Estados Unidos falló al intentar para purgar las redes nacionales de tecnología china

Rubén Castro, 16 agosto 2022

Acabamos de señalar cómo el esfuerzo patriótico por limpiar las redes estadounidenses de equipos chinos fue un completo y absoluto fracaso. Muchos proveedores de telecomunicaciones de tamaño medio y pequeño incurrieron en gastos sustanciales como resultado de la exigencia de Estados Unidos de que se purgaran todos los equipos de Huawei y ZTE, y Estados Unidos reconoce que no tiene los fondos necesarios para ayudar a pagar el ejercicio de “arrancar y reemplazar” como se indicó inicialmente.


Como muchas otras empresas de telecomunicaciones, Huawei opera sin ética. Se complace en dar al gobierno chino apoyo en las áreas de tecnología de la información y las comunicaciones mientras el gobierno chino lleva a cabo el genocidio etico. Ha ayudado a las naciones africanas a realizar espionaje contra la prensa y los opositores políticos. Es posible que China lo haya utilizado para espiar a los estadounidenses. Por lo tanto, debe limpiar el equipo.

Es esencial para la apertura que el gobierno de Estados Unidos no haya proporcionado ninguna prueba pública que demuestre el uso generalizado de los dispositivos de Huawei y ZTE para espiar a los ciudadanos estadounidenses. Esto es extremadamente importante teniendo en cuenta la prevalencia de la xenofobia y la hiperventilación de la seguridad nacional entre los grupos de presión de la industria estadounidense.

Estados Unidos, después de varios años de frenética actividad, habría chapucero el plan, tal y como recoge el New York Times:

La FCC estimó que costaría 2.000 millones de dólares sustituir los equipos chinos. La estimación del mes anterior era de 5.000 millones de dólares. La Comisión Federal de Comunicaciones y el Congreso tienen que encontrar una manera de compensar a los proveedores de telecomunicaciones más pequeños. Según un artículo de Politico de hace un mes, varios proveedores no han sustituido los equipos fabricados por Huawei y ZTE.

Ya no es necesario que los rivales de Huawei compitan con un hardware de red chino menos caro (pero a veces peor). ¿Quién saldrá ganando exactamente? Porque las telecos no han comenzado el proceso de reforzar la privacidad y la seguridad. Los usuarios serán los responsables de cubrir cualquier coste adicional en el que incurra la industria de las telecomunicaciones de Estados Unidos.

Nunca quedó claro si la FCC tenía capacidad para trazar un mapa de la disponibilidad del servicio de Internet de banda ancha en Estados Unidos, impedir la monopolización, luchar contra el fraude en la facturación o vigilar las subvenciones públicas nacionales.

El lenguaje que se utiliza en la política tecnológica y de telecomunicaciones sobre “la amenaza china” es a veces superficial (para otro ejemplo, véase “la carrera hacia el 5G”), y es el producto de las empresas estadounidenses que presionan para evitar competir con el hardware chino más barato. Sin embargo, la ejecución real de las medidas de seguridad es con frecuencia un caos:

No está claro si este dramático giro de los acontecimientos podría haberse evitado. Según Paul Triolo, vicepresidente senior para China de Albright Stonebridge Group, empresa especializada en estrategia, el enfoque adoptado por Estados Unidos es incorrecto. Ambos, fue su respuesta.

Según Triolo, el gobierno de Estados Unidos podría haber retirado algunos equipos chinos de lugares vitales, como las bases militares, y haber eliminado gradualmente el uso de equipos de Huawei y ZTE a lo largo de varios años, como ha hecho Gran Bretaña. Según él, Estados Unidos había señalado que tenía que retirar los equipos lo antes posible, pero siguen ahí.

Esto es lo que… hacemos. La ejecución real para defender la seguridad de la red y la privacidad de los usuarios es una farsa, pero Trump y Brendan Carr, de la FCC, utilizan a China como hombre del saco para agitar a la base xenófoba. No está previsto. Estos individuos no aportan ninguna solución, sino que, para obtener beneficios políticos, siembran el terror.

No tiene sentido. Pasaremos años fijándonos en Huawei, pero pasaremos por alto los verdaderos peligros de las telecomunicaciones que suponen las redes satelitales e inalámbricas, así como el Internet de las cosas rotas. Los políticos se obsesionarán con TikTok, pero lucharán contra la reforma de la privacidad y harán poco para abordar los problemas de privacidad en la industria de las telecomunicaciones, la industria de la tecnología publicitaria o la industria de las aplicaciones.

Sin embargo, la histeria política de China no suele ser más que una fanfarronada vacía. Esto no significa que Estados Unidos no haga nada para mejorar la ciberseguridad. La preocupación por la seguridad nacional se está utilizando para encubrir aún más fechorías. La falta de apertura provocada por el secretismo de NatSec. Los grupos de presión se aprovechan de la falta de transparencia. Una historia eterna.

Un empleado del Capitolio declaró al Washington Post hace diez años que las acusaciones no son más que balbuceos alimentados por la corrupción.

Un empleado del Capitolio que pidió el anonimato declaró que los competidores tienen la capacidad de “azuzar a los políticos que ya están acalorados por China”. “Tirando de la cuerda, hacen girar la cima”.

Y lo que es peor, Estados Unidos perjudicó su credibilidad al realizar todas las actividades de las que acusa a China, como la incorporación secreta de puertas traseras en los equipos de Cisco y Huawei.

Si se hace de forma honesta y profesional, es posible que los equipos fabricados por Huawei y XTE queden excluidos de las redes de Estados Unidos. La mayoría de los que están haciendo más ruido sobre este asunto carecen de la credibilidad o de las habilidades necesarias para hacer algo útil. En la mayoría de los casos, se trata de una actuación monumentalmente estúpida y corrupta financiada por el público.