El agua de mar de Mercadona: un producto revolucionario

María Franco, 28 junio 2021

Bien si vives en una zona de costa como si no, seguro que has oído muchas veces que el agua de mar tiene propiedades curativas que parecen milagrosas.

A causa de esto, muchas empresas lo incluyen como uno de los ingredientes en sus productos e incluso ha comenzado a venderse de forma embotellada.

Sin embargo ¿Conoces por qué esta agua es tan beneficiosa? ¿Qué es lo que esconde?

¿Qué diferencia al agua del mar del agua normal?

El agua del mar tiene muchísimos beneficios por ello es capaz de albergar ecosistemas enteros. Aunque estamos destruyendo nuestros océanos por desgracia, estos todavía poseen sus propiedades curativas.

El agua marina contiene en su composición todos los elementos de la tabla periódica que son necesarios para los seres humanos.

El conocimiento de las bondades de esta no es algo novedoso, sino que en la antigua Grecia y Roma ya las conocían y por ello había muchos rituales en los que se empleaba el agua salada como método curativo.

Para que comprendas hasta qué punto era esto así, piensa que la palabra griega talaso que significa “mar” da nombre a muchas palabras actuales como talasoterapia o talasología.

Los antiguos griegos y romanos ya conocían los beneficios del agua marina para el organismo

Todas estas propiedades han generado que diferentes empresas hayan empezado a embotellar esta agua, sin embargo es algo todavía novedoso.

Aunque muchas personas creen que en Mercadona hay agua de mar embotellada, lo cierto es que la empresa valenciana todavía no ha incluido este producto en sus estanterías, pero es cuestión de tiempo.

Beneficios que aporta al cuerpo humano el agua de mar

Aunque pueda parecer que el agua marina tiene un componente fantástico que genera que tenga tantos beneficios para nuestro cuerpo, esto tiene una explicación científica.

Tras años de investigación se ha averiguado que la composición del agua del mar es casi idéntica a la del plasma sanguíneo. Esto quiere decir que al penetrar en nuestro cuerpo lo sana, como si se tratase de una transfusión de sangre sanísima.

Hay una serie de bondades del agua de mar que tienes que conocer:

  • Ayuda a cicatrizar: lo cierto es que este es el principal beneficio que nombro porque recuerdo que siempre me lo decía mi padre de pequeña. Cuando tenía algún tipo de herida me mandaba a la playa y me decía “Ya verás que se te curará antes”. Y lo cierto es que tenía razón.
  • Limpia el sistema respiratorio: nadar en el agua del mar y sobre todo, sumergirte por completo en él, es una opción natural descongestionante tradicional. Piensa que los sprays nasales que se comercializan siempre llevan agua marina y es precisamente por esto.
  • Activa la circulación del cuerpo, generando que todas las células se oxigenen mucho mejor.
  • Ayuda a calmar problemas cutáneos como la dermatitis o el acné. Durante los meses de verano, el agua salada es el mejor remedio para lucir un cutis sano y libre de irritaciones de cualquier tipo.
  • Es un potente relajante muscular. Tanto nadar como dejarse llevar por las olas marinas es perfecto para relajar los músculos agarrotados o estresados. Del mismo modo, si te has operado recientemente de alguna articulación, va a generar que la recuperación sea más rápida.

Mi consejo personal es que siempre que tengas oportunidad camines y nades o flotes en el agua del mar durante al menos 15 minutos. Así conseguirás que tu cuerpo capte todos sus nutrientes.

¿Cómo consumir agua del mar?

El agua de mar se puede beber o emplear para cocinar.

Si la quieres consumir líquida lo mejor es que uses agua de mar isotonizada, para que esté rebajada con agua dulce. Para isotonizar el agua tienes que echar 1 vaso de agua salada por cada 3 de agua dulce.

Lo recomendable es no consumir más de 250 ml por día ya que el contenido en sales es bastante alto y su abuso puede generar ciertos problemas corporales.

Esto es así porque piensa que el agua de mar contiene 36 g de sal por cada litro frente al agua salada que tiene 9 g, una diferencia considerable.

Para cocinar también es recomendable si se calculan bien las proporciones. Desde luego, con ella conseguirás que los platos resulten mucho más sabrosos y además te evita tener que sazonar los alimentos.

En el caso de que vayas a cocinar marisco puedes usar agua marina en su totalidad, sin rebajarla, sin embargo con otros alimentos sí debes medirla.

Para pastas y arroces el agua salada tiene que ser un 30% de la totalidad del líquido empleado, mientras que para las carnes puede subirse un poquito la cantidad, con un 45%.

Aquí puedes encontrar agua de mar embotellada