente utilizando inteligencia artificial, los convierta a 4K u 8K.

En resumen, pocos juegos se verán muy diferentes en un televisor de 8K que en uno de 4K. Hay tiempo y dinero limitados cuando desarrollas un juego y pocos desarrolladores querrán invertir esos recursos en algo que solo un puñado de personas podrá disfrutar.

De hecho, es mucho mejor que los juegos se rendericen a resoluciones menores, pero a mayor velocidad de fotogramas, algo que también es posible gracias a la última versión de HDMI y que está disponible en las nuevas consolas.

El futuro del 8K

Está claro que el salto de los televisores SD (resolución estándar) a los de alta definición fue espectacular. También hay diferencia entre los televisores FullHD y los de 4K, pero la diferencia ya es menor… Y como puedes suponer, la diferencia práctica entre los 4K y los 8K es mucho menor.

Aunque los fabricantes nos quieran vender que el 8K se ve mucho mejor que el 4K, no es cierto. Se ve mejor, pero la diferencia es bastante pequeña.

Además, la resolución es solo un aspecto de la calidad general de la imagen, y no uno de los más importantes. La mejora de otros aspectos, como las relaciones de contraste, el brillo general para HDR, los colores más realistas, etc. ofrecen mejoras más importantes que solo la resolución, sin embargo, esas mejoras suelen ser representar desafíos técnicos mayores y las soluciones son más caras.

Es relativamente fácil crear un panel de mayor resolución, pero es más complicado mejorar el panel

Si estás pensando en comprar un nuevo televisor, ¿debes esperarte a los 8K? No. Como hemos visto anteriormente, los primeros televisores 8K son muy caros. También faltan bastantes años para que el contenido en 8K se generalice, de hecho, mucho contenido actual es en 1080p y no en 4K…

8K - ¿Un gran salto?

Otro aspecto importante es que no hay garantía de que estos primeros televisores de 8K terminen siendo compatibles con cualquier futuro estándar de 8K. Hay miles de televisores 4K que no pueden reproducir ningún contenido actual de 4K.

¿Por qué pagar cantidades exorbitantes de dinero en un televisor que apenas tiene contenido ahora, y que tal vez no pueda reproducirlo más tarde? Además, ten en cuenta que los actuales televisores HDR 4K se ven mucho mejor que los primeros 4K y cuestan una fracción del precio.

En resumen y a día de hoy:

Antes de entrar en el meollo del asunto, aquí hay un rápido resumen de nuestro pensamiento actual sobre los televisores de 8K.

  • A menos que tengas dinero para quemar, ni siquiera consideres comprar un televisor 8K de momento.
  • La mejora en la calidad de la imagen respecto a los televisores de 4K es limitada.
  • Cualquier mejora en la calidad de la imagen requiere sentarse muy cerca de una pantalla muy grande.
  • Para sacar el máximo provecho de cualquier televisor de 8K, se necesita un contenido real de 8K.
  • Básicamente no hay contenido 8K (películas y programas de TV) disponible ahora mismo y pocas perspectivas de que haya alguno en el próximo año.
  • Ambas consolas nuevas prometen una resolución de 8K, pero lo más normal es que sea escalado no 8K real.
  • En los próximos años los televisores de 8K serán más baratos y quizás valga la pena considerarlos.
Ver más
WikiVersus puede usar cookies para recopilar estadísticas, optimizar la funcionalidad del sitio y ofrecerte publicidad basada en tus intereses. Si sigues navegando estarás aceptando su uso. Más información de nuestras políticas.