Los cereales sin gluten del Mercadona

María Franco, 2 junio 2022

Está de oferta el purificador de aire Proscenic A8SE por solo 51 euros!!! No te lo pierdas...

Ver oferta

En la actualidad, las personas con intolerancia al gluten son muchas. Ya ha quedado atrás eso que pasaba hace unos años donde se les consideraba personas que debían gastarse un dineral en comer y por supuesto, siempre cosas concretas.

El Mercadona ha sido uno de los supermercados pioneros en la creación de productos sin gluten, por eso hoy te voy a hablar de uno de ellos en concreto, como son sus cereales. Bueno, en realidad de lo que te voy a hablar es de la sustitución de los que siempre se podían encontrar, de Nicoli, por otros.

Además, como muchos no lo tendrán claro, voy a incluir ciertos aspectos relevantes sobre el gluten y las dietas libres de gluten, puesto que ya son muchas las celebrities que la siguen en su día a día.

Los cereales sin gluten del Mercadona, sustitución

Durante mucho tiempo, la opción de los cereales sin gluten del mercadona eran de la marca Nicoli.

Así, en la actualidad existen los tradicionales Corn Flakes del Mercadona sin gluten, así como una opción chocolateada, rellenos de cacao y avellana. Precisamente estos últimos van a sustituir a los tradicionales Chococrispis de Mercadona que eran hechos por Nicoli.

En cualquier caso, estos cereales sin gluten del Mercadona contienen los siguientes ingredientes: Masa cobertura (60%): Harina de maíz (25,2%), harina de arroz (19,1%), azúcar, cacao en polvo (6%), sal y gasificante (carbonato ácido de sodio). Relleno crema de cacao (40%): Azúcar, aceite de girasol, cacao en polvo desgrasado (4%), pasta de avellanas (1,6%), pasta de cacao (0,8%), aroma de avellanas y vainilla, emulgente (lecitina de girasol) y antioxidante (tocoferol).

Como seguro que ya sabes, las opciones sin gluten suelen ser más caras que las opciones “normales”, por eso estos cereales no son precisamente económicos, pero en cualquier caso son una alternativa deliciosa.

Estos cereales traen 400 gr y su precio es de 1,90€, algo más baratos que los de Nicoli que por 375 gr costaban 2,4€.

¿Qué es el gluten?

El gluten es una proteína que se encuentra en la planta de trigo y en algunos otros cereales.

Este se produce naturalmente, pero se puede extraer, concentrar y añadir a los alimentos y otros productos para incluir proteínas, textura y sabor. También funciona como agente aglutinante para mantener unidos los alimentos procesados ​​y darles forma.

¿Qué le hace el gluten a tu cuerpo?

Los humanos tenemos enzimas digestivas que nos ayudan a descomponer los alimentos. La proteasa es la enzima que ayuda a nuestro cuerpo a procesar las proteínas, pero no puede descomponer completamente el gluten.

El gluten no digerido llega al intestino delgado y la mayoría de las personas pueden tolerar el gluten no digerido sin problemas. Sin embargo, en algunas personas, el gluten puede desencadenar una respuesta autoinmune grave u otros síntomas desagradables.

Una respuesta autoinmune al gluten es lo conocido como enfermedad celíaca. Los celíacos pueden tener dañado el intestino delgado.

Las investigaciones sugieren que algunas personas pueden tener intestinos delgados que no funcionan de manera correcta.

Esto es porque el revestimiento puede ser demasiado permeable, lo que permite que algo de gluten, bacterias u otras sustancias no digeridas atraviesen el revestimiento y lleguen al torrente sanguíneo, causando inflamación.


Mejora los niveles de energía

Las personas que tienen sensibilidad al gluten a menudo sufren de fatiga crónica, por eso no pueden comer cereales o alimentos normales.

Esto se debe a que consumir productos con gluten daña sus intestinos, lo que a su vez afecta la absorción de varios nutrientes, incluido el hierro. Esta deficiencia de hierro conduce a la anemia que resulta en fatiga debilitante e intolerancia al esfuerzo.

Cambiar a una dieta sin gluten le dará a tu intestinos la oportunidad de estar más sanos y esto restaurará la absorción de nutrientes y mejorará los niveles de energía.

Promueve el aumento de peso saludable

Los síntomas de la enfermedad celíaca y la intolerancia al gluten incluyen diarrea, distensión abdominal, gases y fatiga, que pueden parecer bastante normales y, por lo tanto, la enfermedad puede pasar desapercibida durante décadas.

Esto da como resultado deficiencias nutricionales y, en muchos casos, pérdida de peso severa e incontrolada. Una dieta sin gluten te ayudará a recuperar el peso perdido así como a eliminar estas carencias nutricionales.

Elimina la hinchazón

Si tienes intolerancia al gluten, es probable que notes muchos gases e hinchazón después de comer alimentos que contienen gluten.

Cuando cambies a una dieta sin gluten, notarás una diferencia inmediata ya que tus problemas digestivos desaparecerán y tu barriga estará visiblemente más plana después de la comida.

Reduce el dolor articular

La enfermedad celíaca generalmente se asocia con el tracto gastrointestinal, pero puede tener efectos de largo alcance.

Dado que la intolerancia al gluten provoca una reacción inmune anormal, aumenta el riesgo de inflamación. Es por esto que el dolor en las articulaciones , especialmente en las rodillas, la espalda y las muñecas, es un síntoma común de esto.

Una dieta sin gluten ayudará a prevenir este tipo de dolor en las articulaciones,aunque el consejo de los profesionales suele ser el de tomar medidas para asegurarte de no ingerir ni siquiera una pequeña cantidad de gluten, ya que puede provocar la recurrencia de los síntomas.

Reduce la frecuencia de los dolores de cabeza.

Durante las últimas dos décadas, los científicos han descubierto que el intestino y el cerebro están estrechamente conectados y se están realizando varios estudios para descubrir las implicaciones exactas de esta conexión intestino-cerebro.

Está claro que las personas con intolerancia al gluten tienen más probabilidades de experimentar dolores de cabeza por migraña. Sin embargo, los estudios muestran que cambiar a una dieta sin gluten puede ayudar a reducir la frecuencia de estos dolores de cabeza.

Reduce la depresión

Las personas con enfermedad celíaca tienen más probabilidades de sufrir depresión. Sin embargo, los investigadores descubrieron que seguir una dieta sin gluten tiene un efecto favorable sobre los síntomas de depresión y puede ayudar a mejorar la calidad de vida del paciente.

Reduce la tolerancia a la lactosa

Las personas son intolerantes al gluten a menudo también presentan síntomas de intolerancia a la lactosa.

Esto se debe a que el revestimiento del intestino produce la enzima lactasa que descompone la lactosa que se encuentra en los productos lácteos. Las personas con intolerancia al gluten sufren daños precisamente en el intestino que afectan la producción de lactasa.

Sin embargo, este efecto es temporal y una dieta sin gluten promoverá la salud intestinal y reducirá o incluso eliminará los síntomas de la intolerancia a la lactosa.

Mejora la salud de los huesos

Los pacientes con enfermedad celíaca no diagnosticada a menudo sufren deficiencias graves de calcio debido a la malabsorción de nutrientes.

La malabsorción de calcio está relacionada con un mayor riesgo de problemas óseos como la osteoporosis y la osteopenia. Sin embargo, los investigadores han descubierto que los pacientes celíacos que siguieron una dieta sin gluten experimentaron una mejora significativa en la densidad mineral ósea.

Mejora la salud de la piel

Las personas que son celíacas no diagnosticados tienen un mayor riesgo de sufrir erupciones cutáneas, como eccema y psoriasis. Seguir una dieta sin gluten puede ayudar a mejorar la salud general de la piel e incluso eliminar estos problemas.

Reduce la caída del cabello

Padecer intolerancia al gluten se ha relacionado con deficiencias nutricionales que a su vez provocan la caída del cabello.

Comenzar una dieta sin gluten puede ayudar a revertir este tipo de pérdida de cabello, aumentar la densidad del cabello y mejorar la textura.

Los síntomas de la enfermedad celíaca y la intolerancia al gluten son similares a los síntomas del síndrome del intestino irritable .

Para reducir el riesgo de un diagnóstico erróneo, los médicos a menudo recomiendan pruebas serológicas que buscan anticuerpos específicos en la sangre. No existe una cura para la intolerancia al gluten, lo que significa que deberás eliminar permanentemente los alimentos que contienen gluten de tu dieta, y una buena opción para ello son los cereales del Mercadona.