Se confirma que la tecnología MagSafe de Apple supone un riesgo para los dispositivos cardíacos

Rubén Castro, 10 junio 2021

En Cecotec (gran marca española de gadgets y pequeño electrodoméstico) están tirando la casa por la ventana y tienen ofertas en todos sus productos de más del 60%. ¡Corre que vuelan!

Quiero ver las mejores ofertas de Cecotec

Apple ha advertido a los usuarios con dispositivos médicos instalados que tengan cuidado con el lugar donde colocan su iPhone 12, y ahora la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association o AHA) ha demostrado por qué la gente debería hacer caso de este consejo. El estudio de la AHA también sugiere que los teléfonos suponen un mayor riesgo que los iPhone más antiguos, algo que Apple afirma que no es el caso.

En enero, Apple dijo que su último buque insignia y los accesorios MagSafe debían mantenerse a una distancia segura de los marcapasos, desfibriladores cardioversores implantables (DCI) y otros implantes que pudieran responder a los imanes y las radios. Apple escribe en su documento de soporte que el iPhone de la serie 12 debe permanecer a una distancia mínima de 15 centímetros de los dispositivos médicos en cuestión y a más de 30 centímetros si se carga de forma inalámbrica.

Los productos de Apple con tecnología MagSafe podrían causar interferencias en los dispositivos cardíacos cuando se colocan sobre la piel o están muy cerca

El iPhone 12 Pro Max se utilizó con 11 marcapasos y desfibriladores en las pruebas. Algunos estaban implantados en pacientes (“in vivo”) mientras que otros eran dispositivos recién sacados de la caja que aún no habían sido implantados (“ex vivo”). Aunque la cantidad de interferencias varió, todos los dispositivos médicos se vieron afectados. El informe afirma que “el iPhone 12 Pro Max fue capaz de activar el modo de reversión magnética a una distancia de hasta 1,5 cm.”

Apple había declarado que la línea de iPhone 12 no era más amenazante para los marcapasos que las generaciones anteriores de iPhones, pero la AHA no está de acuerdo: “la respuesta del imán se demostró en 3/3 casos in vivo. En comparación con la generación anterior de iPhone 6, un estudio realizado por Lacour et al, no encontró ningún caso de respuesta al imán en una muestra de 148 pacientes.”

El estudio ilustra la necesidad de que los usuarios de dispositivos electrónicos implantables cardíacos (CIED) tengan precaución alrededor de cualquier cosa con un imán fuerte. “La gente a menudo pone sus teléfonos inteligentes en un bolsillo del pecho sobre un dispositivo que puede estar muy cerca de los CIED. Esto puede provocar una estimulación asíncrona o la desactivación de las terapias antitaquicárdicas”, advierten los investigadores.

Cabe destacar que la FDA, en sus propias pruebas, concluyó que el “riesgo para los pacientes [que usan teléfonos iPhone 12] es bajo”, aunque también advirtió que se deben mantener los teléfonos móviles y los smartwatches a una distancia mínima de 15 centímetros de los dispositivos médicos implantados.