La vergüenza de las devoluciones en Amazon: una investigación en Canadá revela donde acaban los productos que ya no queremos.

Jesús Sanchez, 26 noviembre 2020

Aunque ya se han acabado las ofertas de navidad, en Cecotec (gran marca española de gadgets y pequeño electrodoméstico) están tirando la casa por la ventana y tienen ofertas en todos sus productos de más del 60%. ¡Corre que vuelan!

Quiero ver las mejores ofertas de Cecotec

Si algo nos gusta de Amazon es su increíble política de devoluciones, ¿te ha llegado algo con algún problema o simplemente no te gusta? en un par de clics tendrás todo listo para que vengan a buscarlo, y lo mejor, gratis. Parece que mucha gente no se plantea que algo así es insostenible en muchos aspectos. Estoy seguro de que más de uno se va a sorprender cuando descubra dónde acaban algunos de estos productos que ya no queremos.

Esta investigación de la CBC en Amazon Canadá ha descubierto como muchos productos en un estado impecable están siendo vendidos, subastados en palés e incluso destruidos o enviados al vertedero. Al contrario de lo que muchos podríamos pensar, los expertos coinciden en que existe un porcentaje importante de devoluciones de que no acaban de nuevo en Amazon.

Si tienes algo de tiempo, además de leer el artículo te recomiendo que veas el reportaje completo de la CBC (tiene subtítulos).

En el video, periodistas de la CBC que se hacen pasar por potenciales clientes acuden a visitar una planta de reciclaje y destrucción de residuos electrónicos en Toronto armados con cámaras ocultas. En la reunión con una representante de la fábrica, esta revela que reciben toneladas y toneladas de material proveniente de devoluciones de Amazon y que cada semana destruyen al menos un tráiler de productos de devoluciones, a veces incluso hasta 3 o 5 tráileres.

No somos los únicos. No podemos con todo lo que envía Amazon. No hay manera. Es como con las cucarachas, se multiplican. Es increíble

“Parte de ello irá a parar a un vertedero”, dice la representante de la planta de reciclaje. “Nada se recicla al 100%. Simplemente no es posible”.

Todo esto pone de manifiesto lo mal que funciona el sistema de reciclaje, no solo en Canadá sino en todo el mundo. Reciclar debería ser el último recurso: regalar, revender y reutilizar las cosas debería ser la primera opción.

A todos nos encanta el servicio que ofrece Amazon, pero no nos gusta pensar en la huella de carbono que deja en el planeta, ahora que se han multiplicado las ventas con la pandemia con más motivo debería preocuparnos.

Localizadores de GPS escondidos y el viaje de una mochila

En el video, Kevin Lyons, profesor adjunto de la Universidad de Rutgers en Nueva Jersey, que se especializa en la gestión de la cadena de suministro y la política ambiental, comenta que entre el 30 y el 40% de todas las compras online se devuelven. Esa cifra desciende a menos del 10% en el caso de productos comprados en tienda física.

Para investigar más a fondo dónde terminan todas estas devoluciones en línea, los chicos de la CBC compraron una docena de productos en Amazon: una mochila de cuero falso, un peto, una impresora, una cafetera, una pequeña tienda de campaña, juguetes para niños y algunos otros artículos para el hogar. Posteriormente se efectuaron las devoluciones tal como se recibieron, pero con un localizador GPS oculto en su interior.

Muchas devoluciones siguieron rutas realmente largas, de varios cientos, a veces incluso miles, de kilómetros hasta llegar a su destino final. Hubo juguetes que viajaron más de 950 kilómetros antes de llegar a un nuevo cliente en Quebec y la impresora recorrió más de 1.000 kilómetros.

En el momento en que la CBC publicó la investigación, de los 12 artículos devueltos, sólo cuatro fueron revendidos por Amazon a nuevos clientes. Meses después, algunas devoluciones seguían en los almacenes de Amazon o en tránsito, mientras que otras viajaban a destinos inesperados, incluida una mochila que Amazon envió al vertedero.

Pero el problema es mucho más grande que una mochila. Y no solo afecta a Amazon.

Optoro, una compañía de tecnología que se especializa en la logística inversa (ayuda a minoristas a gestionar sus devoluciones) estima que 400.000 millones de dólares en mercancías son devueltos a todos los minoristas cada año, lo que genera más de 2200 millones de kilogramos de residuos en los vertederos de Estados Unidos.

No tenemos datos de otros países, pero como puedes imaginarte, es un problema a nivel global.

Comprando un palé de devoluciones de Amazon

Desde hace un tiempo, Amazon vende cosas de segunda mano que provienen de devoluciones en una plataforma llamada Amazon Warehouse. Además, dado el exceso de devoluciones Amazon también vende palés de material en subastas virtuales.

La gente de la CBC compró tres cajas llenas de devoluciones en estas subastas y pidieron a un tasador con experiencia que las valorara.

Roy Dirnbeck, que lleva 27 años en el negocio de la segunda mano y tiene varias tiendas en todo el país, cuenta en el vídeo que ve regularmente camiones y camiones llenos de material devuelto de Amazon.

No pueden seguir el ritmo de las devoluciones, por lo que buscan formas rápidas de venderlo

Roy cuenta que normalmente los palés suelen tener los mejores productos a la vista y la “basura” en el interior. Y aunque siempre hay parte que se puede revender, una gran cantidad de material acaba en los vertederos.


La verdad es que el problema de las devoluciones es algo que ha creado Amazon con el objetivo de que compremos más de lo que necesitamos, y aunque de cara al cliente da una gran seguridad, la gente acaba abusando y los costes medioambientales son demasiado altos.

Por no hablar del daño que hace a tiendas más pequeñas que no pueden competir con una política de devoluciones tan agresiva.

En el acuerdo comercial de Amazon con las empresas de terceros que venden en su plataforma se les dan sólo dos opciones cuando los clientes devuelven su producto: o bien pagan una cuota para que se les envíe de vuelta, o bien pagan a Amazon para que elija qué hacer con la devolución: venderla, reciclarla, donarla o destruirla.

Hasta hace poco, la opción de que el artículo fuese enviado de vuelta al vendedor era tres veces más cara que dejar que Amazon se encargue de la devolución. Parece que hace poco Amazon se ha puesto las pilas y ha igualado los costes.

Amazon no ha querido hacer declaraciones del porcentaje de devoluciones que se envían a un vertedero, se reciclan o se destruyen.

En la televisión francesa hicieron una investigación muy parecida a esta de la CBC que concluyó prácticamente lo mismo: que muchas de las devoluciones están siendo desechadas por Amazon. Lo que hizo el gobierno allí es aprobar una nueva ley contra los desechos que obliga a todos los minoristas, incluyendo los gigantes electrónicos como Amazon, a reciclar o donar toda la mercancía devuelta o no utilizada.

Aunque parece que Amazon está dando pasos para ser más sostenible para el medio ambiente, personalmente creo que son muy tímidos e insuficientes.

Ver más
WikiVersus puede usar cookies para recopilar estadísticas, optimizar la funcionalidad del sitio y ofrecerte publicidad basada en tus intereses. Si sigues navegando estarás aceptando su uso. Más información de nuestras políticas.