La NASA adjudica tres contratos para diseñar una central nuclear para la Luna

Rubén Castro, 4 julio 2022

Ya han comenzado las ofertas de BlackFriday en AliExpress! Te dejo una guía con las mejores ofertas y los mejores códigos de descuento!!!

Ver cómo aprovechar las ofertas

La NASA y el Departamento de Energía de Estados Unidos han seleccionado a tres empresas para que diseñen conceptos para un sistema de energía de superficie por fisión que proporcione energía nuclear en la Luna. Los contratistas ganadores son Lockheed Martin, Westinghouse e IX, que es una empresa conjunta de X-Energy e Intuitive Machines.

Cada contrato, de 12 meses de duración, tiene un valor aproximado de 5 millones de dólares, y exige un diseño preliminar de un sistema de energía de fisión de 40 kilovatios que pueda durar al menos 10 años en la superficie lunar.

“El desarrollo de estos primeros diseños nos ayudará a sentar las bases para alimentar nuestra presencia humana a largo plazo en otros mundos”, dijo Jim Reuter, administrador asociado de la Dirección de Misión de Tecnología Espacial de la NASA.

La NASA dijo que las adjudicaciones de la primera fase les proporcionarán información crítica que puede conducir al desarrollo conjunto de un sistema de energía completo y certificado para el vuelo. Se dice que un concepto podría estar listo para lanzarse a probar en la Luna a finales de la década.

La agencia espacial demostró un sistema de energía de reactor nuclear portátil en 2018, pero ese dispositivo solo era capaz de generar 10 kilovatios de energía eléctrica. Utilizaba un núcleo de reactor sólido de uranio-235 fundido que tenía aproximadamente el tamaño de un rollo de toalla de papel.

El año pasado, el Departamento de Defensa comenzó a aceptar propuestas de tecnologías de propulsión nuclear que pudieran utilizarse para misiones de exploración del espacio profundo. El Departamento de Defensa dijo que los sistemas de propulsión solares y eléctricos existentes no son suficientes para su uso en las naves espaciales de nueva generación que se aventurarán más allá de la órbita terrestre.

La exploración espacial del futuro lejano requerirá probablemente una comprensión más profunda de conceptos extremadamente sofisticados como la mecánica cuántica, la teoría electromagnética o la gravitación.