China comienza a restringir las exportaciones de germanio y galio para la fabricación de productos tecnológicos

Rubén Castro, 16 agosto 2023

El germanio y el galio son fundamentales en la fabricación de chips, amplificadores de radiofrecuencia, LED y muchos otros componentes basados en el silicio. No son metales escasos, pero China lleva décadas suministrando al mundo germanio y galio baratos.

Sin embargo, China anunció recientemente nuevas restricciones a la exportación. Las empresas chinas interesadas en hacer negocios en el extranjero deben obtener una licencia de exportación adecuada de las autoridades de Pekín. La exportación de germanio y galio “puros”, así como la de cualquier producto que incluya los dos elementos, se ven afectadas por las nuevas restricciones. El Ministerio de Comercio declaró que mientras las empresas exportadoras cumplan los protocolos de seguridad nacional y otras normativas locales, las operaciones de exportación continuarán con normalidad.

El calendario de las nuevas restricciones sugiere que son una represalia contra EE.UU. por endurecer en julio las restricciones a la exportación de “chips de IA”, y podrían tener notables consecuencias para los fabricantes de chips de todo el mundo. China controla más del 90% y alrededor del 60% de la producción mundial de galio y germanio, respectivamente. El anuncio de las restricciones propuestas provocó en julio una subida del 20% del precio del galio en Estados Unidos y Europa.


El dominio de China en la exportación de estos metales se ha basado en gran medida en su capacidad para refinarlos a bajo precio. Estos materiales se han convertido en parte del esfuerzo de Pekín por afirmar su posición económica en el enfrentamiento geopolítico con EE.UU. y otras naciones occidentales. Las restricciones a la exportación no deberían afectar gravemente a la producción de componentes de silicio como CPU y GPU. Sin embargo, los compuestos de nitruro de galio y arseniuro de galio, utilizados en la fabricación de LED, amplificadores de radio y otros componentes tecnológicos esenciales, podrían sentir un aguijonazo más importante.

Japón podría ser el país más afectado por la nueva política de exportación. Según datos de la Organización Japonesa para la Seguridad de los Metales y la Energía, Japón importa el 60% de su suministro de galio. De esa parte, el 70% se importa de China, lo que convierte al país en el mayor consumidor mundial de galio comercial.

Las empresas japonesas de compuestos afirman tener suficiente suministro para evitar problemas a corto plazo. Mitsubishi Chemical Group, empresa fabricante de semiconductores compuestos y otros productos, apuesta por sus “amplias” existencias. Lo mismo cabe decir del fabricante de sustratos de nitruro de galio Sumitomo Chemical y del fabricante de LED Nichia Corp. Todos ellos afirmaron seguir de cerca la situación.

Las perspectivas a largo plazo para los países occidentales, las empresas internacionales y Japón podrían ser reorientar sus inversiones hacia la producción local o la recuperación de materiales a partir de residuos electrónicos, reduciendo su dependencia de los recursos de China. Así que este movimiento geopolítico podría ser un arma de doble filo para la nación comunista a largo plazo.

Rubén Castro

Redactor

Apasionado de explorar y diseccionar lo último en tecnología. Tengo mucha experiencia en el mundo de los ordenadores y el gaming, aunque también me gustan todos los tipos de gadgets.

Consentimiento