La cápsula de Blue Origin está a salvo tras una anomalía en pleno vuelo

Rubén Castro, 13 septiembre 2022

Ya han comenzado las ofertas de BlackFriday en AliExpress! Te dejo una guía con las mejores ofertas y los mejores códigos de descuento!!!

Ver cómo aprovechar las ofertas

Un problema con el propulsor puso fin a la misión NS-23 de Blue Origin sin tripulación el sábado por la mañana, el fallo se produjo en el cohete justo cuando estaba a punto de llegar a MaxQ.


Blue Origin confirmó en Twitter que el propulsor del cohete había fallado, pero que el “sistema de escape funcionaba como estaba diseñado”. En una actualización posterior, Blue Origin afirmó que el booster había aterrizado de forma segura y que no había “ningún herido reportado”.

El cohete despegó de las instalaciones de Blue Origin en el oeste de Texas a las 10:26 de la mañana, hora del este, llevando un total de 36 cargas útiles de investigación. A los 1 minutos, 21 minutos y 49 segundos de la transmisión, Blue Origin activa el sistema de escape.

Nuestra cápsula de la tripulación pudo escapar con éxito; seguiremos su aterrizaje. El comentarista de la retransmisión afirmó que “el vuelo de hoy parece anormal”. Tras el lanzamiento de los drogues, llegó el momento de introducir la red eléctrica.

La nave espacial realizó un aterrizaje seguro en la Tierra con sus dos paracaídas desplegados. Eric Berger, de Ars Technica, cree que si hubiera habido seres humanos a bordo, “habrían sentido un choque importante”, pero “habrían estado a salvo” independientemente de lo ocurrido.

Blue Origin fue creada por Jeff Bezos, y la empresa acaba de finalizar su sexto viaje con tripulación a bordo.